ocul­to El sen­ti­mien­to de las ma­dres

Miercoles - - Mi Terapia De Pareja - Por Frauky Ji­mé­nez Ma­zo Twit­ter: @Frauky E-mail: psi­co­te­ra­pia­de­pa­re­ja@hot­mail.com Te­lé­fono: 4739504, Bo­go­tá Ce­lu­lar: 311 209 8845

Isa­bel es la tí­pi­ca mu­jer mo­der­na, pro­fe­sio­nal, tra­ba­ja­do­ra y ma­dre de dos her­mo­sos hi­jos: Ni­co­lás, de 5 años, y An­drea de 4 me­ses.

Una no­che muy pe­sa­da pa­ra Isa­bel fue ayer. Ella al otro día que­ría re­la­jar­se en ca­sa des­pués de mu­cho tra­ba­jar en su ofi­ci­na, pen­sa­ba des­can­sar con la fa­mi­lia, pe­ro esa no­che An­drea, su be­bé, se des­per­tó va­rias ve­ces llo­ran­do y na­da la cal­ma­ba, cuan­do por fin la ne­na de­jó de llo­rar Isa­bel ya tras­no­cha­da y can­sa­da in­ten­tó nue­va­men­te dor­mir, pe­ro ya eran las tres de la ma­ña­na.

En­ton­ces se des­per­tó Ni­co­lás por el llan­to de su her­ma­ni­ta, co­rrió con ma­má pa­ra que lo lle­va­ra al ba­ño. Ade­más el ni­ño quie­re dor­mir con sus pa­dres así que se acues­ta con ellos, Isa­bel vuel­ve a dor­mir, ya ca­si eran las cua­tro de la ma­ña­na, y nue­va­men­te se des­per­tó la be­bé, es­ta vez pi­dien­do te­te­ro.

Por su­pues­to más tar­de Isa­bel es­ta­ba ago­ta­da y enoja­dí­si­ma con sus hi­jos por no de­jar­la dor­mir en to­da la no­che.

El es­po­so de Isa­bel, no sin­tió to­das las ve­ces que des­per­ta­ron su es­po­sa y sus hi­jos, pues tie­ne un sue­ño muy

pe­sa­do, Isa­bel en reite­ra­das oca­sio­nes le ha in­sis­ti­do que le ayu­de en las no­ches y na­da; no lo ha­ce.

En el desa­yuno ella ex­plo­ta y le di­ce al es­po­so: “¡Ayú­da­me con los ni­ños!”, y en­se­gui­da le echa en ca­ra que le to­ca ha­cer to­do so­la en la no­che y él, co­mo siem­pre, dur­mien­do co­mo un tron­co, al ver­la así de enoja­da, ra­pi­di­to él vis­te al más gran­de­ci­to, le la­va los dien­tes, alis­ta el co­che de la be­bé y sa­le con ellos a pa­sear­los.

Isa­bel vuel­ve a la ca­ma, duer­me un po­co más, lue­go de dor­mir sa­le al bal­cón, mira el mar, y se re­la­ja. Mien­tras tan­to su es­po­so re­gre­sa a la ca­sa con los ni­ños, a pe­sar que el pa­seo lo ha re­la­ja­do, lle­ga un po­co es­tre­sa­do, sin sa­ber Isa­bel co­mo lo va a re­ci­bir. Que sor­pre­sa, Isa­bel es de nue­vo la ma­má amo­ro­sa, ha­bía de­ja­do de odiar a su ma­ri­do y su for­ma de dor­mir to­da la no­che y ya otra vez re­la­ja­da, re­ci­be a su fa­mi­lia.

Con es­to ve­mos la ra­dio­gra­fía de una ma­má que es­tá can­sa­da, que re­quie­re de vez en cuan­do ayu­da, al­gu­nas ve­ces las ma­dres po­drían per­der el con­trol o sien­ten ra­bia cuan­do sus ni­ños ha­cen pa­ta­le­tas, o tris­te­za cuan­do su ni­ño con­tes­ta mal, o tam­bién sen­ti­rán abu­rri­mien­to con los jue­gos y desea­rán ha­cer otras co­sas, así sea por mo­men­tos de so­lo adul­tos, pe­ro la la­bor de ma­dres es de 24 ho­ras.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que­brar­nos se­gui­re­mos aman­do, de de­cep­cio­nar­nos se­gui­re­mos aman­do, de las tras­no­cha­das y el can­san­cio se­gui­re­mos aman­do.

Y por eso ins­pi­ra­mos can­cio­nes que nos can­tan en las se­re­na­tas ofre­ci­das por quie­nes nos quie­ren, co­mo por ejem­plo: “Mi ma­dre es un poe­ma de blan­ca ca­be­lle­ra…”

Pues có­mo no va a que­dar blan­ca esa ca­be­lle­ra des­pués de to­do ese aje­treo de ser ma­má, es­po­sa y pro­vee­do­ra, así que ma­más es nor­mal que a ve­ces se sien­tan can­sa­das y con emo­cio­nes en­con­tra­das, pe­ro lo im­por­tan­te es ni­ve­lar­nos, bus­can­do co­mo re­la­jar­nos, res­pi­rar pro­fun­do y vol­ver a la ta­rea.

Fe­liz Día de las Ma­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.