re­ga­lo Res­pe­to, el me­jor pa­ra ma­má

Miercoles - - Intimidad & Amor - Por José Ma­nuel González Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

Pa­ra el Día de la Ma­dre se or­ga­ni­zan mu­chos even­tos, co­mo al­muer­zos o ce­nas fa­mi­lia­res, y se pro­mo­cio­nan en los al­ma­ce­nes mu­chos ti­pos de re­ga­los, que al­gu­nas ve­ces son real­men­te pa­ra la fa­mi­lia y no pa­ra la ma­dre. Re­ga­lar una va­ji­lla, un jue­go de sa­ba­nas o una ne­ve­ra nue­va es al­go que ge­ne­ral­men­te se ha­ce pa­ra ce­le­brar el Día de la Ma­dre.

Yo ten­go mu­cho con­tac­to con las ideas de las mu­je­res ac­tua­les, a tra­vés de mis con­sul­tas, por las con­ver­sa­cio­nes que siem­pre sur­gen al fi­nal de mis ta­lle­res y con­fe­ren­cias, por los men­sa­jes y pre­gun­tas que me plan­tean los te­le­vi­den­tes, lec­to­res u oyen­tes de las di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes que ten­go en la te­le­vi­sión, la ra­dio y la pren­sa es­cri­ta.

Mi tra­ba­jo dia­rio me ha per­mi­ti­do co­no­cer a fon­do el mun­do fe­me­nino. Un espacio mu­chas ve­ces des­co­no­ci­do y mal in­ter­pre­ta­do por los hom­bres de nues­tro en­torno.

Lo que es­te con­tac­to me ha per­mi­ti­do apren­der es que mu­chas ma­dres es­tán can­sa­das de las ce­nas fa­mi­lia­res don­de el ma­ri­do o los hi­jos ter­mi­nan pa­sán­do­se de tra­gos y ge­ne­ran­do es­ce­nas bo­chor­no­sas que las aver­güen­zan o las in­co­mo­dan.

Otras ma­dres y es­po­sas me han co­men­ta­do que se sien­ten mal cuan­do el Día de la Ma­dre no re­ci­ben al­go pa­ra ellas (co­mo una jo­ya, un ce­lu­lar, una se­re­na­ta, una car­te­ra o un per­fu­me) si no que les re­ga­lan al­go pa­ra el ho­gar. Mu­chas mu­je­res ex­pre­san que lo que más ne­ce­si­tan y lo que les en­can­ta­ría re­ci­bir es el com­pro­mi­so de res­pe­to de sus hi­jos y su ma­ri­do.

¿QUÉ ES EL RES­PE­TO? El res­pe­to pue­de de­fi­nir­se co­mo la ac­ción de re­co­no­cer, apre­ciar y va­lo­rar a una per­so­na. Es el re­co­no­cer cla­ra­men­te sus de­re­chos. Es uno de los va­lo­res mo­ra­les más im­por­tan­tes pa­ra la ar­mo­nio­sa con­vi­ven­cia hu­ma­na. Yo con­ci­bo el res­pe­to aso­cia­do a la to­le­ran­cia an­te las di­fe­ren­tes ideas, gus­tos, in­tere­ses y ma­ne­ras de ser. Una per­so­na irres­pe­tuo­sa es in­to­le­ran­te an­te lo que no en­tien­de o es di­fe­ren­te, por eso mu­chas ve­ces ac­túa de for­ma agre­si­va y dis­cri­mi­na, ofen­de y me­nos­pre­cia.

Mu­chas ma­dres y es­po­sas son irres­pe­ta­das cuan­do se les ha­bla en voz al­ta, se les mira en for­ma agre­si­va, se les di­cen ex­pre­sio­nes vul­ga­res, se les ame­na­za con la muer­te, se les em­pu­ja o gol­pea, se les hu­mi­lla, se les me­nos­pre­cia o se les ignora. Li­mi­tar­le a una mu­jer que se reúna con su fa­mi­lia o que com­par­ta con sus amis­ta­des es tam­bién una fal­ta de res­pe­to. Cuan­do a una per­so­na no se le tie­ne en cuen­ta al to­mar de­ci­sio­nes que le afec­tan, tam­bién se le es­tá irres­pe­tan­do.

Qué tal si es­te año nues­tro prin­ci­pal re­ga­lo de la ma­dre es un tra­to de res­pe­to en la re­la­ción con esa mu­jer. Que in­tere­san­te se­ría que hi­cié­ra­mos una ce­re­mo­nia de re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia del res­pe­to ha­cia la ma­dre y un com­pro­mi­so fa­mi­liar de res­pe­tar­nos to­dos pa­ra for­ta­le­cer la ar­mo­nía y fe­li­ci­dad en el ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.