Luz Ele­na Eche­ve­rría: “La fuer­za no es­tá en los múscu­los”

Tu cuer­po lo mol­deas co­mo tú quie­res no co­mo los otros es­pe­ran

Miercoles - - Chica Mércoles - Tex­to y vi­deo: Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Fotos: Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les Ves­tua­rio: Cindy Ria­ño Beach Wear, San­ta Mónica Sto­re, Is­sa Loai­za Swim­wear Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Yei­son Man­ri­que Pe­lu­que­ría Lo­ca­ción: Hil­ton Gar­den Inn Ba­rran­qui­lla Edi­ción de vi­deo

Luz Ele­na Eche­ve­rría es una mu­jer que no se de­ja in­ti­mi­dar por los desafíos, por el con­tra­rio, los en­fren­ta y los su­pera. Ha­ce ca­si cua­tro años su­peró el “bull­ying” al que la so­me­tió su exes­po­so, que su­pues­ta­men­te la veía gor­da. Ca­be re­sal­tar que pa­ra esos días ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da y, co­mo es na­tu­ral, su pe­so cor­po­ral au­men­ta­ba con­for­me se acer­ca­ba el na­ci­mien­to de su pri­mo­gé­ni­ta. “Yo le con­tes­ta­ba que no es­ta­ba gor­da, sino em­ba­ra­za­da. Des­pués del em­ba­ra­zo, ob­via­men­te sí que­dé subidi­ta de pe­so, me veía al es­pe­jo y no me re­co­no­cía. Él si­guió con el mal­tra­to ver­bal dia­rio: es­tás fea, gor­da, la ro­pa te que­da mal. Así que te­nía dos op­cio­nes, creer­le y per­mi­tir que mi au­to­es­ti­ma se aplas­ta­ra o de­mos­trar­le que lo que él de­cía no era real”. Y sí que lo de­mos­tró Lu­ce­ci­ta, co­mo la lla­man sus amis­ta­des más cer­ca­nas y los 360.000 se­gui­do­res que tie­ne en su cuen­ta de Ins­ta­gram @ lu­ce­ci­tae­che­ve­rria.

En fin, hoy día Lu­ce­ci­ta es­tá di­vor­cia­da y se con­vir­tió en una de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to. Lo que em­pe­zó co­mo un hobby se con­vir­tió en su pa­sión e ins­pi­ra­ción pa­ra hom­bres y mu­je­res que ven en ella un ejem­plo a se­guir.

Tam­bién es­tá con­ven­ci­da de que no se ne­ce­si­ta la opi­nión de un hom­bre u otra per­so­na pa­ra que una mu­jer ten­ga su au­to­es­ti­ma al­ta, “pa­ra na­da”. “Cuan­do yo em­pe­cé a cam­biar mi cuer­po mu­chas per­so­nas me cri­ti­ca­ban, me de­cían que es­ta­ba muy muscu­losa, que me veía mas­cu­li­na, que­rían opa­car­me. El ma­to­neo se vi­ve en to­dos la­dos, en Ins­ta­gram, en la ca­lle y has­ta en los ho­ga­res. Hay que ser fuer­te men­tal­men­te pa­ra en­ten­der que tu cuer­po lo mol­deas co­mo tú quie­res, no co­mo los otros es­pe­ran”.

LA DIS­CI­PLI­NA. La fuer­za no es­tá en los múscu­los, es­tá en la men­te, afir­ma Lu­ce­ci­ta. Si no se tie­ne fuer­za men­tal –aña­de–, no se pue­de se­guir una die­ta o de­jar há­bi­tos po­co sa­lu­da­bles, mu­cho me­nos se­guir una ru­ti­na de ejer­ci­cios.

“Hay que ser de­ma­sia­do dis­ci­pli­na­do pa­ra man­te­ner­se en es­te ni­vel. Me le­van­to to­dos los días a las 4:30 de la ma­ña­na, pre­pa­ro mis co­mi­das sa­lu­da­bles, por­que no las ven­den en nin­gún res­tau­ran­te. Es­toy en el gim­na­sio de 5 a 6:30 de la ma­ña­na, re­gre­so a aten­der a mi hi­ja pa­ra man­dar­la al jar­dín y de­bo lle­gar a mi tra­ba­jo a las 7:30. A las 6 de la tar­de sal­go, pa­ra cum­plir con to­das las co­sas que una ma­má ha­ce en su ca­sa. Po­de­mos ser mu­je­res in­te­gra­les, ade­más de lo­grar una bo­ni­ta apa­rien­cia, se pue­de te­ner fuer­za, lle­gar a un lu­gar e im­pac­tar de ma­ne­ra po­si­ti­va en otros”, con­clu­ye Lu­ce­ci­ta, des­pués de es­ta se­sión de fotos.

EL HERALDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.