Isa­bel Vi­lla­cob, el pri­mer amor de Eric­ka Co­rrea

Miercoles - - Chica M Ércoles - Por: Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Fotos: Orlando Ama­dor Ro­sa­les Vi­deo: Al­fre­do Ari­za Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Au­ra Cue­llo y Ma­ri­bel Rea­les Za­pa­tos: Cal­za­do Pri­ma­ve­ra Jo­yas: Pan­do­ra Co­lom­bia Tra­jes de ba­ño: Le­ba­si Swim­wear Agra­de­ci­mien­tos: Man­gia Gas­tro Bar

To­mar­se fotos es uno de los pla­nes que más dis­fru­tan Eric­ka Co­rrea e Isa­bel Vi­lla­cob, ma­dre e hi­ja. Li­te­ral, con ca­da dis­pa­ro de la cá­ma­ra, ellas se reían, re­co­cha­ban y de­mos­tra­ban que lo de ser mo­de­los y se­du­cir el len­te del fo­tó­gra­fo es al­go que va en su ge­né­ti­ca. Las per­so­nas que fue­ron tes­ti­gos de es­ta se­sión, en Man­gia Gas­tro Bar, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla, tam­bién su­cum­bie­ron a sus en­can­tos, y has­ta que no se to­mó la úl­ti­ma fo­to no se fue­ron del lu­gar. To­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, que­dó gra­ba­do en el vi­deo del de­trás de cá­ma­ras que pue­de en­con­trar en la pá­gi­na web de EL HERALDO, nues­tras re­des so­cia­les y el ca­nal de YouTu­be de es­ta ca­sa editorial.

Eric­ka e “Isa” son in­se­pa­ra­bles y por eso en re­vis­ta M!ér­co­les de­ci­di­mos pre­sen­tar­las en es­ta nueva por­ta­da que ho­me­na­jea a las ma­dres en su mes. “Es­ta­mos fe­li­ces de es­tar en Chi­ca M!ér­co­les, yo amo es­ta re­vis­ta, la lle­vo en mi co­ra­zón”, ex­pre­sa Eric­ka, que re­cuer­da que a los 15 años apa­re­ció en es­ta por­ta­da por pri­me­ra vez. Isa, por su par­te, fue nues­tra pri­me­ra pá­gi­na en el mes de fe­bre­ro del año pa­sa­do.

Am­bas son em­pren­de­do­ras y la moda, pa­ra ellas, es más que un es­ti­lo de vi­da. An­te to­do, afirman, es co­mo­di­dad y buen gus­to, co­mo la mar­ca de ves­ti­dos de ba­ño Le­ba­si Swim­wear, que re­cien­te­men­te lan­zó la es­cul­tu­ral ru­bia ba­rran­qui­lle­ra.

“Es­toy muy fe­liz, su­per­or­gu­llo­sa, mi ma­má siem­pre ha si­do un buen ejem­plo pa­ra mí, me res­pal­da en to­do y yo a ella. No pu­de en­con­trar una me­jor mo­de­lo pa­ra mis ves­ti­dos de ba­ño. Aho­ra, re­co­noz­co que me ins­pi­ré en mu­je­res co­mo mi ma­má. En mu­je­res que lle­van su es­ti­lo de vi­da, son em­pren­de­do­ras, tie­nen su pro­pia em­pre­sa, son im­po­nen­tes y les gus­ta es­tar siem­pre a la moda”, de­cla­ra Isa­bel, mien­tras su ma­má le­van­ta la mano y pi­de la palabra.

“Cuan­do Isa lle­gó con la idea de los cris­ta­les Swa­rovs­ki en sus tra­jes de ba­ño me asus­té un po­co. Ha­cer los pe­di­dos, el ma­ne­jo, la ma­ni­pu­la­ción del ma­te­rial es com­pli­ca­do. Al fi­nal me sor­pren­dió y es muy gra­to que un hi­jo lo­gre esa sen­sa­ción en una ma­dre. Yo in­ten­té de­cir­le que se fue­ra por al­go más con­ven­cio­nal y no qui­so. De he­cho, ha­ce po­co es­tu­vi­mos en Ixel Moda y la pri­me­ra per­so­na que se acer­có al stand fue Pilar Cas­ta­ño. Le gus­tó mu­cho”.

Eric­ka ha­bla con el pleno con­ven­ci­mien­to de una mu­jer que ha vi­vi­do al­re­de­dor de la moda. Es más, tam­bién tie­ne su pro­pia mar­ca y un pro­gra­ma en Ca­ra­col In­ter­na­cio­nal: De moda con Eric­ka Co­rrea. Su mar­ca tam­bién lle­va su nom­bre y ape­lli­do.

Co­mo lo ex­pre­sé an­tes, las dos se apo­yan en to­do y lo ra­ro es no ver­las jun­tas por las ca­lles de Ba­rran­qui­lla o el cen­tro de Car­ta­ge­na.

“Va a ser muy di­fí­cil el día que Isa de­ci­da que de­be­mos se­pa­rar­nos, ir­se de la ca­sa, por­que to­do lo ha­ce­mos jun­tas, mi pro­gra­ma o el tra­ba­jo en mi ta­ller con mi mar­ca de ro­pa. Ella tie­ne que ver mu­cho con el pro­ce­so de pro­duc­ción, el apo­yo es cons­tan­te. Li­te­ral­men­te so­mos las me­jo­res ami­gas, sa­li­mos jun­tas, nos to­ma­mos unos coc­te­li­tos de vez en cuan­do. Por mi tra­ba­jo no ten­go mu­cho chan­ce de sa­lir con ami­gas, en­ton­ces siem­pre es­toy con ella”, des­cri­be Eric­ka. Re­cuer­da que a la edad de 17 años tu­vo a Isa­bel y por eso la con­si­de­ra “su pri­mer amor”. “Sus her­ma­nos le di­cen ‘Bom­bril’, por­que di­cen que nun­ca se va ir de la ca­sa”.

CUAL­QUIER DÍA ES BUENO. Si hay al­go que tie­ne cla­ro Isa­bel es que no hay que es­tar en el mes de ma­yo pa­ra ce­le­brar el Día de la Ma­dre, “pa­ra na­da”.

Se­ña­la que, in­clu­so, sus ce­le­bra­cio­nes son cons­tan­tes y siem­pre se ca­rac­te­ri­zan por te­ner pe­que­ños de­ta­lles que so­lo una re­la­ción tan cer­ca­na iden­ti­fi­ca. “No­so­tras siem­pre es­ta­mos com­par­tien­do, pe­chi­chán­do­nos, has­ta en los cum­plea­ños u otras ce­le­bra­cio­nes que la ma­yo­ría de per­so­nas con­si­de­ra es­pe­cia­les no­so­tras no nos des­bor­da­mos, por­que cual­quier día ce­le­bra­mos la vi­da, viajamos o nos va­mos por ahí. Cual­quier día es es­pe­cial”.

Tal cual co­mo Isa­bel lo des­cri­be así es. Co­mo en es­ta se­sión de fotos en la que bá­si­ca­men­te ellas la pa­sa­ron bien, con un par de coc­te­les, rien­do y has­ta bai­lan­do con la mú­si­ca de fon­do.

Sin du­da, ma­dre e hi­ja, cuál de las dos más be­lla, en­ga­la­nan es­ta por­ta­da de ma­yo con su sen­sua­li­dad, ar­mo­nía y buen gus­to.

|

EL HERALDO Del 24 al 30 de ma­yo de 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.