No se ‘arru­gue’ an­te su na­riz

Miercoles - - Belleza - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fotos Shutterstock

La na­riz jue­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te en los mo­vi­mien­tos y ges­tos de la ca­ra, de­bi­do a su ubi­ca­ción cen­tral. De he­cho, en oca­sio­nes, cuan­do ha­bla­mos con alguien, nues­tra aten­ción tien­de a con­cen­trar­se en es­ta par­te sa­lien­te del ros­tro.

A tra­vés de ella, ex­pre­sa­mos es­ta­dos de áni­mo y emo­cio­nes de­ri­va­das del es­trés diario, la tris­te­za, entre otros, ge­ne­ran­do así las mo­les­tas lí­neas de

ex­pre­sión. La es­pe­cia­lis­ta y ci­ru­ja­na es­té­ti­ca, Mó­ni­ca Li­za­rral­de ex­pre­só que en la na­riz se ma­ni­fies­tan las arru­gas con ma­yor fa­ci­li­dad, en com­pa­ra­ción con otras áreas de la ca­ra.

El mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía, Gio­van­ni Bo­ja­ni­ni ex­pli­có que las arru­gas na­sa­les son aque­llas que apa­re­cen a la­do y la­do de la na­riz, cer­ca al puen­te na­sal y son pro­du­ci­das por el mo­vi­mien­to mus­cu­lar re­pe­ti­ti­vo de cier­tas ex­pre­sio­nes.

Li­za­rral­de in­di­có que es­tas lí­neas se les co­no­cen co­mo ‘arru­gui­tas de co­ne­jo’ o bunny li­nes y son las res­pon­sa­bles de dar­le a la ca­ra una apa­rien­cia en­ve­je­ci­da y con­traí­da, de­bi­do a los plie­gues que se for­man en la par­te su­pe­rior y en am­bos costados de la na­riz.

Ma­ni­fes­tó que es­tas arru­gas es­tá­ti­cas son vi­si­bles, por lo ge­ne­ral, a par­tir de los 30 años y se acen­túan a los 40.

RE­CU­PE­RE LA JU­VEN­TUD EN LA NA­RIZ. La ex­per­ta Li­za­rral­de, miem­bro del la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co Merz, en pri­mer lu­gar men­cio­nó la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca pu­ra. Ex­pli­có que es­ta es in­di­ca­da co­mo me­di­da de pre­ven­ción, pues su uti­li­za­ción co­mo in­hi­bi­dor de la con­trac­ción mus­cu­lar, se rea­li­za tem­pra­na­men­te pa­ra que las bunny li­nes no se pro­fun­di­cen y la apa­ri­ción a fu­tu­ro se re­tra­se.

Co­mo con­se­jo, di­jo que lo ideal es “em­plear la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca ale­ma­na”, ya que no con­tie­ne com­ple­jo pro­tei­co y mi­ni­mi­za el ries­go de que la to­xi­na no cum­pla su fun­ción.

Bo­ja­ni­ni, que cuen­ta con 26 años de ex­pe­rien­cia, ase­gu­ró que es­te pro­duc­to es el más usa­do pa­ra me­jo­rar y ate­nuar es­tas arru­gas. “Es­te se ca­rac­te­ri­za por ser un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo en el cual se apli­ca de 2 a 3 uni­da­des de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, a ca­da la­do de la na­riz, en la par­te más pro­mi­nen­te de la arru­ga”.

Ad­vir­tió que es­te pro­ce­di­mien­to so­lo pue­de ser rea­li­za­do por par­te de un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta, ya que la ma­la téc­ni­ca ge­ne­ra com­pli­ca­cio­nes.

En se­gun­do lu­gar, Li­za­rral­do ubi­có el áci­do hia­lu­ró­ni­co y di­jo que cuan­do las bunny li­nes pa­san de di­ná­mi­cas a es­tá­ti­cas, ma­ni­fes­tán­do­se co­mo sur­cos en el ros­tro, el áci­do hia­lu­ró­ni­co ac­túa hi­dra­tan­do y re­cu­pe­ran­do el vo­lu­men per­di­do.

Se­ña­ló que pa­ra ver re­sul­ta­dos en la apli­ca­ción del áci­do hia­lu­ró­ni­co, es esen­cial in­yec­tar­lo de­ba­jo de la ca­pa su­per­fi­cial de la der­mis.

“Pa­ra es­te pro­ce­so no to­dos los áci­dos hia­lu­ró­ni­cos son aptos. Ha­ce un año lle­gó a Co­lom­bia un áci­do con tec­no­lo­gía avan­za­da (ma­triz cohe­si­va po­li­den­si­fi­ca­da, CPM), que per­mi­te ma­ne­jar es­tos sur­cos sin te­ner efec­tos se­cun­da­rios no desea­dos”, en­fa­ti­zó.

Tam­bién, re­co­men­dó usar cre­mas ri­cas en nu­trien­tes co­mo re­ti­nol, ki­ne­ti­na, coen­zi­ma Q-10 o hi­dro­xiá­ci­dos, por­que es­tas se en­car­gan de re­ge­ne­rar y pro­te­ger las cé­lu­las de la piel.

Bo­ja­ni­ni en­fa­ti­zó en que siem­pre se ha ha­bla­do de la im­por­tan­cia de uti­li­zar cre­mas o sue­ros que es­ti­mu­len el co­lá­geno y la elas­ti­na pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de cier­tas arru­gas. “Pe­ro va­le la pe­na acla­rar que una so­la me­di­da no es su­fi­cien­te, de mo­do que en ca­sa se pue­den apli­car pro­duc­tos der­ma­to­ló­gi­cos re­co­men­da­dos por un es­pe­cia­lis­ta, te­nien­do en cuen­ta la edad y el ti­po de piel. Pa­ra usar­los, de­ben acom­pa­ñar­se con ma­sa­jes sua­ves a diario, que per­mi­tan re­la­jar las arru­gui­tas que se van acen­tuan­do en la zo­na”.

Por úl­ti­mo, Mó­ni­ca Li­za­rral­de ase­gu­ró que un buen ma­ne­jo del es­trés en las la­bo­res co­ti­dia­nas re­sul­ta be­ne­fi­cio­so, pues no con­tro­lar­lo pue­de ge­ne­rar arru­gas en el área. Bo­ja­ni­ni, por su par­te, se­ña­ló que es de gran re­le­van­cia re­edu­car la mí­mi­ca fa­cial, es de­cir, nuestros ges­tos.

Las arru­gas en la na­riz son co­no­ci­das

co­mo ‘bunny li­nes’. Es­tas son las res­pon­sa­bles de que la ca­ra luz­ca en­ve­je­ci­da y con­traí­da

La na­riz es el área en el que más se evi­den­cian las arru­gas, así lo afirman los ex­per­tos en der­ma­to­lo­gía.

Las ‘bunny li­nes’, se apre­cian en el ros­tro de la ac­triz Frances Fis­her.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.