Guía de ejer­ci­cios pa­ra ha­cer sen­ci­llo el día la­bo­ral

Miercoles - - Belleza -

le­var un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio sue­le ser co­mún cuan­do el día a día nos de­man­da una fuer­te car­ga la­bo­ral. Por tan­to, el cuer­po em­pie­za a reac­cio­nar de for­ma ne­ga­ti­va ante las lar­gas jor­na­das fren­te al compu­tador, el ca­mi­nar ha­cia un la­do y otro con cal­za­do al­to, el lle­var el bol­so pe­sa­do o via­jar en avión por va­rias ho­ras. La fi­sio­te­ra­peu­ta y es­pe­cia­lis­ta en Al­ta Ge­ren­cia de De­sa­rro­llo De­por­ti­vo, Ma­ri­sol Es­tu­pi­ñan ex­pli­có que, es im­por­tan­te eli­mi­nar el se­den­ta­ris­mo, en es­pe­cial en aque­llas mujeres eje­cu­ti­vas que per­ma­ne­cen va­rias ho­ras en una so­la po­si­ción, de­bi­do a que el rit­mo car­dia­co y la cir­cu­la­ción de la san­gre se van afec­tan­do. Dij o que pa­sar sen­ta­das du­ran­te mu­cho tiem­po produce do­lo­res y ca­lam­bres en los ge­me­los, a cau­sa del re­po­so y es­tan­ca­mien­to de la san­gre. Isa­be­lla To­rres, ki­ne­sió­lo­ga, agre­gó que las lar­gas jor­na­das ha­cen que des­cui­de­mos la pos­tu­ra, des­en­ca­de­nan­do do­lo­res en la es­pal­da y la zo­na lum­bar. Es­tu­pi­ñan, quien cuen­ta con 10 años de ex­pe­rien­cia, re­co­no­ció que es co­mún que al­gu­nas mujeres usen za­pa­tos al­tos pa­ra tra­ba­jar, lo que ha­ce que la san­gre, por ac­ción de la gra­ve­dad, se de­po­si­te en los to­bi­llos, ge­ne­ran­do al­gu­nas mo­les­tias. En­ton­ces, “si me­jo­ra­mos la cir­cu­la­ción, el re­torno ve­no­so se agi­li­za y las mo­les­tias irán dis­mi­nu­yen­do. Es­to lo po­dre­mos lo­grar con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria”. EJER­CI­CIOS PA­RA EL CUER­PO. Se­gún Es­tu­pi­ñan, pa­ra du­rar mu­chas ho­ras sen­ta­das fren­te a un compu­tador y no su­frir do­lo­res en la es­pal­da, área lum­bar y miem­bros in­fe­rio­res, los ejer­ci­cios de­ben en­fo­car­se en di­chas zo­nas.

In­for­mó que rea­li­zar ejer­ci­cios ro­ta­cio­na­les, co­mo por ejem­plo en­tre­cru­zar las ma­nos, lle­ván­do­las ha­cia el te­cho y es­ti­ran­do has­ta que­rer to­car el cie­lo, ge­ne­ra­rá elon­ga­ción de to­dos los múscu­los, be­ne­fi­cian­do la es­pal­da y co­lum­na. “En es­te ejer­ci­cio exis­ten va­ria­cio­nes, co­mo ha­cer­lo ha­cia los la­dos o ha­cia el fren­te”.

Pa­ra tra­ba­jar el tren in­fe­rior, To­rres y Es­tu­pi­ñan ase­gu­ra­ron que las idea­les son las cu­cli­llas y sen­ta­di­llas. En ca­so de no con­tar con el tiem­po y el di­ne­ro pa­ra asis­tir a dia­rio a un gim­na­sio, ex­pli­ca­ron que es fac­ti­ble prac­ti­car­las des­de casa, en la ofi­ci­na o en un par­que, con el pe­so del mis­mo cuer­po.

La ex­per­ta en Fi­sio­te­ra­pia con­tó que las sen­ta­di­llas po­drán ha­cer­se to­man­do una si­lla en la que se sen­ta­rán y le­van­ta­rán, ha­cien­do un án­gu­lo de 90 gra­dos, es de­cir, for­man­do una L. Pa­ra las pan­to­rri­llas, con­ven­drá que la per­so­na se pon­ga en pie, ba­je y suba con la pun­ta de los pies, al­zan­do los ta­lo­nes.

Isa­be­lla To­rres se­ña­ló que pa­ra so­por­tar los ta­co­nes sin pre­sen­tar ago­ta­mien­to en las pan­to­rri­llas, es esen­cial ca­mi­nar cier­ta dis­tan­cia con la pun­ta de los pies. Ha­cer sen­ta­di­llas, ba­jan­do y su­bien­do has­ta que­dar en las pun­tas de los pies, tam­bién be­ne­fi­cia­rá es­ta par­te del cuer­po. “De los ge­me­los es don­de pro­vie­ne la fuer­za. Si te­ne­mos las pan­to­rri­llas for­ta­le­ci­das, ca­mi­nar en za­pa­ti­llas al­tas no ge­ne­ra­rá do­lor”.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que las sen­ta­di­llas for­ta­le­cen el tren in­fe­rior, área afec­ta­da por per­ma­ne­cer lar­gas jor­na­das sen­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.