Vi­da en pa­re­ja y res­pi­ra­ción

Miercoles - - Intimidad & Amor -

Por Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com gon­za­lez­ba­rran­qui­lla@gmail.com @drjo­se­gon­za­lez

En al­gún mo­men­to de la vi­da to­dos he­mos re­ci­bi­do la re­co­men­da­ción de res­pi­rar pro­fun­da y len­ta­men­te. Ese es un buen con­se­jo por­que la res­pi­ra­ción es uno de los ins­tru­men­tos más úti­les pa­ra equi­li­brar el sis­te­ma ner­vio­so y es­ta­bi­li­zar el es­ta­do de áni­mo.

In­ha­lar oxí­geno y ex­ha­lar dió­xi­do de car­bono es un pro­ce­so muy im­por­tan­te pa­ra man­te­ner la vi­da que mu­chas per­so­nas ha­cen de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, sin pres­tar­le aten­ción a lo que ocu­rre. Pa­ra con­tro­lar las emo­cio­nes que afec­tan el amor, co­mo la ira, el mie­do o la an­sie­dad, es ne­ce­sa­rio apren­der a res­pi­rar ade­cua­da­men­te.

La for­ma apro­pia­da es aque­lla en la que lle­na­mos los pul­mo­nes des­de la ba­se de los mis­mos con una in­ha­la­ción pro­fun­da, en­vian­do ha­cia aba­jo el dia­frag­ma y ex­ha­la­mos de la mis­ma for­ma. Co­mo res­pi­ran los ni­ños pe­que­ños.

Mu­chos adul­tos, ge­ne­ral­men­te, res­pi­ran uti­li­zan­do prin­ci­pal­men­te

los múscu­los del cue­llo y los hom­bros, que no es­tán di­se­ña­dos pa­ra res­pi­rar. Cuan­do las per­so­nas es­tán es­tre­sa­das, ra­bio­sas, asus­ta­das o ner­vio­sas, los múscu­los del cuer­po se con­traen. La res­pi­ra­ción pro­fun­da re­la­ja los múscu­los li­be­ran­do esa ten­sión y me­jo­ran­do el es­ta­do emo­cio­nal, ya que el ce­re­bro re­ci­be el men­sa­je de que to­do es­tá bien y ac­ti­va­rá la res­pues­ta del sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo pa­ra­sim­pá­ti­co. Re­cor­de­mos que es­te pro­mue­ve sen­ti­mien­tos de cal­ma que des­ace­le­ra el rit­mo car­día­co, ba­ja la pre­sión ar­te­rial, eli­mi­na la sen­sa­ción de desa­so­sie­go, ar­mo­ni­za el pro­ce­so de la digestión, equi­li­bra la tem­pe­ra­tu­ra de la piel y fa­ci­li­ta los pro­ce­sos de ex­ci­ta­ción y lu­bri­ca­ción se­xual.

Al in­ha­lar y ex­ha­lar aire de ma­ne­ra pro­fun­da, el dia­frag­ma se es­ti­ra y el ab­do­men se ex­pan­de. De es­ta for­ma se ma­sa­jean ór­ga­nos vi­ta­les co­mo el es­tó­ma­go, los in­tes­ti­nos, el hí­ga­do, etc., equi­li­bran­do es­ta par­te im­por­tan­te del or­ga­nis­mo en las reac­cio­nes emo­cio­na­les.

Pa­ra con­tro­lar la ira es ne­ce­sa­rio pri­me­ro en­tre­nar­se en el ma­ne­jo de la res­pi­ra­ción pro­fun­da pa­ra que cuan­do la ira se dis­pa­re, el cuer­po so­lo, sin nin­gún es­fuer­zo, co­mien­ce a res­pi­rar pro­fun­da y len­ta­men­te bus­can­do el equi­li­brio y la ar­mo­nía emo­cio­nal. Si us­ted no se en­tre­na, en el mo­men­to que se dis­pa­re la ira ni si­quie­ra se acor­da­rá de res­pi­rar.

Pa­ra en­tre­nar­se en el uso de es­te me­ca­nis­mo de­be de­di­car­le tiem­po a prac­ti­car la res­pi­ra­ción. Va­rias ve­ces al día, en los pró­xi­mos tres me­ses, tó­me­se 5 o 6 mi­nu­tos pa­ra res­pi­rar pro­fun­da y len­ta­men­te. Co­lo­que una de sus ma­nos so­bre el es­tó­ma­go y la otra so­bre el pe­cho. In­ha­le el aire pen­san­do que es­tá res­pi­ran­do por el om­bli­go y ob­ser­ve que sea su es­tó­ma­go el que se mueve, no su pe­cho. To­me aire con­tan­do men­tal­men­te has­ta 7. Lue­go ha­ga una pau­sa con­tan­do has­ta 3 y co­mien­ce a ex­pi­rar. Tra­te de sol­tar el aire muy len­ta­men­te. En­tre más len­to, me­jor. Lue­go ha­ga una pau­sa con­tan­do has­ta 3 y re­pi­ta el ci­clo to­man­do nue­va­men­te aire.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.