Te­ra­pia de flo­ta­ción, for­ma mo­der­na de meditación

Miercoles - - Estar Bien - Por Maribel Pe­dro­zo La Al­qui­mis­ta de la Be­lle­za In­fo@DraMa­ri­be­lPe­dro­zo.com www.DraMa­ri­be­lPe­dro­zo.com

Flo­tar en el mar, pis­ci­na o en cá­ma­ra de flo­ta­ción (tan­ques os­cu­ros que con­tie­nen agua muy sa­la­da, con sal de Ep­som y ca­lien­te pa­ra que pue­das flo­tar, aun si te que­das dor­mi­do), es se­gún al­gu­nos ex­per­tos el gran tra­ta­mien­to efec­ti­vo con­tra el es­trés. Pe­ro, ¿en qué con­sis­te es­te no­ve­do­so tra­ta­mien­to que ca­da día se po­ne más en au­ge en el mun­do mo­derno?

Los pri­me­ros tan­ques de flo­ta­ción se crea­ron con mo­ti­vos cien­tí­fi­cos, des­de la dé­ca­da de los 50, por el neu­ro­fí­si­co es­ta­dou­ni­den­se John C. Lilly pa­ra ex­plo­rar y ex­pe­ri­men­tar con di­ver­sos es­ta­dos de con­cien­cia, y ana­li­zar la res­pues­ta del ce­re­bro hu­mano a es­tí­mu­los ex­ter­nos, ya que te en­cuen­tras en es­ta­do “the­ta” de re­la­ja­ción. Hoy son una for­ma mo­der­na de meditación y ais­la­mien­to sen­so­rial, que se en­cuen­tran en to­do el mun­do. “Es­tar flo­tan­do com­ple­ta­men­te des­nu­do en una cá­ma­ra de agua ca­lien­te, que pa­re­ce un úte­ro ma­terno, es ra­ro pe­ro muy agra­da­ble”, ex­pli­có Tom Ire­land, del por­tal BBC Mun­do, que de­ci­dió pro­bar es­tos tra­ta­mien­tos en cá­ma­ras de flo­ta­ción. Se di­ce que una ho­ra de es­te ti­po de te­ra­pia en es­tas cá­ma­ras de flo­ta­ción equi­va­le a 4 ho­ras de sue­ño. La Nasa ha uti­li­za­do es­te sis­te­ma con sus as­tro­nau­tas, con el fin de si­mu­lar la fal­ta de gra­ve­dad y el ais­la­mien­to sen­so­rial. En de­por­tis­tas du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos tam­bién es usa­do.

Pa­ra mí, en lo per­so­nal, flo­tar es má­gi­co, y si lo ha­ces en el mar, es la me­jor te­ra­pia que pue­des re­ga­lar­te, sien­tes un si­len­cio y lle­gas a un es­ta­do que no sien­tes tu cuer­po. Da una sen­sa­ción de paz.

Mu­chas per­so­nas ad­vier­ten que les gus­ta prac­ti­car es­ta te­ra­pia, ya que des­pier­ta la crea­ti­vi­dad, fa­vo­re­ce la cla­ri­dad in­te­lec­tual y ace­le­ra el pro­ce­so de apren­di­za­je. Re­du­ce los ni­ve­les de es­trés fí­si­co y men­tal, ya que dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de hor­mo­nas de es­trés (adre­na­li­na y cor­ti­sol), y au­men­ta la se­cre­ción de en­dor­fi­nas, co­no­ci­da co­mo hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad, que ac­túan tam­bién co­mo anal­gé­si­cos na­tu­ra­les pro­du­ci­dos por el ce­re­bro, fa­vo­re­cien­do es­te es­ta­do de re­la­ja­ción a la ar­mo­nía de los dos he­mis­fe­rios del ce­re­bro, ga­ran­ti­zan­do un me­jor es­ta­do de sa­lud fí­si­ca, men­tal y emo­cio­nal.

Se re­co­mien­da en es­ta­dos de es­trés, fí­si­co y men­tal, de­pre­sión, an­sie­dad, can­san­cio ex­tre­mo, mi­gra­ñas, do­lor de es­pal­da, as­ma, ar­tri­tis, in­som­nio y fa­ti­ga. Me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea, lin­fá­ti­ca y me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar, re­for­zan­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, y lo que más me gus­ta es que “re­ju­ve­ne­ce y re­vi­ta­li­za”, me­jo­ran­do la ma­ne­ra de dor­mir.

Si su­fres de epi­lep­sia, es­qui­zo­fre­nia, tras­tor­nos agudos de la piel, in­fec­cio­nes gra­ves de oí­dos o si es­tas ba­jo la in­fluen­cia del al­cohol y las dro­gas, no reali­ces es­te ti­po de tra­ta­mien­to.

Si su­fres de claus­tro­fo­bia, te re­co­mien­do no ha­cer es­te ti­po de te­ra­pia en cá­ma­ras flo­tan­tes ce­rra­das, me­jor haz­lo en el mar o en pis­ci­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.