Ser pa­dres, ser hi­jos

Miercoles - - Mi Terapia De Pareja - Por Frauky Ji­mé­nez Ma­zo Twit­ter: @Frauky E-mail: psi­co­te­ra­pia­de­pa­re­ja@hot­mail.com Te­lé­fono: 4739504, Bo­go­tá Ce­lu­lar: 311 209 8845 *** Pa­ra ma­yor in­for­ma­cion vi­si­ta­me en www.mi­te­ra­pia­de­pa­re­ja.com

Lo más pro­ba­ble es que nues­tros pa­dres hi­cie­ron lo me­jor que pu­die­ron con los re­cur­sos per­so­na­les que te­nían dis­po­ni­bles, pa­ra criar­nos y edu­car­nos y es pro­ba­ble que ellos pu­die­ron ha­ber­se vis­to se­ria­men­te li­mi­ta­dos co­mo con­se­cuen­cia de las pri­va­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta­ron a su vez con sus pa­dres y co­me­tie­ron erro­res.

Va­mos a ver cuá­les son al­gu­nas de las cir­cuns­tan­cias de la in­fan­cia que pue­den con­du­cir a cre­cer con sen­ti­mien­tos de inseguridad o in­su­fi­cien­cia:

UNOS PA­DRES DE­MA­SIA­DOS CRÍ­TI­COS. Los pa­dres que se mos­tra­ban cons­tan­te­men­te crí­ti­cos o que es­ta­ble­cían nor­mas de com­por­ta­mien­to tan es­tric­tas que eran im­po­si­bles de cum­plir pue­den ha­ber de­ja­do en su hi­jo la sen­sa­ción de que, de al­gu­na ma­ne­ra, nun­ca po­drá ser “lo su­fi­cien­te­men­te bueno”. Una vez de adul­to, se­gui­rá ten­dien­do a la per­fec­ción pa­ra su­pe­rar un sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad con raí­ces en la in­fan­cia. Tam­bién po­drá te­ner una fuer­te ten­den­cia a la au­to­crí­ti­ca.

ABU­SO POR PAR­TE DE LOS PA­DRES. El mal­tra­to y el abu­so se­xual son for­mas

ex­tre­mas de pri­va­ción. Pue­den de­jar a la per­so­na con una com­ple­ja mez­cla de sen­ti­mien­tos, inseguridad, fal­ta de con­fian­za, cul­pa y ra­bia. Los adul­tos que re­ci­bie­ron mal­tra­to de ni­ños pue­den con­ver­tir­se en víc­ti­mas per­pe­tuas o bien desa­rro­llar una pos­tu­ra hos­til ha­cia la vi­da y vic­ti­mi­zar a otros.

UNOS PA­DRES ALCOHÓLICOS O QUE ABU­SA­RON DE LAS DRO­GAS. Ser be­be­dor com­pul­si­vo o abu­sar de las dro­gas dan lu­gar a un am­bien­te fa­mi­liar caó­ti­co, po­co fia­ble, en el que es di­fí­cil que el ni­ño desa­rro­lle un sen­ti­mien­to bá­si­co de con­fian­za y se­gu­ri­dad. Los hi­jos cre­cen con ba­ja au­to­es­ti­ma o un es­ca­so sen­ti­do de iden­ti­dad per­so­nal.

UNOS PA­DRES NEGLIGENTES. Al­gu­nos pa­dres, que es­tán preo­cu­pa­dos por sí mis­mos, por su tra­ba­jo, vi­da so­cial, etc.., no les pro­por­cio­nan a sus hi­jos la aten­ción y el cui­da­do ade­cua­dos. Los ni­ños cre­cen sin­tién­do­se in­se­gu­ros, des­va­lo­ri­za­dos y so­los. De adul­tos, pue­den des­cui­dar sus pro­pias ne­ce­si­da­des.

EL RE­CHA­ZO DE LOS PA­DRES. Aun­que no lle­ven a ca­bo mal­tra­to o abu­sos se­xua­les, al­gu­nos pa­dres trans­mi­ten a sus hi­jos la sen­sa­ción de que no son desea­dos. Es­ta ac­ti­tud, pro­fun­da­men­te da­ñi­na, en­se­ña al ni­ño a cre­cer con la ten­den­cia al au­to­re­cha­zo o al au­to­sa­bo­ta­je. Los adul­tos con es­tos pa­sa­dos de­ben apren­der a amar­se y cui­dar de sí mis­mos con el fin de dar­se lo que sus pa­dres no les pro­por­cio­na­ron.

LA SO­BRE­PRO­TEC­CIÓN PA­REN­TAL. El ni­ño que es­tá so­bre­pro­te­gi­do pue­de ser que nun­ca apren­da a co­rrer el ries­go de la in­de­pen­den­cia ni a con­fiar en el mun­do que hay mas allá de la fa­mi­lia in­me­dia­ta. Al lle­gar a la edad adul­ta, pue­de sen­tir­se muy in­se­gu­ro y con mie­do al es­tar le­jos de una per­so­na o lu­gar de con­fian­za. De­be aten­der sus pro­pias ne­ce­si­da­des, pa­ra ad­qui­rir la con­fian­za ne­ce­sa­ria y des­cu­brir que el mun­do no es un lu­gar tan pe­li­gro­so.

Los adul­tos cuan­do iden­ti­fi­can sus ca­ren­cias de su in­fan­cia pue­den sol­tar y re­cons­truir su pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.