Cui­da­dos pa­ra que su pa­seo da­ñe no se por una en­fer­me­dad

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Es­te­fa­nía Fa­jar­do Fo­tos Shut­ters­tock

La tem­po­ra­da de va­ca­cio­nes es si­nó­ni­mo de via­je, go­ce, co­mi­da, y en mu­chas opor­tu­ni­da­des, en­fer­me­da­des.

Gripas, in­to­xi­ca­cio­nes, ma­les­ta­res y de­más son co­mu­nes en las per­so­nas que via­jan, si no tie­nen las de­bi­das pre­cau­cio­nes.

Ju­lián Gó­mez, di­rec­tor mé­di­co de la clí­ni­ca Por­toa­zul, ase­gu­ra que las per­so­nas de­ben te­ner en cuen­ta que la piel su­fre las con­se­cuen­cias de las va­ca­cio­nes “y por lo tan­to, sin im­por­tar si es­tá en cli­ma cá­li­do o frío, de­be te­ner cui­da­dos es­pe­cia­les; co­mo usar blo­quea­dor solar de acuer­do con ca­da ti­po de piel, cre­mas hi­dra­tan­tes y una lim­pie­za cui­da­do­sa al fi­nal del día”.

To­do es­to de­bi­do a que “ade­más de da­ñar par­te de su pa­seo, los da­ños pro­vo­ca­dos pue­den re­cu­pe­rar­se pe­ro de­ja­rán su es­tig­ma. Más va­le pre­ve­nir que in­ten­tar cu­rar”.

Du­ran­te las va­ca­cio­nes exis­te un cam­bio de co­mi­das y va­ria­cio­nes muy im­por­tan­tes en la in­ges­ta de lí­qui­dos, “lo que se tra­du­ce en un po­ten­cial fac­tor de en­fer­me­dad o al me­nos de ma­les­tar”, se­ña­la Gó­mez.

La re­co­men­da­ción es cui­dar los ti­pos de co­mi­da, evi­tar los ex­ce­sos y ve­ri­fi­car que los ali­men­tos es­tén ade­cua­da­men­te con­ser­va­dos y pre­pa­ra­dos pa­ra evi­tar in­to­xi­ca­cio­nes o dia­rreas, ade­más de la in­ges­ta cons­tan­te de agua.

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca rea­li­za­da en es­ta tem­po­ra­da es di­fe­ren­te a la ha­bi­tual. Se pue­de pre­sen­tar in­clu­so la prác­ti­ca de de­por­tes ex­tre­mos o lar­gas ca­mi­na­tas, por lo tan­to “es re­co­men­da­ble la pla­nea­ción en el ti­po de ro­pa que de­be usar­se y, en es­pe­cial, el ti­po de cal­za­do

Es­té en cli­ma cá­li­do o frío, es im­por­tan­te el cui­da­do de la piel. Use siem­pre blo­quea­dor

pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad, evi­tan­do así le­sio­nes os­teo­mus­cu­la­res”.

An­tes de em­pa­car pa­ra un via­je en fa­mi­lia, se de­be es­tu­diar y pla­near el ti­po de via­je, los vehícu­los en los que se va a des­pla­zar o si­tua­cio­nes que pue­den pre­sen­tar­se. To­do es­to pa­ra pre­pa­rar un bo­ti­quín fa­mi­liar que sea útil y con­for­me a las re­gla­men­ta­cio­nes de los ae­ro­puer­tos –en ca­so de rea­li­zar un via­je por avión-.

“Con­sul­te al mé­di­co de la fa­mi­lia pa­ra es­tar aten­to so­bre re­co­men­da­cio­nes par­ti­cu­la­res de ca­da uno de los in­te­gran­tes del via­je y siem­pre lle­ve los ele­men­tos que le per­mi­tan aten­der emer­gen­cias me­no­res”, re­co­mien­da Gó­mez.

Su­gie­re te­ner agen­tes an­ti­sép­ti­cos pa­ra po­der lim­piar he­ri­das, ga­sas es­té­ri­les, un an­ti­alér­gi­co pa­ra pi­ca­du­ras y pe­que­ñas reac­cio­nes alér­gi­cas, un an­ti­alér­gi­co to­ma­do, ace­ta­mi­no­fén, an­ti­in­fla­ma­to­rio recomendado, an­ti­dia­rrei­co, un par de toa­llas hi­gié­ni­cas que pue­den ser­vir co­mo apó­si­tos en ca­so de he­ri­das en las cua­les el san­gra­do sea abun­dan­te, es­pa­ra­dra­po o cin­ta plás­ti­ca, y una ven­da elás­ti­ca.

Lour­des Ro­me­ro, pe­dia­tra de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud Dis­tri­tal, afir­ma que en los ni­ños lo más co­mún son las frac­tu­ras, in­fec­cio­nes de piel y oti­tis.

“Las pri­me­ras se dan por­que los pe­que­ños tie­nen más tiem­po pa­ra mon­tar en bi­ci­cle­ta, pa­ti­nes y co­lum­pios

y mu­chas ve­ces se caen de ellos. Las se­gun­das por la ex­po­si­ción que tie­nen al me­dio am­bien­te y tie­nen más con­tac­to con la tie­rra, y la úl­ti­ma es por­que es la tem­po­ra­da en la que los ni­ños van a pla­ya y pis­ci­na con más fre­cuen­cia”, in­di­ca.

Las re­co­men­da­cio­nes de Ro­me­ro fren­te a en­fer­me­da­des vi­ra­les ti­po vó­mi­to, fie­bre o dia­rrea es “re­co­no­cer los sig­nos de alar­ma pa­ra lle­var­los a urgencias”, ade­más de “brin­dar un acom­pa­ña­mien­to a los ni­ños, so­bre to­do cuan­do es­tán en una pis­ci­na pa­ra evi­tar aho­ga­mien­tos o que se gol­peen con las pa­re­des y su­fran des­ma­yos”.

Por úl­ti­mo, el ga­leno Gó­mez su­gie­re te­ner siem­pre a la mano los con­tac­tos pa­ra emer­gen­cias mé­di­cas dis­po­ni­bles en el lu­gar al que ha­ya de­ci­di­do via­jar.

“Pre­gun­te las con­di­cio­nes y los re­qui­si­tos pa­ra la aten­ción de ca­da uno de ellos así co­mo la do­cu­men­ta­ción y es­ta­dos de aler­ta a sus ase­gu­ra­do­res, pues na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir el cos­to de una emer­gen­cia le­jos de ca­sa”, fi­na­li­za.

An­tes de sa­lir de va­ca­cio­nes hay que te­ner en cuen­ta los con­se­jos de los pro­fe­sio­na­les de la Me­di­ci­na pa­ra no que­dar­se con las ma­le­tas he­chas.

No co­ma en ex­ce­so y ve­ri­fi­que que los ali­men­tos es­tén ade­cua­da­men­te con­ser­va­dos. Así evi­ta­rá in­to­xi­ca­cio­nes o dia­rreas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.