#Pa­paF­ran­cis­co El día en que Juan Pa­blo II vino a Ba­rran­qui­lla, en la voz de monseñor Víc­tor Ta­ma­yo

Miercoles - - Portada - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Donado Fo­tos Ar­chi­vo EL HE­RAL­DO y Or­lan­do Amador

Una ges­tión en Bo­go­tá con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Be­li­sa­rio Be­tan­cur, li­de­ra­da por Monseñor Víc­tor Ta­ma­yo, el al­cal­de de Ba­rran­qui­lla de 1986 jun­to al go­ber­na­dor del Atlán­ti­co de ese en­ton­ces, Fuad Char, fue su­fi­cien­te pa­ra que el Pa­pa Juan Pa­blo II ate­rri­za­ra en la ciu­dad el 7 de ju­lio del mis­mo año.

Es­to fue po­si­ble, se­gún cuen­ta el sa­cer­do­te Víc­tor Ta­ma­yo, gra­cias a que él y el Pre­si­den­te sos­te­nían una gran amis­tad. Re­sal­ta que el úl­ti­mo ‘em­pu­jon­ci­to’ pa­ra que fue­ra reali­dad, lo dio su co­men­ta­rio que de­cía “Ba­rran­qui­lla es la úni­ca ciu­dad en la cos­ta en la que el avión pa­pal pue­de sa­lir con mu­cho com­bus­ti­ble”.

Agre­ga que un pi­lo­to pre­sen­te en la reu­nión ra­ti­fi­có su idea. “Y di­jo que si ha­cían la ru­ta que ha­bían plan­tea­do an­te­rior­men­te, les to­ca­ría lle­gar a

San­to Do­min­go y de San Juan vol­tear, por­que no po­dían sa­lir de Bo­go­tá o de Car­ta­ge­na así co­mo así. An­te es­to, la co­mi­sión dio la apro­ba­ción de la sa­li­da del Pa­pa a Ba­rran­qui­lla. Así que ya era un he­cho, Juan Pa­blo II lle­ga­ría a la ciu­dad”.

PRE­PA­RA­TI­VOS. El sa­cer­do­te ma­ni­fies­ta que por la lle­ga­da del Pa­pa, de nom­bre se­cu­lar Ka­rol Jó­zef Wojty­la, fue ne­ce­sa­rio com­prar cin­co ca­sas ubi­ca­das de­trás de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na Ma­ría Rei­na (lo que es aho­ra el par­quea­de­ro de la iglesia), con el fin de de­rrum­bar­las y ade­cuar el es­pa­cio don­de sal­dría el he­li­cóp­te­ro que trans­por­ta­ría al su­mo pon­tí­fi­ce, el día de su par­ti­da, ha­cia el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Er­nes­to Cor­tis­soz.

El plan es­ta­ba pen­sa­do, pe­ro eje­cu­tar­lo re­sul­ta­ba com­pli­ca­do. Re­me­mo­ra que con­ven­cer a los due­ños de las vi­vien­das no fue sen­ci­llo. In­clu­so, uno de ellos se opu­so a la ven­ta y men­cio­nó que “no en­tre­ga­ría la ca­sa de sus pa­dres por la lle­ga­da de al­guien que no te­nía na­da que ver con Ba­rran­qui­lla”.

Se­ña­la que fue ne­ce­sa­rio qui­tar lí­neas eléc­tri­cas y te­le­fó­ni­cas, ade­más de ta­lar ár­bo­les que en­tor­pe­cían la vis­ta ha­cia el san­to pa­dre en su pre­sen­ta­ción.

“Cuan­do tum­ba­mos los ár­bo­les una per­so­na me hi­zo una crí­ti­ca muy du­ra. Fren­te a es­to di­je que las plan­tas vol­ve­rían a cre­cer, pe­ro la lle­ga­da del Pa­pa se­ría una vez”, re­la­ta monseñor Ta­ma­yo co­mo si hu­bie­ra su­ce­di­do ayer.

Con­ti­núa ha­blan­do y ase­gu­ra que fue­ron mu­chas ba­rre­ras las que se atra­ve­sa­ron en el ca­mino, pe­ro al fi­nal pu­do ‘sal­tar­las’ y en­con­trar una bue­na so­lu­ción. La com­pra de los pre­dios su­mó cer­ca de 129 mi­llo­nes de pe­sos, va­lor que su­mi­nis­tró el Pre­si­den­te de la épo­ca. En pri­me­ra ins­tan­cia, “Fuad Char se en­car­gó de pres­tar el di­ne­ro”, con el com­pro­mi­so de que le se­ría de­vuel­to al fi­na­li­zar el pe­río­do del man­da­to pre­si­den­cial.

LA LLE­GA­DA. Des­de las ocho de la ma­ña­na, el pa­dre Ta­ma­yo in­di­ca que el Pa­pa lle­gó a la ca­pi­tal del Atlán­ti­co en su pa­pa­mó­vil. El vehícu­lo se trans­por­tó por la 30, subió por la 8 has­ta la 45, de ahí lle­gó a la 44, subió has­ta la 54 y lle­gó de­trás de la Ca­te­dral. Al

des­em­bar­car se acer­có a la Ca­pi­lla del San­tí­si­mo don­de es­ta­ban al­gu­nos sa­cer­do­tes y en­fer­mos, a quie­nes ben­di­jo. El pa­dre Ta­ma­yo en­fa­ti­za en que se le acer­có pa­ra ma­ni­fes­tar­le un de­seo.

“Yo le di­je: su san­ti­dad, aquí es­tán los sa­cer­do­tes de va­rias par­tes de la Cos­ta Caribe, quie­nes de se­gu­ro les que­da­rá di­fí­cil via­jar a Roma y la úni­ca opor­tu­ni­dad que tie­nen de co­no­cer a un Pa­pa es en es­te mo­men­to. En­ton­ces, lo que yo quie­ro es que us­ted suba y ten­ga con­tac­to con ellos. Él subió y le pi­dió a un se­ñor que lo acom­pa­ña­ba, que les re­ga­la­ra a los pre­sen­tes un ro­sa­rio y un cris­to. A to­dos les es­tre­chó la mano”.

Des­pués –ase­gu­ra- subió al bal­cón a las 9:00 a.m., y se di­ri­gió al pue­blo ba­rran­qui­lle­ro. Ca­mi­nó y sa­lu­dó des­de es­te es­ce­na­rio. A las 12 del me­dio­día lle­gó al lu­gar don­de lo es­ta­ría es­pe­ran­do el he­li­cóp­te­ro y des­de ahí em­pren­dió via­je di­rec­to a la ciu­dad de Roma.

“En la sa­cris­tía le te­nía­mos un desa­yuno muy bueno, pe­ro él so­lo se to­mó el ju­go y se fue. Te­ner al je­fe de la iglesia cer­ca fue muy gran­de pa­ra mí. An­tes de ir­se me dio la ben­di­ción (...) Él hi­zo to­do lo que nos ha­bía­mos tra­za­do al pie de la le­tra y es­tu­vo has­ta el fi­nal cum­plien­do”, pun­tua­li­za.

Monseñor Víc­tor Ta­ma­yo po­sa en el in­te­rior de la ca­pi­lla de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na Ma­ría Rei­na.

El Pa­pa Juan Pa­blo II, en el bal­cón de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na Ma­ría Rei­na.

Monseñor Víc­tor Ta­ma­yo jun­to al Pa­pa Juan Pa­blo II y los sa­cer­do­tes de la Cos­ta Caribe, en la ciu­dad. EL HE­RAL­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.