Los tres man­ja­res que Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio ‘no per­do­na’

Miercoles - - Portada - Tex­to Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas Fo­tos Shutterstock y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

La vo­ta­ción del Cón­cla­ve en 2005 arro­jó que Jo­seph Rat­zin­ger se­ría el Pa­pa elec­to, a quien co­no­ci­mos com o Be­ne­dic­to XVI. Po­cos sa­ben que Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, nom­bre del Pa­pa ac­tual, fue el se­gun­do car­de­nal con más vo­tos, ra­zón por la que dos pe­rio­dis­tas de­ci­die­ron es­cri­bir un li­bro so­bre él.

En 2010 es­te li­bro fue pu­bli­ca­do, re­la­tan­do anéc­do­tas y da­tos cu­rio­sos del su­mo Pon­tí­fi­ce ar­gen­tino es­co­gi­do en 2013. Den­tro de las nu­me­ro­sas cu­rio­si­da­des se en­con­tró que a los 21 años al pa­pa Francisco le prac­ti­ca­ron una ci­ru­gía de pul­món, “en la que le ex­tir­pa­ron tres quis­tes y par­te del pul­món de­re­cho a cau­sa de una in­fec­ción”, se­gún el li­bro. Hoy, en su pri­me­ra vi­si­ta a Co­lom­bia apro­ve­cha­mos pa­ra ex­pli­car­les qué es y có­mo se rea­li­za es­te pro­ce­di­mien­to, tam­bién lla­ma­do neu­mo­nec­to­mía.

Se tra­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te de “ex­tir­par te­ji­do pulmonar in­fec­ta­do”, ex­pli­ca la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Me­di­ci­na de Es­ta­dos Uni­dos. En oca­sio­nes se rea­li­za la eli­mi­na­ción de un pul­món com­ple­to, mien­tras que en otras se erra­di­ca la sec­ción afec­ta­da por par­tes, pues “apa­re­ce con­ta­mi­na­ción en los ór­ga­nos a tra­vés de quis­tes”. La cau­sa pa­ra su prác­ti­ca va des­de in­fec­cio­nes mí­ni­mas has­ta un cáncer de pul­món.

Es­to lo ase­gu­ra el doc­tor El­mer Huer­ta, en una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da pa­ra la or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro AARP, que bus­ca ayu­dar a las pe­ros­nas ma­yo­res de 50 años su ca­li­dad de vi­da. Se­gún Huer­ta “se lle­nan de pus y es muy fá­cil que se in­fec­ten con hon­gos, lo que fre­cuen­te­men­te afec­ta al pul­món”.

El Pa­pa de un so­lo pul­món

El Pa­pa Francisco cuen­ta so­lo con un pul­món com­ple­to pues a sus 21 años se le tu­vo que ex­tir­par una par­te del de­re­cho a cau­sa de una in­fec­ción. Es­ta in­for­ma­ción fue cons­ta­ta­da Fran­ces­ca Am­bro­get­ti y Ser­gio Ru­bin, pe­rio­dis­tas cer­ca­nos al su­mo Pon­tí­fi­ce, quie­nes es­cri­bie­ron el li­bro ‘El Je­sui­ta’, pu­bli­ca­do en 2010 cuan­do es­te era aún car­de­nal. Se lan­zó un nue­vo ti­ra­je de la pu­bli­ca­ción en 2013 al ser nom­bra­do Pa­pa, con la re­vi­sión to­tal de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, su nom­bre de pi­la.

Lle­var a ca­bo el pro­ce­di­mien­to tie­ne sus con­tra­in­di­ca­cio­nes. La ins­ti­tu­ción ame­ri­ca­na de sa­lud men­cio­na “la in­su­fi­cien­cia del pul­món pa­ra ex­pan­dir­se, ne­ce­si­dad de una son­da des­pués de la ci­ru­gía, acu­mu­la­ción re­pe­ti­ti­va de lí­qui­do en la ca­vi­dad to­rá­ci­ca o al­te­ra­cio­nes del rit­mo car­día­co” co­mo al­gu­nas de las po­si­bles con­se­cuen­cias.

Pa­ra ha­cer una neu­mo­nec­to­mía es in­dis­pen­sa­ble “un exa­men fí­si­co y com­ple­to, es­to con el fin de te­ner cla­ro que el afec­ta­do es ca­paz de to­le­rar la ci­ru­gía”. Por otro la­do, hay que re­vi­sar aten­ta­men­te “que no pre­sen­te dia­be­tes, pre­sión ar­te­rial al­ta, pro­ble­mas car­día­cos o pul­mo­na­res”.

Por su par­te, Huer­ta re­co­mien­da que días pre­vios a en­trar al qui­ró­fano de­be “de­jar de be­ber al­cohol, fu­mar y con­su­mir fár­ma­cos que al­te­ren la coa­gu­la­ción de san­gre”. En­tre­tan­to, el día del pro­ce­di­mien­to re­cuer­de no con­su­mir ali­men­tos des­pués de la me­dia­no­che, y to­mar po­ca agua.

Con res­pec­to a la ci­ru­gía, el De­par­ta­men­to de Sa­lud es­ta­dou­ni­den­se ex­pli­ca que “se ha­ce una in­ci­sión en­tre dos cos­ti­llas pa­ra des­cu­brir el pul­món, y lue­go una in­ci­sión al pul­món que lo des­in­fla­rá, dán­do­le vi­si­bi­li­dad al ci­ru­jano de cuán afec­ta­da es­tá la zo­na. Aquí quien ope­ra de­fi­ni­rá qué tan­to se eli­mi­na­rá, fi­na­li­zan­do con la apli­ca­ción de son­das pleu­ra­les (tu­bos que fa­ci­li­ta­rán la res­pi­ra­ción del pa­cien­te por los si­guien­tes cin­co a sie­te días) y su­tu­ra­ción de la he­ri­da. La ope­ra­ción pue­de to­mar de 2 a 6 ho­ras”.

El ex­per­to di­ce que el re­cién ope­ra­do du­ra “de cin­co a sie­te días más en el hos­pi­tal pa­ra ob­ser­va­ción y evo­lu­ción”. Cla­ro es­tá que su desen­la­ce clí­ni­co va de acuer­do al pro­ble­ma ini­cial (in­fec­ción o eli­mi­na­ción de tu­mor). Pe­ro pue­de con­ti­nuar con su vi­da nor­mal, res­pi­ran­do pro­fun­do, so­lo con un pul­món, “siem­pre que ten­ga pre­cau­ción de lle­var una vi­da sa­lu­da­ble y se­gui­mien­to de su sa­lud año tras año, va­cu­nán­do­se con­tra el neu­mo­co­co ca­da 5 años”, di­ce el ci­ru­jano Huer­ta.

Un ci­ru­jano de tó­rax es quien pue­de prac­ti­car la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, se pue­de ha­cer tam­bién a tra­vés de vi­deos­co­pio. Así se ten­dría me­nos do­lor y una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción.

So­bre la sa­lud del Pa­pa Francisco, Fran­ces­ca Am­bro­get­ti, la ita­lia­na que coes­cri­bió el li­bro, afir­mó en una en­tre­vis­ta que en 1957, un año des­pués de en­con­trar su vo­ca­ción, “sí es­tu­vo en­tre la vi­da y la muer­te, pe­ro nun­ca lo ve­mos fa­ti­ga­do, res­fria­do o en­fer­mo”.

Así, sin me­dio pul­món, el Pa­pa ha lle­va­do el men­sa­je de Dios por 60 años, el mis­mo que trae al país hoy, en su pri­me­ra vi­si­ta a Co­lom­bia.

Es una ci­ru­gía co­no­ci­da co­mo neu­mo­nec­to­mía en la que se cor­ta una par­te de un pul­món o un pul­món com­ple­to.

Un exa­men fí­si­co es ne­ce­sa­rio pa­ra iden­ti­fi­car la con­di­ción del pa­cien­te y de es­ta ma­ne­ra re­co­no­cer si es po­si­ble rea­li­zar­le la ci­ru­gía.

Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, co­no­ci­do co­mo Pa­pa Francisco, lle­ga hoy a Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.