Re­la­je a su pa­re­ja sin fra­ca­sar en el in­ten­to

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fotos Shut­ters­tock

Des­pués de un día de tra­ba­jo es nor­mal que el cuer­po nos pi­da des­can­so. Por lo tan­to, un ma­sa­je nun­ca so­bra­rá y me­nos si vie­ne de la per­so­na que quie­re. Así que si us­ted desea con­sen­tir a su pa­re­ja, en es­ta edi­ción le re­ve­la­mos, se­gún ex­per­tos en el te­ma, cuá­les son los pun­tos cla­ves pa­ra re­la­jar­lo y có­mo hay que rea­li­zar­lo. Lo que pue­da su­ce­der des­pués co­rre­rá por su cuen­ta. La cos­mia­tra Dia­na Ca­ba­lle­ro ma­ni- fies­ta que los ma­sa­jes le brin­dan grandes be­ne­fi­cios a nues­tro or­ga­nis­mo cuan­do hay ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea, es­trés o con re­gu­la­ri­dad ma­ne­ja­mos una ma­la pos­tu­ra.

Afir­ma que son ex­ce­len­tes pa­ra ali­viar los dolores mus­cu­la­res, ya que es­ti­mu­lan el flu­jo de la san­gre y oxi­ge­nan el cuer­po. Ade­más, ayu­dan a eli­mi­nar to­xi­nas, ali­vian la pre­sión en la es­pal­da, cue­llo y ar­ti­cu­la­cio­nes.

“Sus efec­tos no son so­lo fí­si­cos, la men­te tam­bién res­pon­de a es­te to­que hu­mano de una ma­ne­ra in­me­dia­ta y po­si­ti­va. Re­la­ja­mos la men­te, el cuer­po y nues­tra ener­gía au­men­ta (...) Las ma­nos, que son la he­rra­mien­ta prin­ci­pal, de­ben es­tar lim­pias y con una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da an­tes de ha­cer con­tac­to con la piel. Las uñas de­ben es­tar cor­tas”, ma­ni­fies­ta Ca­ba­lle­ro.

Men­cio­na que no se de­ben rea­li­zar ma­sa­jes brus­cos y con mu­cha fuer­za. Una con­trac­tu­ra mus­cu­lar re­quie­re de tiem­po pa­ra re­la­jar­se y una pre­sión des­me­di­da pue­de ge­ne­rar ma­yor do­lor e in­fla­ma­ción. No va­ya a ser que el re­me­dio sea peor que la en­fer­me­dad.

La fi­sio­te­ra­peu­ta Mart­ha Arizmendi ex­pli­ca que “cuan­do se efec­túa

un ma­sa­je es­ti­mu­la­mos a los mi­llo­nes de ór­ga­nos dis­per­sos por to­da la su­per­fi­cie de la piel que se en­car­gan de re­ci­bir y trans­mi­tir al sis­te­ma ner­vio­so, cual­quier es­tí­mu­lo que vie­ne del ex­te­rior”.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES. Las pro­fe­sio­na­les ma­ni­fies­tan que lo me­jor es rea­li­zar los ma­sa­jes en una ha­bi­ta­ción am­plia, con am­bien­te cli­ma­ti­za­do y tran­qui­lo. La mú­si­ca sua­ve, luz te­nue, y al­gún aro­ma en es­pe­cial in­vi­ta­rá a la re­la­ja­ción. Reali­ce los ma­sa­jes en una ca­mi­lla con sá­ba­nas lim­pias.

Apli­que ca­lor pre­vio pa­ra au­men­tar la cir­cu­la­ción de la san­gre en los múscu­los. Es­to in­ten­si­fi­ca la fun­ción del ma­sa­je.

Em­plee acei­tes esen­cia­les pa­ra con­se­guir la re­la­ja­ción. Es­tos tie­nen efec­tos te­ra­péu­ti­cos, pues se ob­tie­nen me­dian­te el pro­ce­so de des­ti­la­ción al va­por de plan­tas fres­cas. Ca­ba­lle­ro ase­gu­ra que el más usa­do es el de la­van­da, por­que es un se­dan­te efec­ti­vo que ayu­da a ba­lan­cear es­ta­dos emo­cio­na­les y ejer­ce un efec­to cal­man­te. ZO­NAS IDEA­LES. Ca­ba­lle­ro y Arizmendi dan a co­no­cer que los pun­tos cla­ves pa­ra ob­te­ner la re­la­ja­ción son el cue­llo, es­pal­da y cin­tu­ra.

Ase­gu­ran que el es­trés y los ner­vios re­per­cu­ten en el cue­llo y la es­pal­da, por en­de, es in­dis­pen­sa­ble en­fo­car­se en di­chas áreas. Así que no ol­vi­de ha­cer pun­tos de pre­sión a los la­dos del cue­llo. Tam­po­co des­cui­de la es­pal­da. Allí de­be­rá ma­sa­jear es­pe­cí­fi­ca­men­te a los la­dos de la co­lum­na ver­te­bral pa­ra ob­te­ner re­la­ja­ción.

La cin­tu­ra su­fre afec­ta­cio­nes a cau­sa de la ma­la pos­tu­ra, mo­vi­mien­tos brus­cos o car­ga de pe­so inade­cua­do, así que no du­de en lle­gar a es­te pun­to. Por otra par­te, tam­bién es­tán la ca­be­za y los pies. En la ca­be­za con­sis­te en pre­sio­nar las sie­nes. Es­ta es la par­te pla­na que que­da al la­do de los ojos. Ejer­za pre­sión di­rec­ta ha­cia aden­tro al mis­mo tiem­po.

Pa­ra los pies, el pun­to de pre­sión de­be rea­li­zar­se de­ba­jo de la bo­la del pie. Lue­go, ha­ga pre­sión a lo lar­go del arco del pie. Con es­to ten­ga la ple­na se­gu­ri­dad de que la ten­sión sal­drá del cuer­po, y los pies se sen­ti­rán re­no­va­dos.

Los ma­sa­jes re­la­jan­tes ali­vian dolores, es­ti­mu­lan el flu­jo de la san­gre y oxi­ge­nan el cuer­po

Ex­per­tos en fi­sio­te­ra­pia afir­man que los ma­sa­jes re­du­cen ten­sio­nes y au­men­tan el ren­di­mien­to fi­sio­ló­gi­co.

Los acei­tes de co­co, ave­lla­na y aloe ve­ra, son pro­duc­tos que no pue­den fal­tar pa­ra re­la­jar a su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.