Amor y com­pro­mi­so por la la­bor, in con­sig­na de Zoi­lo As­pri­lla

Miercoles - - Testimonio - Tex­to Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla Fotos Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Con 50 años de vi­da, Zoi­lo As­pri­lla se con­ci­be co­mo un hom­bre de múl­ti­ples fa­ce­tas. Pe­se a que siem­pre so­ñó con ser un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal, el des­tino se en­car­gó de tra­zar­le un ca­mino dis­tin­to: con­ver­tir­se en un po­li­cía, co­no­ci­do por ser “el sal­va­dor de vi­das” de jó­ve­nes co­lom­bia­nos en en­tor­nos vul­ne­ra­bles e in­mer­sos en pro­ble­má­ti­cas de de­sigual­dad so­cial y eco­nó­mi­ca.

Na­ció en el mu­ni­ci­pio de Rio­su­cio, ubi­ca­do en la zo­na de Ura­bá, en el de­par­ta­men­to de Cho­có. Es­tan­do allí, tu­vo sus pri­me­ros acer­ca­mien­tos con el fút­bol, pues per­te­ne­ció a la se­lec­ción del de­par­ta­men­to en la ca­te­go­ría sub-15.

“Co­mo ar­que­ro, fui con­vo­ca­do pa­ra ha­cer par­te del ese en­ton­ces Sporting Club de Ba­rran­qui­lla. Des­pués ju­gué una tem­po­ra­da en el Ma­gan­gué y otra en el Real Car­ta­ge­na”, ex­pli­có.

En­tu­sias­ma­do, via­jó a lo­grar un pues­to den­tro del Cú­cu­ta De­por­ti­vo. No obs­tan­te, una fal­ta dis­ci­pli­na­ria en un par­ti­do de Cú­cu­ta con­tra San­ta Fe, en Bo­go­tá, lo de­jó por fue­ra de las can­chas con cua­tro años de sus­pen­sión y $12 mi­llo­nes de mul­ta, lo que sig­ni­fi­có pa­ra él, el fin de su ca­rre­ra.

Des­pués de es­te di­fí­cil mo­men­to y tra­ba­jar un año en el sec­tor pri­va­do, Zoi­lo, quien ha­ce 32 años vi­ve en Ba­rran­qui­lla, se de­jó cau­ti­var de las his­to­rias de su gran ami­go, el po­li­cía Mi­guel Vás­quez.

“Lue­go de cum­plir con los re­qui­si­tos, vi en es­ta la­bor la opor­tu­ni­dad

per­fec­ta pa­ra vin­cu­lar mi pa­sión, por lo que in­gre­sé en 1991 a la Es­cue­la de Po­li­cía An­to­nio Na­ri­ño, don­de tam­bién me desem­pe­ñé co­mo ins­truc­tor de de­por­tes”, ex­pre­só.

Aun­que sen­tía que ha­bía lo­gra­do va­rias me­tas en su vi­da, As­pri­lla su­po que de­bía ir más allá de sus fun­cio­nes co­mo po­li­cía, y apos­tar­le a mi­sio­nes so­cia­les pa­ra lo­grar impactos be­né­fi­cos en la sociedad. Sin ar­mas y con mu­cho po­si­ti­vis­mo, su ex­pe­rien­cia co­men­zó en el ba­rrio La Chi­ni­ta, una zo­na don­de pre­do­mi­na­ba la pro­ble­má­ti­ca so­cial en­tre dos pan­di­llas, ‘Los Ma­lem­be’ y ‘La Pa­tru­lla 15”.

“Con la ayu­da de au­xi­lia­res ba­chi­lle­res, em­pe­za­mos a ha­cer unas ca­pa­ci­ta­cio­nes de pre­ven­ción a los ni­ños y ado­les­cen­tes del ba­rrio. Les con­se­gui­mos unas li­bre­tas y lá­pi­ces y lle­ga­mos a te­ner más de 100 ins­cri­tos. Des­pués, in­vo­lu­cra­mos a sus pa­dres, me­dian­te un tra­ba­jo psi­co­so­cial, lo que nos per­mi­tió te­ner una ma­yor cer­ca­nía a las pro­ble­má­ti­cas del ba­rrio”, ex­pli­có.

Con el tiem­po, el pro­gra­ma, que lle­va­ba por nom­bre ‘En mi ba­rrio vi­vien­do co­mo ami­gos’, se fue for­ta­le­cien­do. Con es­fuer­zos de la co­mu­ni­dad, com­pra­ron una ca­sa pa­ra se­guir con las cla­ses y to­ca­ron las puer­tas de la em­pre­sa pri­va­da pa­ra con­se­guir uni­for­mes y kits es­co­la­res.

“Hoy en día, me sa­tis­fa­ce sa­ber que los ni­ños que pa­sa­ron por es­te pro­gra­ma son grandes per­so­nas”, ma­ni­fes­tó.

Se­gún Zoi­lo, en oca­sio­nes las grandes en­se­ñan­zas lle­gan a la vi­da me­dian­te si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Prue­ba de ello fue la si­tua­ción que vi­vió, y que fue des­cri­ta por él co­mo “dul­ce y amar­ga”. En aquel tiem­po, el pro­gra­ma lle­gó al ba­rrio San­tua­rio, don­de co­men­zó un pro­ce­so de de­sar­me con la pan­di­lla ‘Los Ca­re­pe­rro’, un gru­po de jó­ve­nes que so­ña­ban con cons­truir una can­cha de fút­bol en una lo­ma de la zo­na, una me­ta por la que tra­ba­ja­ba As­pri­lla.

“Un 13 de agos­to yo iba ma­ne­jan­do mi ca­rro por Juan Mi­na. Allí, me di cuen­ta

Me sa­tis­fa­ce sa­ber que los ni­ños que pa­sa­ron por el pro­gra­ma son grandes per­so­nas

que es­ta­ban atra­can­do un apar­ta­men­to y vi en la es­qui­na a un hom­bre con un te­le­vi­sor en sus ma­nos y otro, fren­te al apar­ta­men­to. En ese mo­men­to es­cu­ché que uno de ellos gri­tó “¡As­pri­lla!” y lo úl­ti­mo que re­cuer­do fue ha­ber es­cu­pi­do dos dien­tes y el plo­mo de la ba­la”, afir­mó es­te pa­dre de cua­tro hi­jos.

Mi­la­gro­sa­men­te, so­bre­vi­vió. Pe­se a que fue­ron dos de los jó­ve­nes de ‘Los Ca­re­pe­rro’ los que le dis­pa­ra­ron, Zoi­lo no aban­do­nó su la­bor. Tres me­ses des­pués, la pan­di­lla en­tre­gó vo­lun­ta­ria­men­te sus ar­mas.

“Con­ti­nué por­que uno tie­ne que ter­mi­nar lo que se em­pie­za. Con amor y de­di­ca­ción cons­trui­mos es­te pro­yec­to en el que mu­chas per­so­nas cre­ye­ron y con­ti­núan ha­cién­do­lo. Hoy, la ini­cia­ti­va se lla­ma ‘Jó­ve­nes a lo bien’, la Po­li­cía le dio una fi­gu­ra ju­rí­di­ca y ya es­tá dis­tri­bui­do por to­do el país. Con ello me doy cuen­ta que to­do lo que uno da, lo re­co­ge”, agre­gó Zoi­lo, quien es­tá pen­sio­na­do, lue­go de 26 años de ca­rre­ra en la ins­ti­tu­ción.

“Siem­pre ca­mi­na por el ca­mino más ilu­mi­na­do de la vi­da”, tra­du­ce la ca­mi­sa de As­pri­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.