Con­se­jos pa­ra que no pa­se pe­na en la me­sa

Miercoles - - Relaciones - Tex­to Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas Fotos Shut­ters­tock

No co­ma muy rá­pi­do o muy des­pa­cio. Lo ha­ría ver glo­tón, o que­da­ría co­mien­do so­lo

n la me­sa tam­bién po­de­mos de­tec­tar la educación y cul­tu­ra de ca­da quien.

No hay que ha­cer un cur­so de eti­que­ta y pro­to­co­lo pa­ra sa­ber­lo, pe­ro sí leer un po­co so­bre los mo­da­les que se tie­nen en cuen­ta a la ho­ra de co­mer.

En 1853 Ma­nuel An­to­nio Ca­rre­ño pu­bli­có un li­bro so­bre las bue­nas ma­ne­ras y com­por­ta­mien­tos ade­cua­dos que se de­ben te­ner en di­fe­ren­tes es­pa­cios y mo­men­tos de la vi­da co­ti­dia­na. En­tre esas se en­cuen­tran las bue­nas ma­ne­ras de la me­sa, es­pe­cí­fi­ca­men­te ‘Del mo­do de con­du­cir­nos en sociedad’, nom­bre del ca­pí­tu­lo V. En el ter­cer ar­tícu­lo de ese ca­pí­tu­lo se ha­ce re­fe­ren­cia a los mo­da­les en la me­sa.

Des­de la ubi­ca­ción de los cu­bier­tos, có­mo se de­be in­ge­rir el pan y lo que “no” se de­be ha­cer du­ran­te el ser­vi­cio, hoy les ex­pli­ca­re­mos al­gu­nos. Es­to con el fin de que no los to­men por sor­pre­sa la can­ti­dad de uten­si­lios que vea al sen­tar­se y dis­fru­tar de una bue­na pre­pa­ra­ción.

De las re­co­men­da­cio­nes de Ca­rre­ño a des­ta­car es­tá la de “no apo­yar nun­ca en la me­sa to­do el an­te­bra­zo, y en nin­gún ca­so po­ner so­bre ella los co­dos”. La pu­bli­ca­ción ha­ce én­fa­sis en el uso de la ser­vi­lle­ta de te­la. Es­ta se “des­do­bla y se ex­tien­de so­bre las ro­di­llas, te­nien­do pre­sen­te que ella no tie­ne ni pue­de te­ner otra fun­ción que lim­piar­se los labios”.

Con res­pec­to a la uti­li­za­ción de los cu­bier­tos mien­tras se es­tán in­gi­rien­do los ali­men­tos, “la cu­cha­ra y el cu­chi­llo se ma­ne­jan in­va­ria­ble­men­te con la mano de­re­cha, en­tre­tan­to el te­ne­dor tan só­lo po­drá ma­ne­jar­se con la de­re­cha, so­bre to­do cuan­do se to­men co­mi­das que no ne­ce­si­ten ser di­vi­di­das con el cu­chi­llo”.

Un pun­to a te­ner en cuen­ta es el tiem­po. El vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Hak­ka­san Group (re­co­no­ci­do co­lec­ti­vo de res­tau­ran­tes al­re­de­dor del mun­do) Gert Ko­pe­ra di­jo en una en­tre­vis­ta: “sa­bo­ree la co­mi­da y la con­ver­sa­ción”.

Es­to se pue­de su­mar a lo es­cri­to por Ma­nuel An­to­nio Ca­rre­ño. “Nun­ca co­ma ace­le­ra­da­men­te ni de­ma­sia­do des­pa­cio, pues lo pri­me­ro lo ha­rá pa­re­cer glo­tón y lo se­gun­do lo ex­pon­dría a que­dar co­mien­do so­lo”.

Oler las co­mi­das, so­plar­las de­bi­do a su al­ta tem­pe­ra­tu­ra o ba­tir una be­bi­da son con­si­de­ra­dos co­mo ac­tos “gro­se­ros e im­pro­pios”.

Re­cuer­de no to­mar del pla­to bo­ca­dos muy grandes y lle­var a la bo­ca so­lo la zo­na del cu­bier­to que es ne­ce­sa­ria. Asi­mis­mo no be­ba na­da mien­tras aún es­té mas­ti­can­do co­mi­da.

Si de las po­si­cio­nes de los cu­bier­tos se tra­ta con la grá­fi­ca po­drá te­ner me­jor idea de có­mo ma­ne­jar­los mien­tras co­me. Tó­me­se el tiem­po.

Con es­tos con­se­jos po­drá sa­lir a una ce­na ro­mán­ti­ca en Amor y Amis­tad. Eso sí, no es so­lo pa­ra una sa­li­da im­por­tan­te, re­cuer­de apli­car es­tos tips ca­da vez que se pre­sen­te la opor­tu­ni­dad y no pa­sar un pe­na inol­vi­da­ble.

Se­gún el ‘Ma­nual de ur­ba­ni­dad de Ca­rre­ño’, evi­te ro­zar los bra­zos de quien ten­ga al la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.