Ele­gir bien a la pa­re­ja to­do un ar­te…

Miercoles - - Mi Terapia De Pareja - Por Frauky Ji­mé­nez Ma­zo Twit­ter: @Frauky E-mail: psi­co­te­ra­pia­de­pa­re­ja@hot­mail.com Ce­lu­lar: 311 209 8845 Vi­sí­ta­nos en www.mi­te­ra­pia­de­pa­re­ja.com

Ca­da vez es más evi­den­te las se­pa­ra­cio­nes de pa­re­ja, po­si­ble­men­te por­que las per­so­nas ya no to­le­ran si­tua­cio­nes de mal­tra­to con su ac­tual cón­yu­ge, otros “aguan­tan” un po­co por los hi­jos o cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, otros es­tán en una con­vi­ven­cia tó­xi­ca pe­ro tie­nen mie­do de ale­jar­se por las reac­cio­nes agre­si­vas de su pa­re­ja.

Es im­por­tan­te sa­ber ele­gir la pa­re­ja pa­ra pre­ve­nir en un fu­tu­ro la se­pa­ra­ción.

Las pa­re­jas no siem­pre son com­pa­ti­bles, el enamo­ra­mien­to es un es­ta­do de ex­plo­sión quí­mi­ca en nues­tro cuer­po y men­te al prin­ci­pio se ve to­do lo po­si­ti­vo en el otro, aún cuan­do lo ne­ga­ti­vo en al­gu­nos ca­sos es gra­ve, con­ti­núan ahí co­mo hip­no­ti­za­dos y ven a esa per­so­na ideal pa­ra for­mar fa­mi­lia, pe­ro en el fon­do sa­ben que no les con­vie­ne.

Otros de­ci­den ir­se a vi­vir con al­guien por­que que­da­ron en em­ba­ra­zo y mu­chos de esas re­la­cio­nes em­pie­zan cuan­do en ese mo­men­to ha­bían de­ci­di­do ter­mi­nar el no­viaz­go y de re­pen­te los une el

em­ba­ra­zo, pe­ro sin so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de fon­do.

Pen­sar que con los hi­jos los pro­ble­mas se van a so­lu­cio­nar es co­mo aña­dir sal al pos­tre pa­ra que se­pa me­jor, los hi­jos traen mu­cha fe­li­ci­dad y traen otro sa­bor a la re­la­ción, pe­ro tam­bién nue­vos pro­ble­mas en la con­vi­ven­cia, no se en­ga­ñe si el pro­ble­ma por ejem­plo son los ce­los ése es el pro­ble­ma y un be­bé no lo so­lu­cio­na, el ce­lo­so es des­con­fia­do de to­do a su al­re­de­dor y su hi­jo no trae la fór­mu­la má­gi­ca pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, por más amor que su pa­re­ja le ten­ga a sus hi­jos, los ce­los son con­tra us­ted.

Si su pa­re­ja en el no­viaz­go pre­sen­ta com­por­ta­mien­tos co­mo ce­los, agre­si­vi­dad, ba­jo de­seo se­xual, es in­fiel y tie­ne pro­ble­mas con el al­cohol, por ejem­plo, pien­se por un mo­men­to ¿có­mo se­ria su vi­da con una per­so­na así?. Ca­si siem­pre se evi­den­cia que las per­so­nas in­cre­men­tan es­tas con­duc­tas en la con­vi­ven­cia.

Por eso al ele­gir pa­re­ja res­pe­te las fa­ses del no­viaz­go, la pri­me­ra, enamo­ra­mien­to, que ri­co sen­tir esas ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go, sa­lir dis­fru­tar de la com­pa­ñía de esa per­so­na y de to­do lo be­llo de las ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras de ese mo­men­to, la se­gun­da fa­se es el co­no­ci­mien­to, eva­lué con ca­be­za fría los pro y los con­tra de esa per­so­na a ni­vel per­so­nal, fa­mi­liar, y en es­pe­cial si es la pa­re­ja que a us­ted le gus­ta­ría te­ner, re­cuer­de us­ted se enamo­ra de la per­so­na que es, y no del que le gus­ta­ría que fue­ra, por ejem­plo si es agre­si­vo y us­ted le sien­te mie­do, pe­ro le gus­ta por­que tie­nen buen se­xo, de se­gu­ro en la con­vi­ven­cia cuan­do el se­xo pa­se a un se­gun­do lu­gar, va a pri­mar la agre­si­vi­dad.

Eli­ja bien a su pa­re­ja, pa­ra te­ner una con­vi­ven­cia lle­na de res­pe­to y ale­gría, no in­cre­men­te más las es­ta­dís­ti­cas de se­pa­ra­cio­nes, ana­li­cen bien an­tes de ca­sar­se o ir­se a vi­vir con al­guien. Una se­pa­ra­ción due­le mu­chí­si­mo no pa­se por es­to, pre­ven­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.