¿Qué es el se­xo tán­tri­co?

Miercoles - - Intimidad & Amor - Por Jo­sé Ma­nuel González Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

La se­ma­na pa­sa­da ce­le­bra­mos el Día In­ter­na­cio­nal de la Sa­lud Se­xual, por eso qui­se es­cri­bir­les so­bre el se­xo tán­tri­co, ese apor­te im­por­tan­te que Orien­te le ha­ce a Oc­ci­den­te pa­ra vi­vir una se­xua­li­dad más in­te­gral y gra­ti­fi­can­te.

El se­xo tán­tri­co no tie­ne na­da que ver con la re­li­gión, co­mo la gen­te po­co in­for­ma­da cree, es so­lo una for­ma más sa­lu­da­ble y pla­cen­te­ra de vi­vir la se­xua­li­dad que tie­ne en cuen­ta as­pec­tos fí­si­cos, men­ta­les y es­pi­ri­tua­les.

El se­xo tán­tri­co pro­vie­ne de la In­dia, de la for­ma co­mo se mi­ra­ba la se­xua­li­dad ha­ce va­rios mi­les de años, cuan­do los hu­ma­nos co­men­za­mos a dar­nos cuen­ta del po­der que la ener­gía se­xual tie­ne pa­ra co­nec­tar­nos con no­so­tros mis­mos y con nues­tra pa­re­ja.

Apren­der a te­ner una re­la­ción se­xual tán­tri­ca es co­mo en­tre­nar­se en el uso de la bi­ci­cle­ta.

La per­sis­ten­cia en la ex­pe­rien­cia vi­ven­cial es la que per­mi­te ad­qui­rir las ha­bi­li­da­des bá­si­cas pa­ra vi­vir el se­xo tán­tri­co.

Un ta­ller pa­ra apren­der se­xo tán­tri­co tra­ba­ja con va­rios ele­men­tos, en­tre otros:

Cen­trar la men­te en el aquí y el aho­ra. Con ejer­ci­cios es­pe­cia­les se me­jo­ra la con­cen­tra­ción en la ac­ti­vi­dad se­xual y eso per­mi­te au­men­tar la sen­si­bi­li­dad y el mu­tuo pla­cer, al­go que crea un víncu­lo es­pe­cial en la pa­re­ja. La res­pi­ra­ción, fuen­te de ener­gía, que de­be sin­cro­ni­zar­se. Mien­tras uno ins­pi­ra, el otro miem­bro de la pa­re­ja ex­pi­ra. Lue­go, cuan­do el pri­me­ro ex­pi­ra el otro ins­pi­ra. Apren­der es­ta for­ma de res­pi­rar no es fá­cil al prin­ci­pio. Pe­ro co­mo to­do lo que se prac­ti­ca, des­pués se con­vier­te en un há­bi­to.

La mi­ra­da di­rec­ta­men­te a los ojos pa­ra co­nec­tar­se con el yo in­te­rior de la pa­re­ja. Bus­can­do una fu­sión des­de el yo in­te­rior que per­mi­ta con­se­guir una fuer­te co­ne­xión emo­cio­nal. Mo­vi­mien­tos y caricias en for­ma ar­mó­ni­ca y flui­da. Co­mo en una dan­za amo­ro­sa, las ma­nos re­co­rre­rán to­do el cuer­po de la pa­re­ja. Las cua­tro ma­nos se con­ver­ti­rán con la prác­ti­ca en ins­tru­men­tos su­ti­les de co­mu­ni­ca­ción sen­so­rial. Apren­der a ex­pre­sar lo que se pien­sa, se sien­te y se desea es fun­da­men­tal pa­ra for­ta­le­cer el víncu­lo más allá del con­tac­to fí­si­co. Pa­ra las per­so­nas tí­mi­das e in­se­gu­ras es­to es di­fí­cil al prin­ci­pio, pe­ro ba­jo una ade­cua­da guía es fá­cil lle­gar a con­se­guir­lo. Re­te­ner y apla­zar la ur­gen­cia pa­ra eya­cu­lar es im­por­tan­te en el va­rón. Va­rias téc­ni­cas, co­mo el for­ta­le­ci­mien­to de la mus­cu­la­tu­ra pu­bo­coc­ci­gea (la que ro­dea la zo­na de la pel­vis), el prac­ti­car y re­co­no­cer cuál es su pun­to de no re­torno o el con­trol de la res­pi­ra­ción, son muy úti­les en es­te ca­so.

Acep­tar y que­rer nues­tro cuer­po y el de la pa­re­ja. No im­por­ta que esos cuer­pos no cum­plan con los es­tán­da­res cul­tu­ra­les de la be­lle­za fí­si­ca. To­dos los di­fe­ren­tes ti­pos de cuer­pos son po­ten­cial­men­te ca­pa­ces de in­te­grar­se emo­cio­nal­men­te y ge­ne­rar así mu­cho pla­cer se­xual.

Si deseas te­ner más in­for­ma­ción al res­pec­to pí­de­me­la por me­dio de Twit­ter: @drjo­se­gon­za­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.