Mi­riam To­rres,

la jo­ven su­cre­ña a la que el modelaje le cam­bió la vi­da

Miercoles - - Portada - Por: Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les Ves­ti­dos de ba­ño: Su­mér­ge­te Swim­wear (@su­mer­ge­te_s­wim­wear) Agra­de­ci­mien­tos: Bles­sed Agen­cia y Cor­po­ra­ción Club Cam­pes­tre de Mon­te­ría.

Des­cu­bra cuá­les son los ali­men­tos que de­be con­su­mir pre­vio a un en­cuen­tro ín­ti­mo

Lo que se de­be apren­der de la ge­ne­ra­ción ‘mi­llen­nial’

Bo­le­ros, la fres­ca ten­den­cia del mo­men­to

De piel mo­re­na, ojos ex­pre­si­vos co­lor miel y un afro que im­pac­ta a sim­ple vis­ta, Mi­riam To­rres Ju­lio es una mu­jer que pa­ra­li­za el trá­fi­co de Mon­te­ría, ciu­dad don­de re­si­de. Ya sea por sus 1,76 cen­tí­me­tros de es­ta­tu­ra o ras­gos exó­ti­cos, los tran­seún­tes no pue­den evi­tar mi­rar­la ca­da vez que es­ta su­cre­ña pa­sea con de­ter­mi­na­ción por las ca­lles de la ca­pi­tal cor­do­be­sa.

Sin em­bar­go, Mi­riam con­fie­sa que no siem­pre tu­vo la se­gu­ri­dad que tan­to la ca­rac­te­ri­za en la ac­tua­li­dad. Cuen­ta que, años atrás, era vis­ta por sus ve­ci­nos en To­lú, mu­ni­ci­pio don­de na­ció, co­mo una jo­ven tí­mi­da, re­ser­va­da y “con po­ca iden­ti­dad”.

“Ven­go de una fa­mi­lia hu­mil­de, pe­ro muy es­pe­cial, con­for­ma­da por mis pa­pás y dos her­ma­nos. Cuan­do era muy ni­ña re­cuer­do que to­das las mu­je­res se veían igual, to­das con el pe­lo ali­sa­do. Yo era una de ellas, del co­mún e, in­clu­so, así me sen­tía, por lo que sa­bía que te­nía que ha­cer un cam­bio en mi vi­da”, ex­pli­có.

Se­gún Mi­riam, di­ver­sas pro­ble­má­ti­cas so­cia­les de su mu­ni­ci­pio, co­mo el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te y la po­bre­za, fue­ron las prin­ci­pa­les ra­zo­nes que la mo­ti­va­ron a em­pe­zar a tra­ba­jar por “for­jar un fu­tu­ro le­jos de es­ta tie­rra su­cre­ña”.

“To­lú ha si­do el lu­gar que me lo ha da­do to­do. Me dio a mi fa­mi­lia, mi ho­gar y mis ami­gos, por lo que siem­pre voy a sen­tir­me muy or­gu­llo­sa de mis raí­ces. Pe­ro, de­ci­dí to­mar un nue­vo rum­bo y ele­gí a Mon­te­ría co­mo des­tino por­que fue allí don­de se me abrie­ron las puer­tas pa­ra es­tu­diar Quí­mi­ca, un sue­ño que te­nía tra­za­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po”, com­par­tió.

Em­pa­có sus ma­le­tas y, a los po­cos días, se vin­cu­ló a la Uni­ver­si­dad de Córdoba. Se­gún ella, pe­se a que el modelaje nun­ca es­tu­vo en sus pla­nes, con­fie­sa que des­de que era pe­que­ña so­ña­ba en se­cre­to con al­gún día ves­tir la ro­pa de gran­des di­se­ña­do­res en pa­sa­re­las na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

“Siem­pre lo vi más co­mo un an­he­lo y no tan­to co­mo una me­ta, por­que el modelaje era una ac­ti­vi­dad que no era bien vis­ta por mi fa­mi­lia. No obs­tan­te, siem­pre re­ci­bía co­men­ta­rios de mis ve­ci­nos en el ba­rrio El Edén, de Mon­te­ría, quie­nes me alen­ta­ban pa­ra que em­pe­za­ra a tra­ba­jar en es­ta la­bor”, ex­pli­có.

Has­ta que un día no lo pen­só más. El di­rec­tor de una agen­cia de modelaje de la ciu­dad la con­ven­ció y des­de ese en­ton­ces afir­ma que “no ha pa­ra­do”.

“Al prin­ci­pio fue di­fí­cil por­que de­ci­dí ocul­tar­les es­te nue­vo rol a mis pa­pás, al te­ner mie­do del ‘qué di­rán’. Sin em­bar­go, con el pa­so de los me­ses, me fui dan­do cuen­ta que me sen­tía muy có­mo­da vi­vien­do es­ta ex­pe­rien­cia. Le apos­té a un look más na­tu­ral y me de­jé mi pe­lo ri­za­do. Esa es una de las me­jo­res de­ci­sio­nes que he to­ma­do, por­que des­de ese mo­men­to me he sen­ti­do yo mis­ma, una mu­jer con iden­ti­dad y que sa­be lo que quie­re”, con­tó.

Hoy en día, Mi­riam cur­sa oc­ta­vo se­mes­tre de Quí­mi­ca y ha des­fi­la­do pa­ra di­se­ña­do­res lo­ca­les co­mo Kelly Pas­sos, Al­ba Gue­rra y en even­tos co­mo el Mon­te­ría Fas­hion Week y la Con­ven­ción La­ti­na de Mo­de­lo.

Ase­gu­ra que aun­que to­da­vía se en­cuen­tra en una eta­pa de apren­di­za­je, ha si­do el modelaje el que “le ha cam­bia­do la vi­da”. Es por ello que no du­dó en de­cir­le ‘sí’ a la pro­pues­ta de ser por­ta­da de la re­vis­ta M!ér­co­les.

En es­ta edi­ción, el en­can­to na­tu­ral, el ca­ris­ma y la sen­sua­li­dad de es­ta Chi­ca M! se fu­sio­nó con la na­tu­ra­le­za de los al­re­de­do­res del río Si­nú, sím­bo­lo de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, en una se­sión de fo­tos don­de la con­fian­za y la se­gu­ri­dad de la su­cre­ña fue­ron pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.