El ‘high­light’, la téc­ni­ca que le da luz al ros­tro

Miercoles - - Belleza - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fo­tos Shutterstock y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

ara es­ta tem­po­ra­da el high­light se ha con­fi­gu­ra­do co­mo uno de los pro­duc­tos con ma­yor de­man­da por par­te de no­so­tras las mu­je­res, ya que es ideal pa­ra dar­le lu­mi­no­si­dad al ros­tro. La em­pre­sa­ria Kim Kar­das­hian da prue­ba de ello, pues es una de las per­so­na­li­da­des pú­bli­cas que ha­ce uso de es­te cos­mé­ti­co en su ru­ti­na de ma­qui­lla­je de no­che y de día, al me­nos así lo de­ja ver en sus imá­ge­nes de Ins­ta­gram. Así las co­sas, de­ci­di­mos con­sul­tar a dos es­ti­lis­tas pro­fe­sio­na­les, quie­nes des­de su ex­pe­rien­cia ex­pli­can qué es, có­mo de­be ser em­plea­do y por qué no de­be fal­tar en la cos­me­ti­que­ra de to­da mu­jer.

La es­ti­lis­ta Ami­ra Ro­drí­guez de­fi­ne el high­light (ilu­mi­na­dor) co­mo el pro­duc­to que es un tono más cla­ro al co­lor de nues­tra piel y que brin­da un aca­ba­do bri­llan­te y sa­ti­na­do al ma­qui­lla­je. Su fun­ción prin­ci­pal, se­gún el es­ti­lis­ta pro­fe­sio­nal Walter Molano, es acen­tuar los pun­tos de luz en el ros­tro y re­sal­tar, de ma­ne­ra su­til, cier­tos ras­gos faciales.

Ro­drí­guez se­ña­la que es una téc­ni­ca que pue­de ser em­plea­da tan­to en el dia­rio co­mo en un even­to de no­che. En con­tra­po­si­ción, Molano in­di­ca que es ideal so­lo pa­ra even­tos noc­tur­nos, que de­man­den mu­cho gla­mour.

“Si la mu­jer bus­ca que el ros­tro ten­ga un po­co de re­lie­ve, lo ideal es que lo use dia­ria­men­te. Si lo que desea es ha­cer

co­rrec­cio­nes más se­ve­ras, en­ton­ces lo me­jor es que lo de­je pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les. Al fi­nal ella se­rá li­bre en ele­gir”, ex­pre­sa Ro­drí­guez.

Por su par­te, Molano di­ce que es­ta téc­ni­ca es el to­que fi­nal del ma­qui­lla­je y re­co­mien­da que sea apli­ca­do en per­so­nas jó­ve­nes.

Tam­bién, en­fa­ti­za en que es­ta prác­ti­ca no fa­vo­re­ce en su to­ta­li­dad en la Cos­ta Ca­ri­be, pues la hu­me­dad y el ca­lor pro­vo­can la su­do­ra­ción; de mo­do que, ba­jo es­te efec­to, el ros­tro em­pie­za a tor­nar­se gra­so­so y con mu­cho bri­llo.

TO­NA­LI­DA­DES. Ro­drí­guez afir­ma que hay va­rie­dad de co­lo­res y pa­ra ca­da piel exis­te el in­di­ca­do.

Pa­ra ele­gir el co­rrec­to, se­ña­la que hay que es­ta­ble­cer cuál es el fo­to­ti­po de piel que tie­ne ca­da mu­jer.

Pa­ra la os­cu­ra o mo­re­na no hay na­da me­jor que usar ilu­mi­na­do­res en oro o bron­ce, es­tos son per­fec­tos pa­ra des­ta­car la be­lle­za de la piel. En la tez me­dia os­cu­ra es fun­da­men­tal uti­li­zar to­nos bei­ge, ro­sas y me­lo­co­tón. Pa­ra la piel me­dia se su­gie­re op­tar por ilu­mi­na­dor cham­pag­ne do­ra­do o ro­sa do­ra­do, ya que son idea­les pa­ra dar un as­pec­to con to­ques de sol. Pa­ra las pie­les blan­cas los me­jo­res son los de co­lor cham­pag­ne y per­la­dos.

MO­DO DE USO. Se­gún los ex­per­tos, el ilu­mi­na­dor pue­de ser apli­ca­do en va­rias áreas de la ca­ra. Pa­ra sa­ber cuá­les son, es vi­tal te­ner en cuen­ta cuál es el ti­po de ros­tro (los más co­no­ci­dos son: co­ra­zón, re­don­do, alar­ga­do, cuadrado, dia­man­te, trián­gu­lo y trián­gu­lo in­ver­ti­do), ya que con ba­se a es­to us­ted po­drá de­ci­dir qué par­tes re­sal­ta­rá. No obs­tan­te, es usual de­ba­jo de las ce­jas, en el men­tón, en la par­te su­pe­rior de los pó­mu­los, en la pun­ta de la na­riz, en la bo­ca (centro del la­bio su­pe­rior) y el cue­llo.

“Tra­to de no apli­car­lo en las oje­ras y co­mi­su­ras de la na­riz, pues­to que son zo­nas con ma­yor mar­ca­ción del ros­tro. Aun­que la per­so­na ten­ga muy ter­sa la piel, la luz tien­de a mar­car las zo­nas ilu­mi­na­das y, a su vez, acen­túa aún más las lí­neas de ex­pre­sión. Ade­más, exis­te una gran pro­ba­bi­li­dad de que en es­tas zo­nas tien­da a cuar­tear­se; y en vez de fa­vo­re­cer lo que ter­mi­na­rá ha­cien­do es des­me­jo­rar el ma­qui­lla­je”, in­di­ca Molano.

En cuan­to a las pre­sen­ta­cio­nes del pro­duc­to, los hay en ba­rra, cre­ma, lí­qui­do y pol­vo. Sin em­bar­go, Molano acon­se­ja usar los que son en pol­vo, con el fin de di­fu­mi­nar me­jor los con­tras­tes en­tre un tono y otro. Si op­ta por el que es en pol­vo, la bro­cha ade­cua­da pa­ra apli­car­lo se­rá la de for­ma de aba­ni­co. En ca­so de que se de­ci­da por uno lí­qui­do, la bro­cha ‘len­gua de ga­to’ se­rá la per­fec­ta. Si eli­ge por la pre­sen­ta­ción en ba­rra, us­ted po­drá apli­car­lo y di­fu­mi­nar­lo en la zo­na con la ayuda de los de­dos. Reite­ra que hay que cui­dar la in­ten­si­dad del ilu­mi­na­dor en las zo­nas. Pa­ra las ca­ras alar­ga­das, el pro­duc­to pue­de apli­car­se pa­ra dar­le am­pli­tud. Pe­ro, en el ca­so de las ca­ras re­don­das, es­tas de­ben cui­dar su uso. Molano pun­tua­li­za en que el High­light es el com­ple­men­to ideal pa­ra di­fe­ren­ciar las par­tes os­cu­ras en un con­tour (con­torno), con el fin de que el ros­tro no se tor­ne so­bre­car­ga­do y acon­se­ja que es me­jor de­jar­lo de usar con fre­cuen­cia, por­que “a ve­ces me­nos es más”.

La fun­ción prin­ci­pal del ‘high­light’ o ilu­mi­na­dor es acen­tuar los pun­tos de luz en el ros­tro

Kim Kar­das­hian, due­ña de una mar­ca de cos­mé­ti­cos en Es­ta­dos Uni­dos, com­ple­men­ta la téc­ni­ca del ‘con­tour’ con el ilu­mi­na­dor.

Se­gún los es­ti­lis­tas pro­fe­sio­na­les, es­tos son los pun­tos más co­mu­nes que de­ben ser ilu­mi­na­dos en la ca­ra. EL HERALDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.