El re­to de ser mo­de­lo por un día

Miercoles - - Testimonio - Tex­to Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla Fo­tos Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

"Po­se, pa­so de­re­cho, pa­so iz­quier­do, po­se, gi­ro, pa­so iz­quier­do, pa­so de­re­cho, po­se”. Co­mo si se tra­ta­se de una lec­ción que apren­de­mos en el co­le­gio, así es­tu­ve re­pi­tien­do es­ta frase en mi ca­be­za du­ran­te una se­ma­na.

Una nue­va edición del Wed­ding Fest, pla­ta­for­ma que reunió en un so­lo es­pa­cio a pio­ne­ros y ex­po­nen­tes en la or­ga­ni­za­ción de bo­das, fue la opor­tu­ni­dad que me lle­vó a arries­gar­me a pa­sar de pe­rio­dis­ta a mo­de­lo por un día. Sin em­bar­go, al prin­ci­pio, cuan­do acep­té gra­ta­men­te la in­vi­ta­ción que me hi­zo la di­se­ña­do­ra Ro­si­ris Mi­ran­da de ha­cer par­te de la pa­sa­re­la de su más re­cien­te co­lec­ción de no­vias, no di­men­sio­né la mag­ni­tud del re­to al cual me es­ta­ba en­fren­tan­do.

Y no es que me en­cuen­tre me­nos­pre­cian­do es­ta la­bor, por­que de he­cho he si­do tes­ti­go del éxi­to que han lo­gra­do ami­gas gra­cias al mo­de­la­je. Sin em­bar­go, de es­ta in­dus­tria, es co­mún es­cu­char en las ca­lles que se tra­ta de una pro­fe­sión ro­dea­da de cá­no­nes y es­te­reo­ti­pos de be­lle­za. En efec­to, es di­fí­cil pen­sar lo con­tra­rio cuan­do uno se li­mi­ta a ob­ser­var úni­ca­men­te la la­bor del mo­de­lo pro­fe­sio­nal cuan­do se ex­hi­be en la pa­sa­re­la vis­tien­do ro­pa de las úl­ti­mas co­lec­cio­nes de di­se­ña­do­res o mar­cas re­co­no­ci­das, lu­cien­do los me­jo­res pro­duc­tos de ma­qui­lla­je y es­té­ti­ca, y son­rien­do cons­tan­te­men­te pa­ra las cá­ma­ras en se­sio­nes de fo­to­gra­fía o show­rooms.

Unas cuan­tas ho­ras pa­sa­ron des­de que de­ci­dí po­ner­me en los za­pa­tos de una mo­de­lo en Ba­rran­qui­lla has­ta mi pri­mer fit­ting, tér­mino que in­di­ca el mo­men­to en el cual el di­se­ña­dor ci­ta al mo­de­lo con días u ho­ras de an­te­rio­ri­dad al des­fi­le, pa­ra que se prue­be las pren­das que lu­ci­rá pos­te­rior­men­te en pa­sa­re­la.

En Co­lom­bia, las mo­de­los de pa­sa­re­la de­ben me­dir más de 1,75 m y los hom­bres, más de 1,80 m. Evi­den­te­men­te, son me­di­das que po­co se ajus­tan a mis 1.60 m de al­tu­ra, por lo que una de las pri­me­ras preo­cu­pa­cio­nes que vi­nie­ron a mi ca­be­za fue si las pren­das que mo­de­la­ría se iban a ajus­tar a las ca­rac­te­rís­ti­cas de mi cuer­po. Afor­tu­na­da­men­te, la di­se­ña­do­ra te­nía pre­pa­ra­do pa­ra mí una se­rie de ves­ti­dos de no­via que les ha­bían que­da­do al res­to de mo­de­los cor­tos y que, pa­ra mi sor­pre­sa, me que­da­ban per­fec­tos.

Una se­ma­na an­tes del show, co­men­cé a prac­ti­car mi for­ma de ca­mi­nar an­tes del pri­mer en­sa­yo ge­ne­ral. De­bo con­fe­sar que al prin­ci­pio asu­mí es­ta ta­rea co­mo un re­to que po­dría su­pe­rar con fa­ci­li­dad. Sin em­bar­go, mi ac­ti­tud cam­bió por com­ple­to cuan­do ob­ser­vé al res­to de mo­de­los desen­vol­ver­se sin pro­ble­mas en el en­sa­yo y em­pe­cé a pen­sar que era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble apren­der la téc­ni­ca de mo­de­lar en tan so­lo dos días.

Pe­se a es­ta an­gus­tia, el día del des­fi­le de­ci­dí lle­nar­me de va­len­tía y de­jar mis te­mo­res a un la­do. La jor­na­da co­men­zó con mi turno de ma­qui­lla­je y pei­na­do a las 10 de la ma­ña­na. Al prin­ci­pio, me pa­re­ció un po­co exa­ge­ra­do em­pe­zar la pre­pa­ra­ción 11 ho­ras an­tes del show, pe­ro en el trans­cur­so del día fui en­ten­dien­do la im­por­tan­cia de pla­near to­do con tiem­po pa­ra evi­tar im­pre­vis­tos.

En las lar­gas ho­ras de es­pe­ra, dis­fru­té con­ver­sar con el res­to de mo­de­los so­bre su es­ti­lo de vi­da. En­tre so­por­tar can­ti­da­des exu­be­ran­tes de la­ca, ja­lo­nes cons­tan­tes y ex­po­ner el pe­lo a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de plan­chas y on­du­la­do­ras que siem­pre ter­mi­nan por des­truir el bri­llo, sua­vi­dad y tex­tu­ra del ca­be­llo, has­ta tra­ba­jar en la au­to­es­ti­ma fren­te a los cons­tan­tes “no” que se re­ci­ben en el me­dio, fui com­pren­dien­do co­mo los mo­de­los de­ben man­te­ner la fren­te en al­to, si desean con­ti­nuar per­se­ve­ran­do por sus me­tas.

“Al ser mo­de­lo, tie­nes que de­jar a un la­do tus gus­tos pa­ra asu­mir el rol que desea un di­se­ña­dor o una mar­ca. Hay que de­jar de co­mer por­cio­nes grandes, gra­sas, dul­ces y ha­ri­nas re­fi­na­das y en­tre­nar cons­tan­te­men­te por­que es un sec­tor muy com­pe­ti­ti­vo. In­clu­so, ha pa­sa­do que fren­te a tra­ba­jos en ves­ti­dos de ba­ño, uno de­ja de to­mar agua 48 ho­ras an­tes pa­ra te­ner un ab­do­men más plano”, ex­pli­có la mo­de­lo car­ta­ge­ne­ra Yan­ni Me­jía.

El mo­men­to más ten­sio­nan­te del día es cuan­do fal­ta so­lo una ho­ra pa­ra ini­ciar el des­fi­le. El ca­me­rino es­ta­ba lleno de ves­ti­dos col­ga­dos y de mo­dis­tas co­rrien­do de­trás de las mo­de­los con agu­jas e hi­los en mano, con el fin de ul­ti­mar de­ta­lles.

Pen­sé que era la úni­ca que se­ría víc­ti­ma de los ner­vios, pe­ro al vol­tear a ver al res­to de mo­de­los, vi que no era así. Les pre­gun­té por qué sen­tían esa sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre —sien­do

es­ta una ac­ti­vi­dad muy fre­cuen­te en su tra­ba­jo— y la res­pues­ta fue una so­la: “si no hay an­gus­tia, no hay emo­ción y sin emo­ción no hay pa­sión”.

Y no es pa­ra me­nos. Al pi­sar una pa­sa­re­la, la men­te se po­ne en blan­co, el co­ra­zón se agi­ta y los flas­hes de los asis­ten­tes se en­car­gan de nu­blar tu vis­ta. Al lle­gar mi turno de sa­lir, tra­té de re­cor­dar la fa­mo­sa frase que ha­bía apren­di­do ha­ce una se­ma­na (po­se, pa­so de­re­cho, pa­so iz­quier­do…) pe­ro fue im­po­si­ble. So­lo me li­mi­té a ca­mi­nar, son­reír y sen­tir la ma­gia de la pa­sa­re­la. Eso sí, du­ran­te 40 se­gun­dos en­ten­dí que los sa­cri­fi­cios y las ho­ras de es­pe­ra va­len la pe­na.

Al fi­na­li­zar la jor­na­da, em­pie­zas a en­ten­der que na­da que­da al azar en el mun­do del mo­de­la­je. To­dos los días, los jó­ve­nes mo­de­los de la ciu­dad se le­van­tan vien­do en la dis­ci­pli­na, la pa­cien­cia y el em­pe­ño el motor de sus vi­das que los im­pul­sa­rá, co­mo ase­gu­ran ellos, a “con­quis­tar ca­pi­ta­les de la mo­da co­mo Nue­va York, Mi­lán y Pa­rís”.

“Hay que pro­yec­tar ca­da pro­pó­si­to cuan­do sa­les a des­fi­lar y so­lo de­bes con­cen­trar­te en ha­cer lo que ver­da­de­ra­men­te te apa­sio­na, por en­ci­ma de las crí­ti­cas y de los se­ña­la­mien­tos de las de­más per­so­nas que no en­tien­den la esen­cia de es­ta la­bor”, re­co­men­dó la mo­de­lo por­te­ña de 17 años, Lui­sa Re­yes.

Hay que pro­yec­tar ca­da pro­pó­si­to que ten­gas en la vi­da cuan­do sa­les a des­fi­lar. So­lo de­bes con­cen­trar­te en ha­cer lo que te apa­sio­na

Se­gu­ri­dad y ca­ris­ma es lo que de­be re­fle­jar una mo­de­lo en pa­sa­re­la.

Las to­na­li­da­des tie­rra y pas­te­les fue­ron las ele­gi­das por la ‘ma­ke-up ar­tist’ Pao­la Bonilla.

Mi­nu­tos an­tes de la pa­sa­re­la, la di­se­ña­do­ra Ro­si­ris Mi­ran­da eva­luó de­ta­lla­da­men­te ca­da ‘look’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.