La tragedia Mi­riam Ne­gre­te

de­trás de la voz de

Miercoles - - Testimonio - Tex­to Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla

Un mes des­pués de que Pa­tri­cia Tehe­rán mu­rie­ra trá­gi­ca­men­te, en enero de 1995, Mi­riam Ne­gre­te lle­gó a Car­ta­ge­na pa­ra in­te­grar la agru­pa­ción Las Gue­rre­ras del Va­lle­na­to. Pro­ce­den­te del co­rre­gi­mien­to El Cam­pano de los In­dios, en San­ta Cruz de Lo­ri­ca, la jo­ven­ci­ta agra­cia­da y son­rien­te de esos días te­nía el firme pro­pó­si­to de ha­cer su pro­pia ca­rre­ra mu­si­cal y se­guir con el le­ga­do que ha­bía de­ja­do la lí­der de las des­apa­re­ci­das Mu­sas del Va­lle­na­to.

Las Gue­rre­ras del Va­lle­na­to fue un pro­yec­to que creó y pro­du­jo Luz Ro­me­ro, ma­dre de Pa­tri­cia. Esa pri­me­ra ex­pe­rien­cia en el mundo de la mú­si­ca, de ma­ne­ra for­mal, no pu­do ser peor pa­ra Mi­riam. Li­diar con los cons­tan­tes aco­sos se­xua­les de los hom­bres en los po­cos con­cier­tos y pa­rran­das que al­can­zó ame­ni­zar, su­ma­da a po­lí­ti­cas en el ma­ne­jo de su ima­gen que ella no com­par­tía, y la ri­va­li­dad en­tre las in­te­gran­tes por ocu­par el pues­to de Pa­tri­cia Tehe­rán frus­tró el arran­que de su sue­ño mu­si­cal.

“Te­nía­mos que uti­li­zar shorts muy cor­tos, en­ton­ces yo le de­cía a la ma­má de Pa­tri­cia que no­so­tras co­mer­cia­li­zá­ba­mos mú­si­ca, no nues­tros cuer­pos. Pa­ra equi­li­brar las car­gas nos po­nían ca­mi­sas man­ga lar­ga, sin em­bar­go, va­rias veces nos ma­no­sea­ban en los con­cier­tos. Una vez has­ta me rom­pie­ron el short que traía pues­to”, re­cuer­da Mi­riam, re­co­no­ci­da ac­tual­men­te en la mú­si­ca va­lle­na­ta fe­me­ni­na co­mo “la voz que enamo­ra”.

A es­to se le su­ma el con­tac­to que ella em­pe­zó a te­ner con el bebé que ha­bía de­ja­do Pa­tri­cia, Yu­ris Ale­xan­der, que en ese en­ton­ces, se­gún sus pa­la­bras, te­nía ape­nas cua­tro me­ses. Di­ce que al vi­si­tar la ca­sa de “la se­ño­ra Luz” to­dos los días, em­pe­zó a sen­tir una fuer­te co­ne­xión emo­cio­nal con el ni­ño y por eso se apro­pió de su cui­da­do. “Era la que lo cam­bia­ba, lo lle­va­ba a los con­tro­les mé­di­cos y una vez que es­tu­vo hos­pi­ta­li­za­do lo acom­pa­ñé a Me­de­llín (…) La se­ño­ra Luz tam­bién su­fría mu­cho y se es­con­día en el ci­ga­rri­llo. Des­pués de la muer­te de Pa­tri­cia sur­gie­ron muchas co­sas ne­ga­ti­vas pa­ra esa fa­mi­lia”.

El pe­ri­plo den­tro de Las Gue­rre­ras del Va­lle­na­to lle­gó a su fin y Mi­riam de­ci­dió re­gre­sar a Lo­ri­ca, pa­ra des­de allí re­lan­zar su aven­tu­ra mu­si­cal.

LA TRAGEDIA TO­CÓ SU PUER­TA. Ya en Lo­ri­ca, y con un con­tra­to fir­ma­do con So­no­lux Mi­riam sin­tió que la suer­te le em­pe­za­ba a son­reír. Sin em­bar­go, las co­sas no se die­ron y la pro­me­sa so­lo que­dó en pa­pel. Nun­ca se dio.

Fotos Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Mi­riam Ne­gre­te po­só pa­ra M!ér­co­les en los jar­di­nes de EL HE­RAL­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.