¿Có­mo co­rre­gir el mal ca­mi­nar de los ni­ños?

Miercoles - - Salud y Bienestar - Tex­to Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas

Al­te­ra­ción ro­ta­cio­nal de la mar­cha, o in­tra­ver­sión ti­bial, son al­gu­nos de los nombres del co­no­ci­do “ca­mi­nar tor­ci­do” de los ni­ños. Es­te ha­ce én­fa­sis en el em­pleo de los pies y pier­nas en un án­gu­lo equi­vo­ca­do, ha­cia aden­tro del cuer­po. De acuer­do con el or­to­pe­dis­ta ge­ne­ral Gustavo Sa­la­zar, es­te ca­mi­nar ocu­rre de­bi­do a ma­los há­bi­tos de pos­tu­ra, sin em­bar­go, ca­be re­sal­tar que des­de que son fe­tos, los me­no­res adop­tan po­si­cio­nes in­có­mo­das pa­ra sus hue­sos.

“Los ni­ños cuan­do es­tán en la ba­rri­ga na­cen con la ti­bia ha­cia aden­tro, por­que es­tán aco­mo­da­dos así den­tro del úte­ro de la ma­dre. Pe­ro eso so­li­to se de­be co­rre­gir, no hay que ha­cer­le na­da”, ex­pli­ca el mé­di­co ba­rran­qui­lle­ro.

Una vez los ni­ños han sa­li­do del vien­tre ma­terno se de­be te­ner pre­cau­ción al mo­men­to en que co­mien­zan a ca­mi­nar. Por su­pues­to, pri­me­ro vie­ne el ga­teo, pe­ro es­te pue­de dar pie pa­ra un mal ini­cio de su pri­me­ra mar­cha.

Es por eso que las eda­des en que el mal ca­mi­nar se da va des­de los 11 me­ses en ade­lan­te. “Cuan­do los ni­ños co­mien­zan a ga­tear y paran el ga­teo pa­ra sen­tar­se en po­si­ción de te­le­vi­sión es cuan­do hay que co­men­zar a co­rre­gir”, se­gún el or­to­pe­dis­ta.

Sa­la­zar ex­pli­ca que son los ma­los há­bi­tos de sos­te­ner­se, sen­ta­dos o acos­ta­dos, lo que ge­ne­ra que tuer­zan los pies ha­cia ellos mis­mos. Es­tos há­bi­tos se iden­ti­fi­can con pos­tu­ras co­mo la ‘sen­ta­da de te­le­vi­sión’, ‘bus­can­do al

her­ma­ni­to’ o bien, acos­ta­do bo­ca aba­jo, con los pies ha­cia aden­tro.

“Sen­tar­se con las ro­di­llas ha­cia ade­lan­te, los pies ha­cia atrás y las nal­gas so­bre las pan­to­rri­llas o ta­lo­nes es una pos­tu­ra que hay que evi­tar, pues van tor­cien­do los hue­sos así”, de­fi­ne Gustavo con res­pec­to al tér­mino que él de­no­mi­na co­mo la “sen­ta­da de te­le­vi­sión”.

Tam­bién es­tá la po­si­ción “bus­can­do al her­ma­ni­to”, don­de el ni­ño es­tá acu­rru­ca­do, con sus nal­gas ha­cia arri­ba co­mo si se tra­ta­se de una búsqueda en el sue­lo.

En­tre­tan­to, dor­mir bo­ca aba­jo es otra de las ma­ne­ras co­mo los hue­sos pue­den ir mo­vien­do su di­rec­ción y oca­sio­nar el mal ca­mi­na­do. De acuer­do con el es­pe­cia­lis­ta, “así se es­tá gi­ran­do la ti­bia y el fé­mur ha­cia aden­tro”.

Mar­cha con­ver­gen­te o “de­dos de pa­lo­ma” son otros de los nombres mé­di­cos que se les ha da­do a es­ta con­di­ción. Así lo ex­pli­ca el por­tal fa­mily­doc­tor. org, ava­la­do por la American aca­demy of fa­mily phy­si­cians (Aca­de­mia ame­ri­ca­na de mé­di­cos de fa­mi­lia).

En es­ta pá­gi­na web ex­pli­can, al igual que el es­pe­cia­lis­ta en or­to­pe­dia in­fan­til, que la ti­bia y el fé­mur son los prin­ci­pa­les hue­sos que se ven afec­ta­dos por mal po­si­cio­na­mien­to del pe­que­ño, y lo que oca­sio­na es­te ca­mi­na­do. Ra­zón por la que am­bas fi­gu­ras mé­di­cas ra­ti­fi­can que “ni los apa­ra­tos or­to­pé­di­cos ni el cal­za­do es­pe­cial re­sul­tan úti­les”.

“Una plan­ti­lla no ha­bla, un za­pa­to no ha­bla por eso no los van a co­rre­gir”, afir­ma el ex­per­to. El or­to­pe­dis­ta di­ce que son las per­so­nas que les brin­dan acom­pa­ña­mien­to a los ni­ños los que de­ben ve­lar por­que es­tos co­rri­jan có­mo se sien­tan, có­mo se acues­tan y, por en­de, có­mo ca­mi­nan.

De­cir­les que duer­man de la­do, pre­fe­ri­ble­men­te con una al­moha­da en­tre las pier­nas, e in­di­car­les que la me­jor po­si­ción pa­ra ellos es la de “ma­ri­po­sa” o la de “in­dio” es la me­jor ma­ne­ra de ir ge­ne­ran­do con­cien­cia en ellos.

Por su par­te, ade­más de en­se­ñar­les a los pe­que­ños cuá­les son las pos­tu­ras fa­vo­ra­bles pa­ra ellos, exis­ten ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y de re­crea­ción que pue­den apor­tar a una me­jor for­ma­ción de sus hue­sos. Pa­ti­na­je y ba­llet es lo que re­co­mien­da, pues son ac­ti­vi­da­des en que se rea­li­zan mo­vi­mien­tos ro­ta­cio­na­les ex­ter­nos.

Fotos Shutterstock

Me­jo­rar los há­bi­tos de pos­tu­ra es lo que acon­se­jan los ex­per­tos pa­ra es­ta con­di­ción.

Dor­mir de la­do o bo­ca arri­ba es la re­co­men­da­ción de los ex­per­tos.

‘Ma­ri­po­sa’ o ‘in­dio’ es la po­si­ción ideal pa­ra que un ni­ño se sien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.