A pro­pó­si­to de la in­fi­de­li­dad

Miercoles - - Intimidad & Amor -

Hoy les es­cri­bo des­de el Pe­rú, ¡un país con una co­mi­da de­li­cio­sa!

Lin­da, Viry y yo he­mos ve­ni­do a par­ti­ci­par en el V Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Te­ra­pia Se­xual y de Pa­re­ja, or­ga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad Ri­car­do Pal­ma y la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Te­ra­pia Se­xual y de Pa­re­ja – ALATSEXPA.

Es­tos tres días de con­gre­so, en tres di­fe­ren­tes sa­lo­nes al mis­mo tiem­po, es­tán per­mi­tien­do que unos 30 ex­per­tos pre­sen­ten sus úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes.

Uno de los te­mas re­le­van­tes ha si­do la in­fi­de­li­dad, tan­to co­mo fac­tor de ma­les­tar y de­te­rio­ro de la ar­mo­nía con­yu­gal, co­mo de fac­tor cau­sal del ba­jo de­seo se­xual en la per­so­na en­ga­ña­da con fre­cuen­cia.

Un pri­mer ele­men­to en co­mún es la vi­sión ca­si ge­ne­ral de los ex­per­tos en mi­rar la in­fi­de­li­dad co­mo un sín­to­ma que mues­tra al­gu­nos pro­ble­mas, más que ver­la co­mo “el pro­ble­ma”. Po­dría­mos de­cir, que la in­fi­de­li­dad es co­mo la fie­bre, que mues­tra la po­si­bi­li­dad de te­ner el pa­cien­te una in­fec­ción. Pe­ro la fie­bre no es la en­fer­me­dad, sino el sín­to­ma que nos se­ña­la que hay una in­fec­ción. Ge­ne­ral­men­te la in­fi­de­li­dad nos mues­tra que al­go es­tá fa­llan­do en la re­la­ción de pa­re­ja y en ca­da uno de los cón­yu­ges. Cuan­do sur­ge la in­fi­de­li­dad, ge­ne­ral­men­te las cos­tum­bres en la re­la­ción de pa­re­ja y los com­por­ta­mien­tos de los cón­yu­ges (“por ac­ción u omi­sión”) de­ben ser re­vi­sa­dos y mo­di­fi­ca­dos.

En otras pa­la­bras, ge­ne­ral­men­te am­bos miem­bros de la pa­re­ja ayu­dan a su ma­ne­ra (ha­cien­do o de­jan­do de ha­cer) pa­ra que sur­ja el es­pa­cio don­de se in­tro­du­ce una ter­ce­ra per­so­na.

Otro ele­men­to im­por­tan­te te­ni­do en cuen­ta se re­fie­re al fe­nó­meno de la adic­ción se­xual, ca­da vez más co­mún en nues­tra cul­tu­ra con fá­cil ac­ce­so a la por­no­gra­fía. Hoy es muy fá­cil con­tac­tar des­de un ce­lu­lar a tra­ba­ja­do­ras se­xua­les o si­tios de por­no­gra­fía. Es­to tam­bién se re­la­cio­na mu­chas ve­ces con la in­fi­de­li­dad re­cu­rren­te.

Con res­pec­to a las so­lu­cio­nes, hoy hay cla­ri­dad en va­rios pun­tos:

Am­bos miem­bros tie­nen par­te de cul­pa, por ac­ción u omi­sión. Am­bos miem­bros de la pa­re­ja ne­ce­si­tan cam­biar pa­ra que la in­fi­de­li­dad no se vuel­va a pre­sen­tar.

Lo im­por­tan­te no es la ter­ce­ra per­so­na sino las fa­len­cias ma­tri­mo­nia­les y per­so­na­les en ca­da con­yu­gue que fa­ci­li­tan, es­ti­mu­lan o pro­du­cen la po­si­bi­li­dad de que una ter­ce­ra per­so­na se in­tro­duz­ca en me­dio de la pa­re­ja.

Es cla­ve es­tu­diar y bus­car me­ca­nis­mos que per­mi­tan me­jo­rar as­pec­tos co­mo: la re­crea­ción y di­ver­sión de la pa­re­ja (sin otras per­so­nas), la co­mu­ni­ca­ción de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes, el res­pe­to ha­cia la otra per­so­na, las re­la­cio­nes con los fa­mi­lia­res de ca­da cón­yu­ge, el ma­ne­jo del di­ne­ro, el dis­fru­te se­xual y la cla­ri­dad de un pro­yec­to de vi­da con­jun­to. Así la pa­re­ja pue­de lle­gar a ser fe­liz.

Qui­sie­ra ter­mi­nar com­par­tien­do con­ti­go el pla­cer que me pro­du­jo la gran acep­ta­ción de mi bio­gra­fía, que fue pre­sen­ta­da an­te mis co­le­gas en es­te con­gre­so

Por Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez

Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.