74. Des­ti­nos.

Portafolio - - ÍNDICE BANDERA -

Ka­tie Die­de­richs ga­nó el con­cur­so de la OMT ‘Via­je­ro Res­pon­sa­ble’. Nues­tro país fue uno de los des­ti­nos que vi­si­tó pa­ra des­cu­brir qué es­ta­mos ha­cien­do so­bre tu­ris­mo sos­te­ni­ble.

“No pue­do creer que ha­ya es­ta­do tan so­lo dos días en Co­lom­bia, por­que en ese tiem­po he vis­to y he apren­di­do mu­cho. Des­de ha­cer sen­de­ris­mo y pa­ra­pen­te en el se­gun­do ca­ñón más pro­fun­do de Su­ra­mé­ri­ca, has­ta co­no­cer per­so­nas lo­ca­les que rea­li­zan un in­creí­ble tra­ba­jo pa­ra sus co­mu­ni­da­des, pa­san­do por bai­lar sal­sa (bueno, in­ten­to ha­cer­lo). Es­toy muy agra­de­ci­da por es­tas ex­pe­rien­cias en un país que tie­ne un lu­gar muy especial en mi co­ra­zón”.

Con ese pá­rra­fo, Ka­tie Die­de­richs, la blo­gue­ra es­ta­dou­ni­den­se ga­na­do­ra del con­cur­so ‘Via­je­ro Res­pon­sa­ble’ que es­ta­ble­ció la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo (OMT), des­cri­bió sus pri­me­ros días en Co­lom­bia, uno de los cin­co des­ti­nos –los otros fue­ron Ale­ma­nia, Mé­xi­co, Emi­ra­tos Ára­bes y Sui­za– que el or­ga­nis­mo de­fi­nió en su cam­pa­ña ‘Tra­vel.en­joy.res­pect’, y pro­mue­ve el tu­ris­mo sos­te­ni­ble pa­ra el desa­rro­llo.

Ella di­ce que Co­lom­bia tie­ne un lu­gar muy especial en su co­ra­zón ya que fue la na­ción a la que, junto con su es­po­so Ben, de­ci­dió via­jar lue­go de que am­bos re­nun­cia­ran a sus tra­ba­jos en 2004 pa­ra po­ner a an­dar su blog www.two­wan­de­ring­so­les.com: “Nos enamo­ra­mos con es­te país en ese en­ton­ces y yo me es­toy enamo­ran­do de nue­vo con ca­da mo­men­to que pa­so aquí”, es­cri­bió la via­je­ra.

Nue­vos atrac­ti­vos, el mis­mo país

Su tra­ve­sía, co­mo ga­na­do­ra de ‘Via­je­ro Res­pon­sa­ble’, co­men­zó en Bu­ca­ra­man­ga. El ca­bri­to, la car­ne orea­da y las fa­mo­sas obleas de Flo­ri­da­blan­ca le die­ron la bien­ve­ni­da. Lue­go pa­seó por Ba­ri­cha­ra, cu­yo cen­tro his­tó­ri­co fue de­cla­ra­do ‘Bien de In­te­rés Cul­tu­ral Na­cio­nal en 1978’ y que ha­ce par­te de la Red de Pue­blos Pa­tri­mo­nio del país.

Pa­ra lle­gar a Gua­ne, su si­guien­te des­tino, Ka­tie re­co­rrió los Ca­mi­nos de Len­ger­ke, un sen­de­ro cons­trui­do con pie­dra por los na­ti­vos gua­nes en 1867, que fue re­cu­pe­ra­do re­cien­te­men­te por el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, In­dus­tria y Tu­ris­mo con una in­ver­sión de 3.070 mi­llo­nes de pe­sos.

El pa­so por San­tan­der cul­mi­nó en San Gil, des­tino especial pa­ra el tu­ris­mo de aven­tu­ra, en el cual la es­ta­dou­ni­den­se tu­vo la opor­tu­ni­dad de vo­lar en pa­ra­pen­te so­bre el Par­que Na­cio­nal del Chi­ca­mo­cha.

El re­co­rri­do de Ka­tie la lle­vó a Bo­go­tá, en don­de ya ha­bía es­ta­do, pe­ro que le ofre­ció nue­vos pla­nes. Por las ca­lles de La Can­de­la­ria ro­dó en bi­ci­cle­ta mien­tras se de­lei­ta­ba con el ar­te ca­lle­je­ro. “Si tie­ne la opor­tu­ni­dad, de­fi­ni­ti­va­men­te re­co­mien­do un tour de ar­te ca­lle­je­ro en cual­quier lu­gar del mun­do”, con­sig­nó en su blog.

Des­pués de la ca­pi­tal, vi­si­tó las is­las de San An­drés y Pro­vi­den­cia, don­de no so­lo se de­jó des­lum­brar por sus inol­vi­da­bles pai­sa­jes, sino que se mez­cló con los na­ti­vos pa­ra co­no­cer sus tra­di­cio­nes y su po­si­ción fren­te al tu­ris­mo.

Ka­tie es­cri­bió en su blog: “A di­fe­ren­cia de mu­chos des­ti­nos in­su­la­res, Pro­vi­den­cia es especial por­que ha re­cha­za­do los gran­des ho­te­les de ca­de­na y, en su lu­gar, ha aco­gi­do los hos­pe­da­jes en ca­sas de fa­mi­lia. En lu­gar de tien­das de sou­ve­nirs, las po­bla­cio­nes de la is­la tie­nen un sen­ti­mien­to au­tén­ti­co y se ven mu­cho más lu­ga­re­ñas que tu­ris­tas”.

El úl­ti­mo des­tino de su via­je en Co­lom­bia fue Car­ta­ge­na. Allí, Ka­tie ex­pe­ri­men­tó la be­lle­za de la ciudad amu­ra­lla­da, ilu­mi­na­da en la no­che, y tam­bién pu­do de­gus­tar la co­ci­na de pri­mer ni­vel que ofre­cen los res­tau­ran­tes de la ca­pi­tal de Bo­lí­var.

El fu­tu­ro es bri­llan­te

El con­cur­so ‘Via­je­ro Res­pon­sa­ble’ de la OMT bus­ca des­ta­car los es­fuer­zos de tu­ris­mo sos­te­ni­ble que se ha­cen en el mun­do. Co­lom­bia tie­ne mu­cho pa­ra mos­trar en esa ma­te­ria, tal y co­mo Ka­tie lo des­cu­brió.

Pa­ra des­ci­frar­lo, la blo­gue­ra ha­bló con los ac­to­res que ha­cen es­to po­si­ble. “Co­no­cí a mu­chas per­so­nas apa­sio­na­das y de­di­ca­das al desa­rro­llo del tu­ris­mo de una ma­ne­ra que be­ne­fi­cie a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les so­bre las gran­des ca­de­nas, y que ce­le­bra la cul­tu­ra en lu­gar de ex­plo­tar­la. Tie­nen tan­to or­gu­llo por su país, así co­mo gran­des sue­ños pa­ra el fu­tu­ro. Fue un ho­nor te­ner una pe­que­ña vi­sión de su vi­sión”, pu­bli­có en su po­pu­lar si­tio web.

En ese mis­mo post, la es­ta­dou­ni­den­se con­den­só lo que pa­ra ella es­tá ha­cien­do el país: “Pa­ra Co­lom­bia el tu­ris­mo sos­te­ni­ble va más allá de la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te. Sig­ni­fi­ca in­cluir a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas en la to­ma de de­ci­sio­nes y per­mi­tir­les com­par­tir su cul­tu­ra con los vi­si­tan­tes de una ma­ne­ra res­pe­tuo­sa y em­po­de­ra­do­ra. Sin du­da, es­ta es una lí­nea fi­na pa­ra ca­mi­nar cuan­do se pro­mue­ve el tu­ris­mo. Creo que el fu­tu­ro del tu­ris­mo sos­te­ni­ble en Co­lom­bia es bri­llan­te”, con­clu­yó.

Co­lom­bia tie­ne mu­cho pa­ra mos­trar al mun­do en tu­ris­mo sos­te­ni­ble.

El re­co­rri­do por San­tan­der cul­mi­nó en el Par­que Na­cio­nal del Chi­ca­mo­cha, don­de tu­vo la opor­tu­ni­dad de vo­lar en pa­ra­pen­te.

El úl­ti­mo des­tino de su via­je en Co­lom­bia fue Car­ta­ge­na. Allí, ex­pe­ri­men­tó la be­lle­za de la ciudad amu­ra­lla­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.