EL PA­PEL

su­cum­be an­te el mun­do vir­tual.

Portafolio - - TEMA CENTRAL - Ma­ría Pie­ri­na González F. Di­rec­to­ra de Fis­ca­li­za­ción de la Dian

Co­lom­bia en­tró de lleno al sis­te­ma de fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, el cual de­be im­ple­men­tar­se, a más tar­dar, el pri­me­ro de enero del 2019, cuan­do los em­pre­sa­rios go­za­rán de nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios que aho­rran tiem­po, di­ne­ro, es­fuer­zo, y erro­res.

La fac­tu­ra elec­tró­ni­ca es una me­ga­ten­den­cia a ni­vel mun­dial y se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca co­mún pa­ra los em­pre­sa­rios en to­dos los con­ti­nen­tes, se­gún lo con­fir­ma el re­por­te pe­rió­di­co que ge­ne­ra la con­sul­to­ra sui­za Bi­llen­tis. Ello quie­re de­cir que, pa­ra Co­lom­bia, era inevi­ta­ble unir­se a la nue­va for­ma de re­gis­trar las transac­cio­nes eco­nó­mi­cas.

Se tra­ta de un do­cu­men­to di­gi­tal que re­pre­sen­ta un cam­bio ra­di­cal de pa­ra­dig­ma en las or­ga­ni­za­cio­nes y que im­pli­ca en­ten­der que, pa­ra el mun­do de hoy, son vá­li­dos los men­sa­jes de da­tos no so­lo des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial, sino pe­nal y, por su­pues­to, tri­bu­ta­rio.

A ni­vel tec­no­ló­gi­co, los em­pre­sa­rios es­tán cam­bian­do pro­ce­sos ba­sa­dos en pa­pel por elec­tró­ni­cos, en los que se fa­ci­li­ta la tra­za­bi­li­dad y el con­trol de las ope­ra­cio­nes. De igual ma­ne­ra, las trans­for­ma­cio­nes se es­tán pre­sen­tan­do en las for­mas de re­la­cio­na­mien­to con clien­tes y pro­vee­do­res.

Los lí­de­res que pre­ten­den sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho a la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca es­tán re­vi­san­do sus pro­ce­sos, y no so­lo los que tie­nen que ver con es­te ti­po de do­cu­men­to, tam­bién to­dos los que in­vo­lu­cran pa­pel. Es de­cir, aque­llos que pue­den ser op­ti­mi­za­dos con la adop­ción de for­mas elec­tró­ni­cas no so­la­men­te den­tro de su or­ga­ni­za­ción, sino en la de sus clien­tes. Por es­ta ra­zón se es­tán con­vir­tien­do ór­de­nes de pe­di­do, des­pa­cho, en­tre­ga y em­bar­que, lo mis­mo que otros pa­pe­les co­mer­cia­les. La re­vi­sión im­pli­ca es­ta­ble­cer el ni­vel desea­ble de au­to­ma­ti­za­ción de la in­ter­ac­ción de la fac­tu-

ra con sus pro­ce­sos de ne­go­cio, pa­ra la ex­pe­di­ción y la re­cep­ción de es­te y otros do­cu­men­tos.

Es ne­ce­sa­rio de­fi­nir cuál es la for­ma de fac­tu­rar elec­tró­ni­ca­men­te que más le con­vie­ne al ne­go­cio y va­lo­rar si es ha­cién­do­lo de ma­ne­ra di­rec­ta, con una so­lu­ción a la me­di­da, usan­do la de un pro­vee­dor de ERP (soft­wa­re que in­te­gra, en­tre otras, com­pras, ven­tas, con­ta­bi­li­dad, te­so­re­ría, in­ven­ta­rios, pla­nea­ción, nó­mi­na, etc.), o a tra­vés de los ser­vi­cios de un pro­vee­dor tec­no­ló­gi­co au­to­ri­za­do por la Dian. El ejer­ci­cio de es­ta­ble­cer la so­lu­ción más óp­ti­ma pa­sa por es­ta­ble­cer as­pec­tos tec­no­ló­gi­cos, de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, le­ga­les y eco­nó­mi­cos.

En­tre los be­ne­fi­cios que ten­drán los con­tri­bu­yen­tes al adop­tar la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca se tie­nen los si­guien­tes:

Aho­rros. Un es­tu­dio rea­li­za­do en el año 2015 por el Cen­tro In­te­ra­me­ri­cano de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Tri­bu­ta­rias (Ciat) es­ta­ble­ció que el cos­to pro­me­dio de una fac­tu­ra en pa­pel en Co­lom­bia, cu­yo ci­clo de vi­da pue­de ex­ten­der­se has­ta 10 años, de acuer­do con el Có­di­go de Co­mer­cio, es de al­re­de­dor de 0,88 dó­la­res, equi­va­len­tes a 2.508 pe­sos co­lom­bia­nos; con la ma­si­fi­ca­ción de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, su cos­to po­dría dis­mi­nuir a un pro­me­dio de 0,18 dó­la­res, co­rres­pon­dien­tes a 513 pe­sos, lo que re­pre­sen­ta un aho­rro cer­cano al 79 por cien­to.

Efi­cien­te ges­tión do­cu­men­tal. En la ac­tua­li­dad, in­cor­po­rar una fac­tu­ra en pa­pel que re­ci­be un com­pra­dor en su sis­te­ma de in­for­ma­ción em­pre­sa­rial re­quie­re de un pro­ce­so que de­man­da tiem­po y gas­tos, que no son me­no­res; cuan­do se re­ci­ben fac­tu­ras elec­tró­ni­cas, el pro­ce­so es sim­pli­fi­ca­do por­que no se ne­ce­si­ta di­gi­tar y re­pro­ce­sar los da­tos: es la mis­ma en­via­da elec­tró­ni­ca­men­te por el pro­vee­dor. Por otro la­do, al­ma­ce­nar es­tas fac­tu­ras no de­man­da es­pa­cio fí­si­co ni gas­tos en pro­ce­sos de ges­tión do­cu­men­tal: to­do se guar­da y fá­cil­men­te se re­cu­pe­ra en ser­vi­do­res o en al­ma­ce­na­mien­to en la ‘nu­be’.

Fá­cil in­ter­cam­bio de do­cu­men­tos. En­viar una fac­tu­ra elec­tró­ni­ca es tan fá­cil y económico co­mo re­mi­tir un email o un men­sa­je de texto. Lle­ga al des­ti­na­ta­rio en cues­tión de se­gun­dos, sin im­por­tar que el clien­te es­té ubi­ca­do al otro la­do del mun­do.

Los em­pre­sa­rios que pre­ten­den sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho a la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca es­tán re­vi­san­do sus pro­ce­sos, y no so­lo los re­la­cio­na­dos con es­te ti­po de fac­tu­ra sino to­dos los que in­vo­lu­cran do­cu­men­tos en pa­pel.

Fuen­te de fi­nan­cia­ción pa­ra mi­cro y pe­que­ños em­pre­sa­rios. Los emprendedores po­drán, a tra­vés del fac­to­ring de fac­tu­ras elec­tró­ni­cas, ob­te­ner ca­pi­tal de tra­ba­jo con el pro­pio apa­lan­ca­mien­to de su ne­go­cio a ta­sas más ba­jas, gra­cias a ins­tru­men­tos co­mo el Re­gis­tro de Fac­tu­ras Elec­tró­ni­cas (Re­fel) y a pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas de ne­go­cia­ción. Se es­pe­ra que es­te mer­ca­do se pro­fun­di­ce en el país.

Po­der po­ner a dis­po­si­ción de los em­pre­sa­rios es­tas op­cio­nes de me­jo­ra­mien­to de su ges­tión do­cu­men­tal re­la­cio­na­da con la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, ha de­man­da­do que la Dian es­ta­blez­ca unas con­di­cio­nes téc­ni­cas pa­ra la in­ter­ope­ra­bi­li­dad de la fac­tu­ra, lo que es un ele­men­to cla­ve pa­ra que la in­for­ma­ción de las fac­tu­ras elec­tró­ni­cas flu­ya en­tre los sis­te­mas in­for­má­ti­cos de los emi­so­res, re­cep­to­res y de­más par­tes in­tere­sa­das en la suer­te de es­tos im­por­tan­tes do­cu­men­tos.

Los prin­ci­pa­les ele­men­tos que per­mi­ten la in­ter­ope­ra­bi­li­dad son el for­ma­to XML, que es es­tán­dar pa­ra to­dos los em­pre­sa­rios y que se es­truc­tu­ra con las li­bre­rías UBL V2.0, lo que lo ha­ce no so­lo in­ter­ope­ra­ble a ni­vel na­cio­nal, sino con los paí­ses que han adop­ta­do es­te es­tán­dar a ni­vel mun­dial. Otro fac­tor es la fir­ma con cer­ti­fi­ca­do di­gi­tal, que ga­ran­ti­za atri­bu­tos muy va­lio­sos pa­ra los co­mer­cian­tes, co­mo au­ten­ti­ci­dad, in­te­gri­dad y no re­pu­dio de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca. Ca­da una de­be ser fir­ma­da di­gi­tal­men­te y con ello se pue­de, de ma­ne­ra fá­cil, co­no­cer quién fue el ge­ne­ra­dor, si el con­te­ni­do ha si­do al­te­ra­do y no po­drá ser ne­ga­da la au­to­ría por quien la ex­pi­dió.

Se­lec­cio­na­dos a fac­tu­rar elec­tró­ni­ca­men­te. La Ley 1819 de 2016 es­ta­ble­ció la obli­ga­to­rie­dad pa­ra un gru­po sig­ni­fi­ca­ti­vo de fac­tu­ra­do­res, re­pre­sen­ta­dos en los res­pon­sa­bles de de­cla­rar IVA y/o im­pues­to al con­su­mo, que en la ac­tua­li­dad re­pre­sen­tan al­re­de­dor de 436.000 con­tri­bu­yen­tes. Es­tos de­be­rán fac­tu­rar elec­tró­ni­ca­men­te a par­tir del pró­xi­mo pri­me­ro de enero del 2019.

Por otro la­do, la Dian ha se­lec­cio­na­do a dis­tin­tos gru­pos de con­tri­bu­yen­tes pa­ra fac­tu­rar elec­tró­ni­ca­men­te a tra­vés de las re­so­lu­cio­nes 0072 de 2017 y 0010 de 2018, en­tre los que se en­cuen­tran los gran­des con­tri­bu­yen­tes, que de­ben em­pe­zar a fac­tu­rar a más tar­dar el pri­me­ro de sep­tiem­bre del 2018.

Los prin­ci­pa­les re­sul­ta­dos, con cor­te al 11 de ma­yo del 2018, son los si­guien­tes:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.