El papa Fran­cis­co les ha­bló a más de 1.300.000 al­mas

El Par­que Si­món Bo­lí­var fue el es­ce­na­rio don­de se ce­le­bró la pri­me­ra eu­ca­ris­tía del su­mo pon­tí­fi­ce en Colombia

Publimetro Barranquilla - - EL PAPA EN COLOMBIA - ES­PE­RAN­ZA ARIAS

“Es­ta que­ri­da ciu­dad, Bogotá, y es­te her­mo­so país, Colombia, tie­nen mu­cho de es­tos es­ce­na­rios hu­ma­nos pre­sen­ta­dos por el Evan­ge­lio. Aquí se en­cuen­tran mul­ti­tu­des an­he­lan­tes de una pa­la­bra de vi­da, que ilu­mi­ne con su luz to­dos los es­fuer­zos y mues­tre el sen­ti­do y la be­lle­za de la exis­ten­cia hu­ma­na”

“Ha­ce fal­ta lla­mar­nos unos a otros, ha­cer­nos se­ñas, co­mo los pes­ca­do­res, vol­ver a con­si­de­rar­nos her­ma­nos, com­pa­ñe­ros de ca­mino, so­cios de es­ta em­pre­sa co­mún que es la pa­tria”.

Un men­sa­je de unión fue el que el papa Fran­cis­co en­tre­gó a más de un mi­llón de fe­li­gre­ses que se aglo­me­ra­ron en el par­que Si­món Bo­lí­var pa­ra es­cu­char su pa­la­bra.

La pre­sen­cia del su­mo pon­tí­fi­ce se sin­tió en ca­da rincón y ni la llu­via, ni el frío, ni el po­co es­pa­cio que ha­bía en­tre ca­da uno fue un obs­tácu­lo pa­ra vi­vir la ex­pe­rien­cia de re­ci­bir la ben­di­ción del má­xi­mo je­rar­ca de la igle­sia.

Cuan­do aún el sol no se ocul­ta­ba la gen­te ca­mi­na­ba ha­cia el co­ra­zón del par­que, bus­can­do es­tar más cer­ca de la ta­ri­ma en la que más de 200 obis­pos acom­pa­ña­rían a Fran­cis­co.

Ca­mi­na­ban adul­tos ma­yo­res, jó­ve­nes, ni­ños, per­so­nas de to­dos los es­tra­tos so­cia­les, de to­dos los rin­co­nes del país… To­dos ca­mi­na­ban jun­tos y por un mo­men­to, co­mo ra­ra vez su­ce­de en la co­ti­dia­ni­dad de nues­tro país, las di­fe­ren­cias no im­por­ta­ron.

Ellos lle­ga­ron has­ta ese lu­gar y so­por­ta­ron los ra­di­ca­les cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra con tal de ver y es­cu­char al papa, pa­ra pe­dir­le que in­ter­ce­die­ra por sus en­fer­mos, por los pre­sos, por los po­bres, por los más ne­ce­si­ta­dos.

Y en­ton­ces ca­yó la pri­me­ra llu­via. El cie­lo se nu­bló por com­ple­to y po­co a po­co la vi­si­bi­li­dad se fue dis­mi­nu­yen­do por la in­ten­si­dad con la que caían las go­tas. Pe­ro na­die se mo­vió. Na­die gri­tó. Na­die co­rrió. Las mi­les de al­mas que ha­bían lle­ga­do has­ta ese lu­gar, mo­vi­das por su fe, per­ma­ne­cían ahí, es­pe­ran­do.

Y vol­vió a su­ce­der. Des­pués de ca­si una ho­ra la llu­via vol­vió a apa­re­cer, es­ta vez con más fuer­za que la an­te­rior. Pe­ro, co­mo si se tra­ta­ra de una prue­ba pa­ra los asis­ten­tes, sin in­mu­tar­se es­pe­ra­ron pa­cien­tes a que en al­gún mo­men­to apa­re­cie­ra el papa la­ti­noa­me­ri­cano, el hu­mil­de, el cer­cano a la gen­te, al que no le gus­ta cum­plir los pro­to­co­los.

En­ton­ces, su­ce­dió. Los pre­sen­ta­do­res del even­to anun­cia­ron que el papa Fran­cis­co ha­bía sa­li­do de la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca, rum­bo al par­que Si­món Bo­lí­var, y el sol se aso­mó.

En su ter­cer re­co­rri­do en el pa­pa­mó­vil el pon­tí­fi­ce son­rió y sa­lu­dó a quie­nes lo es­pe­ra­ban. Fue un tra­yec­to más cor­to y más len­to que los dos an­te­rio­res. Des­pués de 30 mi­nu­tos, ba­jó del vehícu­lo pa­ra su­bir a la ta­ri­ma mien­tras las mi­les de per­so­nas le gri­ta­ban “Fran­cis­co, Fran­cis­co”.

“Que­ri­dos her­ma­nos… La pa­la­bra de Je­sús tie­ne al­go es­pe­cial que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die; su pa­la­bra tie­ne po­der pa­ra con­ver­tir co­ra­zo­nes, cam­biar pla­nes y pro­yec­tos. Es una pa­la­bra pro­ba­da en la ac­ción, no es una con­clu­sión de es­cri­to­rio, de acuer­dos fríos y ale­ja­dos del do­lor de la gen­te, por eso es una pa­la­bra que sir­ve tan­to pa­ra la se­gu­ri­dad de la ori­lla co­mo pa­ra la fra­gi­li­dad del mar”, di­jo el papa al co­mien­zo de su dis­cur­so, cen­tra­do en las po­si­bi­li­da­des de sa­lir ade­lan­te que tie­ne una na­ción si se une.

“Es­ta que­ri­da ciu­dad, Bogotá, y es­te her­mo­so país, Colombia, tie­nen mu­cho de es­tos es­ce­na­rios hu­ma­nos pre­sen­ta­dos por el Evan­ge­lio. Aquí se en­cuen­tran mul­ti­tu­des an­he­lan­tes de una pa­la­bra de vi­da, que ilu­mi­ne con su luz to­dos los es­fuer­zos y mues­tre el sen­ti­do y la be­lle­za de la exis­ten­cia hu­ma­na. Pe­ro tam­bién aquí, co­mo en otras par­tes, hay den­sas ti­nie­blas: las ti­nie­blas de la in­jus­ti­cia y de la inequi­dad so­cial; las ti­nie­blas co­rrup­to­ras, las ti­nie­blas del irres­pe­to por la vi­da hu­ma­na. A to­das esas ti­nie­blas Je­sús las di­si­pa y des­tru­ye”, ma­ni­fes­tó.

Du­ran­te la santa mi­sa del obis­po de Ro­ma el si­len­cio se apo­de­ró de la in­men­si­dad del Si­món Bo­lí­var. El si­len­cio fue la ma­yor vir­tud que los Co­lom­bia­nos le re­ve­la­ron a su san­ti­dad pa­ra de­mos­trar­le que es­te país man­tie­ne viva su fe.

|JUAN PABLO PINO - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.