Sal­se­ro y fi­lán­tro­po de na­ci­mien­to

Publimetro Barranquilla - - NUESTRO ANIVERSARIO -

Ade­más de com­par­tir el nom­bre con su pa­dre, Carlos

Jr. le he­re­dó el gus­to por la sal­sa. Cre­ció en me­dio de sal­se­ros y no tu­vo otra op­ción, di­ce. In­clu­so una vez aho­rró para com­prar­se un dis­co de Juan Luis Gue­rra y su pa­pá se lo des­apro­bó con par palabras. Pe­ro a es­te hombre hay al­go que lo mue­ve más que el ti­ti­có de la cam­pa­na: des­de ha­ce va­rios años se in­vo­lu­cró en la­bo­res sociales y tra­ba­ja con ni­ños y ado­les­cen­tes para ayu­dar­les a for­mar un pro­yec­to de vi­da y mos­trar­les un pa­no­ra­ma dis­tin­to al que mu­chas ve­ces eli­gen quie­nes vi­ven en ese ba­rrio del cen­tro de la ciu­dad.

Carlos Mo­li­na hi­jo, de 37 años, creó la Fun­da­ción Al­ma So­li­da­ria, de la que ha­cen par­te 40 ni­ños de ba­rrios co­mo Su­cre y Obre­ro. Y apro­ve­chan­do que su pa­pá se ani­mó a abrir al pú­bli­co el Museo de la Sal­sa en el pri­mer pi­so de la ca­sa, le pi­dió que lo de­ja­ra or­ga­ni­zar ahí unas fies­tas so­li­da­rias cu­yos fon­dos apor­tan al man­te­ni­mien­to de la fun­da­ción. Las ha­ce el pri­mer y úl­ti­mo sábado de ca­da mes, así que la pró­xi­ma se­rá el 30 de sep­tiem­bre. Por un apor­te de $5000, quie­nes quie­ran pue­den dis­fru­tar una noche de mú­si­ca, bai­le y ex­hi­bi­ción de 1000 fo­to­gra­fías úni­cas y ori­gi­na­les.

Por el mo­men­to, el Museo de la Sal­sa se abre so­la­men­te para las fies­tas so­li­da­rias. Cla­ro, si qui­zá al­gún cu­rio­so quie­re co­no­cer­lo otro día pue­de po­ner­se en con­tac­to con Carlos pa­pá o hi­jo y cua­drar la vi­si­ta, pe­ro no dis­fru­ta­rá el mis­mo am­bien­te. En un fu­tu­ro cer­cano, gra­cias a que la hi­ja de Daniel San­tos se enamo­ró del pro­yec­to de la fun­da­ción, los ni­ños ten­drán ins­tru­men­tos mu­si­ca­les y los apren­de­rán a in­ter­pre­tar. Y aun­que fi­nan­ciar to­do ha si­do di­fí­cil, Carlos se apo­ya en las fies­tas en el museo, al­gu­nos pla­nes de pa­dri­naz­go y otras ac­ti­vi­da­des que ha­ce mes a mes para que los chi­qui­ti­nes no an­den por ahí en la ca­lle ex­pues­tos al mal.

En­tre los sue­ños es­tá am­pliar el re­cin­to y unir­lo con la ca­sa de en­se­gui­da para que Al­ma So­li­da­ria ten­ga su se­de pro­pia, in­clui­do el ta­ller de for­ma­ción mu­si­cal. Por lo pron­to, la fa­mi­lia Mo­li­na si­gue sos­te­nien­do que no hay nin­gún otro lu­gar en Co­lom­bia que guar­de me­jor la his­to­ria de la rum­ba sal­se­ra co­mo el museo en sus imá­ge­nes. Me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca, ter­tu­lia, or­ques­tas en vi­vo, bai­le y ayu­da a los ni­ños vul­ne­ra­bles, ¿ha­brá al­gún otro plan me­jor para un ca­le­ño con la sal­sa in­crus­ta­da en el tím­pano y en el co­ra­zón?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.