Pa­na­má, el ver­da­de­ro pa­raí­so en­mar­ca­do por dos océa­nos

El pa­raí­so sí exis­te pa­ra to­dos aque­llos que bus­can un lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar sus va­ca­cio­nes, re­la­jar­se y apro­ve­char las me­jo­res co­mo­di­da­des

Publimetro Barranquilla - - TURISMO - ROMÁN GÓ­MEZ ro­man.gomez@pu­bli­me­tro.co

Pla­ya, bri­sa y mar, tres pi­la­res de to­do aquel que sue­ña con unas va­ca­cio­nes. A la ho­ra de ele­gir el des­tino, los via­je­ros con­si­de­ran to­dos los de­ta­lles, bus­can­do el lu­gar que les dé to­tal sa­tis­fac­ción en sus días de re­la­ja­ción.

Uno de los des­ti­nos que se im­po­ne en La­ti­noa­mé­ri­ca es Pa­na­má. El es­tre­cho país cen­troa­me­ri­cano, ba­ña­do por dos océa­nos, se con­vier­te en un ca­nal en­tre el tu­ris­ta y el pla­cer.

Pa­na­má se con­vir­tió en un lu­gar pro­pi­cio, no so­lo pa­ra el tu­ris­mo, sino pa­ra las com­pras. En los úl­ti­mos años, los cen­tros co­mer­cia­les que ofre­cen pro­duc­tos li­bres de im­pues­tos (duty free) se han he­cho fa­mo­sos en la re­gión, ra­zón por la cual es­ta re­ci­be tan­tos vi­si­tan­tes.

Ade­más, la his­to­ria de un país de po­ca ex­ten­sión te­rri­to­rial con­mue­ve a sus hués­pe­des. La na­ción cen­troa­me­ri­ca­na tu­vo, por va­rias dé­ca­das, una es­tre­cha re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro des­de que re­cu­pe­ró el Ca­nal de Pa­na­má con ab­so­lu­ta so­be­ra­nía, en 1999, la eco­no­mía in­ter­na cre­ció.

En Pa­na­má exis­ten dos ti­pos de mo­ne­das, el bal­boa y el dó­lar. La di­vi­sa grin­ga es la que pre­do­mi­na y eso ha­ce que la ciu­dad sea de las más mo­der­nas de La­ti­noa­mé­ri­ca. Su as­pec­to emu­la a Mia­mi en al­gu­nos sec­to­res, aun­que el ver­da­de­ro sa­zón se en­cuen­tra en la ciu­dad an­ti­gua.

His­to­rias de pi­ra­tas, de re­sis­ten­cia y de li­ber­tad se cuen­tan en la ciu­dad an­ti­gua de Pa­na­má. Un te­rri­to­rio que fue des­trui­do en dos oca­sio­nes du­ran­te la épo­ca de la Co­lo­nia, y que su­po re­cons­truir­se pa­ra trans­for­mar­se en la me­tró­po­lis que es hoy.

Pe­ro la ver­da­de­ra fan­ta­sía es­tá afue­ra de los ce­men­tos. Ha­cia el oes­te del país es­tá la re­gión de Co­clé, lle­na de flo­ra tro­pi­cal y cos­tum­bres rai­za­les del país. En el re­co­rri­do se pa­sa por un par de lu­ga­res que an­tes fue­ron ba­ses militares es­ta­dou­ni­den­ses y que hoy sir­ven co­mo tem­plo de en­se­ñan­za his­tó­ri­ca pa­ra los más jó­ve­nes.

Allí, al pie del mar Pa­cí­fi­co, se en­cuen­tra un pa­raí­so que com­bi­na gla­mour, con­fort y di­ver­sión. A po­co más de dos ho­ras de Ciu­dad de Pa­na­má es­tá el Ro­yal De­ca­me­ron Golf & Re­sort Pa­na­má. El ho­tel más gran­de de los que po­see es­ta ca­de­na ho­te­le­ra re­sul­ta una ex­plo­sión pa­ra los sen­ti­dos del hués­ped, des­de el mo­men­to en que pi­sa la re­cep­ción.

La ama­bi­li­dad es el prin­ci­pal atrac­ti­vo de es­te re­sort que lo tie­ne to­do. Una ex­plo­sión de sen­ti­dos cau­ti­va a quien allí se alo­je. Nue­ve res­tau­ran­tes ha­cen que la gas­tro­no­mía mun­dial se jun­te en una so­la. Co­mi­da me­xi­ca­na, ita­lia­na, pe­rua­na, orien­tal, ma­ri­na y, por su­pues­to, pa­na­me­ña, se en­cuen­tran en la am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca del De­ca­me­ron.

Lue­go de la co­mi­da, la di­ver­sión y el re­lax tam­bién izan la ban­de­ra de es­te re­sort a la ori­lla del mar. Diez pis­ci­nas, en­tre ellas una ex­clu­si­va pa­ra adul­tos (don­de se pue­den con­su­mir be­bi­das al­cohó­li­cas has­ta la me­dia­no­che), ha­cen que sea des­gas­tan­te re­co­rrer ca­da una de ellas, am­bien­ta­das por mú­si­ca y pues­tos de snacks.

Cae la no­che y otras son las atrac­cio­nes del De­ca­me­ron Pa­na­má. El rit­mo se adue­ña de las lo­ca­cio­nes, con nue­ve ba­res que ofre­cen dis­tin­ta ofer­ta mu­si­cal, ade­más de la dis­co­te­ca que se en­cuen­tra en el co­ra­zón del re­sort.

Has­ta la ma­dru­ga­da se pue­de dis­fru­tar de las dis­tin­tas atrac­cio­nes noc­tur­nas, que no so­lo cuen­tan con rum­ba. Fun­cio­nes de ci­ne al pie del mar, tea­tro mun­dial y ka­rao­ke pa­ra to­dos, son al­gu­nos de los pla­nes al­ter­na­ti­vos. El ca­sino, que que­da a po­cos me­tros del hall prin­ci­pal, tam­bién cuen­ta.

Al día si­guien­te pue­de ser el turno del de­por­te. Ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas en el océano Pa­cí­fi­co son las más atrac­ti­vas. A ve­ces, pier­den vi­si­tan­tes que pre­fie­ren ir­se a los dos to­bo­ga­nes que se en­cuen­tran en la pis­ci­na prin­ci­pal.

Pa­ra quie­nes dis­fru­tan los de­por­tes de cam­po, exis­ten can­chas de tenis y un mag­ní­fi­co cam­po de golf al res­pal­do. El De­ca­me­ron más ex­ten­so de los que exis­ten en el mun­do se di­vi­de en­tre la par­te ho­te­le­ra y la par­te re­si­den­cial, con con­do­mi­nios que es­tán a la ven­ta, y mu­chos de ellos ya es­tán ocu­pa­dos.

De he­cho, los 18 ho­yos al­re­de­dor de las vi­llas que com­po­nen la otra mi­tad del De­ca­me­ron son una de las atrac­cio­nes más re­que­ri­das por los vi­si­tan­tes, que pro­vie­nen, prin­ci­pal­men­te, de Fran­cia y Re­pú­bli­ca Che­ca, se­gún los re­gis­tros ofi­cia­les del ho­tel.

Pa­na­má es una na­ción que tie­ne los bra­zos abier­tos pa­ra tu­ris­tas de to­do el mun­do. El Ca­nal es la car­ta de pre­sen­ta­ción en la re­gión, pe­ro otros lu­ga­res den­tro de ese país es­tán por des­cu­brir. Vi­si­tar De­ca­me­ron es la per­fec­ta com­bi­na­ción de pla­cer y des­can­so que to­da per­so­na bus­ca en va­ca­cio­nes; re­sul­ta un pe­ca­do ir a Pa­na­má y per­dér­se­lo.

“La ama­bi­li­dad es el prin­ci­pal atrac­ti­vo de es­te ‘re­sort’ que lo tie­ne to­do. Una ex­plo­sión de sen­ti­dos cau­ti­va a quien allí se alo­je”

|COR­TE­SÍA

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.