#Yo­tam­bién: mi pri­mer aco­so la­bo­ral

Tras el es­cán­da­lo de aco­so se­xual por par­te del pro­duc­tor de Holly­wood, Har­vey Weins­tein, mi­les de mu­je­res en to­do el mun­do re­la­ta­ron sus his­to­rias. Es­ta es una de ellas

Publimetro Barranquilla - - ZOOM -

So­bre­vi­ví a más eventos hos­ti­les a lo lar­go de mi vi­da de los que pue­do re­cor­dar. Su­pon­go que es par­te de la sa­lu­da­ble me­mo­ria se­lec­ti­va que nos ha­ce se­guir con­fian­do en el mun­do.

Cuan­do leí el hash­tag #Yo­tam­bién, me ho­rro­ri­zó ver que la ma­yo­ría de las chi­cas ha­bían pa­sa­do por ese tra­go in­clu­so an­tes de la pu­ber­tad: mi­ra­das las­ci­vas ca­mino a la tien­da, una nal­ga­da en la pa­ra­da del bus, ‘arri­mo­nes’ en el me­tro o ‘pi­ro­pos’ agre­si­vos a la sa­li­da del co­le­gio. A mí nun­ca me pa­só na­da si­mi­lar. Si bien pue­de ser que ha­ya omi­ti­do las mi­ra­das – so­lía ca­mi­nar ‘en las nu­bes’, in­mer­sa en mis pen­sa­mien­tos; aho­ra no– o ig­no­ra­do los pi­ro­pos, que sí lle­ga­ban a gri­tar­me, nun­ca me pa­só na­da fuer­te, has­ta pa­sa­dos los 25. Esa fue la pri­me­ra vez que un ti­po que pa­só en bi­ci­cle­ta me dio una nal­ga­da.

La ira que hir­vió en mi ce­re­bro esa vez fue al­go que ja­más ha­bía sen­ti­do, has­ta ese mo­men­to. La no­che, que ape­nas caía a po­cas cua­dras de mi ca­sa, la im­po­ten­cia de que me ha­yan sor­pren­di­do por la es­pal­da, la bi­ci­cle­ta si­len­cio­sa, el ma­no­ta­zo cer­te­ro y la hui­da im­pu­ne me hi­cie­ron gri­tar fu­rio­sa, in­ten­tan­do al­can­zar al ci­clis­ta: “Hi­jo de la chin­ga­da, ¡pen­de­jo!”. No con­se­guí na­da, so­lo que­dar con la gar­gan­ta ras­po­sa y las me­ji­llas ro­jas, mo­ja­das de lá­gri­mas de ra­bia.

La se­gun­da vez que me sor­pren­die­ron iba ca­mi­nan­do con una bol­sa de ro­pa, en pleno día, y so­lo sen­tí una mano en mi hom­bro de­re­cho y otra en el tra­se­ro. Con las ma­nos ocu­pa­das por la bol­sa de ro­pa, no pu­de reac­cio­nar. Ni si­quie­ra gri­tar. Cuan­do me re­ba­só, en cues­tión de se­gun­dos, al­can­cé a ver que era un ni­ño de no más de 15 años. Ti­ré to­do, otra vez gri­té to­do lo que pu­de. Na­die me es­cu­chó. No sir­ve de na­da gri­tar. La in­va­sión ya se hi­zo y ya no me sien­to se­gu­ra ca­mi­nan­do so­la, nun­ca más.

Es­to fue en el es­pa­cio pú­bli­co, en la ca­lle, y lo que vi vul­ne­ra­da fue mi in­te­gri­dad fí­si­ca y mi paz. Aho­ra, lle­ve­mos es­ta sen­sa­ción a un plano la­bo­ral. A ese am­bien­te don­de, en teo­ría, hay reglas de res­pe­to y uno pue­de desen­vol­ver­se co­mo pro­fe­sio­nal, más allá del gé­ne­ro. Des­de los 22 años, cuan­do sa­lí de la uni­ver­si­dad y em­pe­cé a desem­pe­ñar­me co­mo ana­lis­ta de sis­te­mas, en mis pri­me­ros tra­ba­jos no tu­ve je­fes dés­po­tas, com­pa­ñe­ros mi­ro­nes o con­di­cio­nes su­ma­men­te de­sigua­les. O sí las ha­bía, pe­ro yo no las no­ta­ba. Ha­bía des­co­no­ci­dos que ja­más me ha­bían sa­lu­da­do, pe­ro que iban a mi lu­gar a

ha­cer­me char­la los días que lle­va­ba ves­ti­do, y yo pen­sa­ba: “bueno, eso de­be ser un ha­la­go”. Tam­bién ha­bía mi­ra­das, mu­chas mi­ra­das, pe­ro yo pen­sa­ba: “no pa­sa na­da, tam­po­co es que me es­tén in­sul­tan­do”.

A nue­ve años de ha­ber­me gra­dua­do, en­con­tré un tra­ba­jo don­de fi­nal­men­te pu­de dar el sal­to de pro­gra­ma­do­ra a pro­ject ma­na­ger. Es­ta­ba muy or­gu­llo­sa de ha­ber­lo he­cho por mis pro­pios mé­ri­tos, es de­cir, sin un con­tac­to que me ha­ya recomendado. “So­lo mi cu­rrí­cu­lum”, pen­sa­ba. Me ha­bían da­do la opor­tu­ni­dad de li­de­rar pro­yec­tos cross-bu­si­ness, de apren­der so­bre me­to­do­lo­gía de ges­tión de pro­yec­tos y ha­cer ca­rre­ra. Es­ta­ba muy con­ten­ta con ello. Mi je­fe pa­re­cía ser un hom­bre de mun­do, con mu­cha ex­pe­rien­cia y bue­na dis­po­si­ción pa­ra tra­ba­jar en equi­po.

El pri­mer año to­do es­tu­vo bien, pe­ro po­co a po­co em­pe­cé a no­tar cier­tas ac­ti­tu­des en mi je­fe que no me en­can­ta­ban. Cuan­do íba­mos a co­mer en gru­po se la pa­sa­ba alar­dean­do de que, du­ran­te mu­cho tiem­po, tu­vo dos no­vias y to­dos los de­más hom­bres, in­clu­so su je­fe, mi di­rec­tor, le fes­te­ja­ban la gra­cia. Un par de ve­ces me in­vi­tó a que co­mié­ra­mos so­los y no veía na­da ma­lo en eso, pe­ro des­pués de sus co­men­ta­rios mi­só­gi­nos ha­cia otras chi­cas, del ti­po: “Ge­no­ve­va se vis­te muy se­xi; más que Ge­no­ve­va, de­be­ría ser Ge­no­baby”. Em­pe­cé a evi­tar­lo.

Pa­ra­le­lo a es­to, cuan­do le de­cía que no me po­día que­dar has­ta tar­de por­que per­día el bus de re­gre­so a mi ciu­dad, era co­mún que me con­tes­ta­ra: “pues que te lle­ve tu no­vio, ¿no?”. Yo ig­no­ra­ba el tono agre­si­vo de esos co­men­ta­rios y ha­cía de cuen­ta que no se ha­bía di­cho na­da.

Fran­ca­men­te me sen­tí mo­les­ta con sus co­men­ta­rios des­ubi­ca­dos cuan­do le co­men­té que iba a es­tar unas ho­ras fue­ra de mi lu­gar pa­ra ir a un cur­so de fi­nan­zas per­so­na­les, y me con­tes­tó con sor­na: “¿Fi­nan­zas per­so­na­les? Pues me­jor cá­sa­te, ¿no?”. No te­nía­mos ni la con­fian­za ni la amis­tad pa­ra ese ti­po de co­men­ta­rios, y ver­da­de­ra­men­te me enojó mu­chí­si­mo el tono so­bra­dor de su res­pues­ta.

Yo le es­ta­ba in­for­man­do so­bre al­go que pa­ra mí era se­rio y él me res­pon­día bur­lán­do­se. So­bra de­cir lo ofen­si­va que me re­sul­tó la im­pli­ca­ción de que, a pe­sar del he­cho de ser pro­fe­sio­nal, con ex­pe­rien­cia la­bo­ral y maes­tría en ad­mi­nis­tra­ción, se me di­ga que por ser mu­jer la me­jor forma de re­sol­ver mis fi­nan­zas es con­fián­do­se­las a un hom­bre.

|FOTO: VI­CE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.