EX­PEC­TA­TI­VAS DE ENRIQUE BUNBURY: UNA CRÍ­TI­CA A LA SO­CIE­DAD

El can­tau­tor es­pa­ñol ha­bló con PUBLIMETRO so­bre Ex­pec­ta­ti­vas, un ál­bum que tran­si­ta por dos vías: la os­cu­ri­dad y la luz

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - LI­ZETH CA­DE­NA

La vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te pa­ra Enrique Bunbury cuan­do se con­vir­tió en pa­dre. Y no so­lo lle­gó el ins­tin­to pa­ter­nal, el de­seo de de­jar­les un mun­do me­jor a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­men­zó a ron­dar­le la ca­be­za. Pe­ro, al dar­se cuen­ta de que nues­tra so­cie­dad es­tá ca­da vez peor, de­ci­dió re­fle­jar su in­con­for­mis­mo en su mú­si­ca, en su nue­vo dis­co. Ex­pec­ta­ti­vas es el nom­bre de es­ta pro­duc­ción que, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, ha­ce re­fe­ren­cia a su pen­sa­mien­to so­bre lo que po­dría pa­sar en un fu­tu­ro, en ma­te­ria so­cial y po­lí­ti­ca. Es­to le con­tó a PUBLIMETRO so­bre es­te dis­co, que más bien po­dría to­mar­se co­mo una crónica agó­ni­ca.

Es­te dis­co sue­na po­lí­ti­co, so­cial, pe­ro tam­bién ín­ti­mo. ¿Su tí­tu­lo ha­ce re­fe­ren­cia a esas ex­pec­ta­ti­vas que tie­ne del mun­do, de la so­cie­dad y de us­ted mis­mo?

Me gus­ta que veas tam­bién lo ín­ti­mo en un ál­bum que, cla­ra­men­te, tie­ne can­cio­nes con con­te­ni­do so­cial. Esa par­te que des­ta­cas es muy im­por­tan­te pa­ra mí. Y no to­dos la des­ta­can. Te lo agra­dez­co.

El tí­tu­lo del dis­co, en reali­dad, ha­ce re­fe­ren­cia a la par­te es­tric­ta­men­te mu­si­cal. Es­te es un ál­bum con la mi­ra­da pues­ta en el pre­sen­te, de mú­si­ca con­tem­po­rá­nea, que no mi­ra atrás pa­ra re­vi­sar gé­ne­ros del pa­sa­do. Así que mi mi­ra­da es­tá pues­ta en lo que es­pe­ro de mi mú­si­ca, dón­de de­be si­tuar­se y ha­cia dón­de de­be apun­tar. Ex­pec­ta­ti­vas es un dis­co que tie­ne to­ques elec­tró­ni­cos, ¿por qué esa apues­ta? Que­ría que, tan­to la ins­tru­men­ta­ción co­mo el di­se­ño de la pro­duc­ción se ajus­ta­ran a la ac­tua­li­dad. Ven­go de ha­cer va­rios dis­cos en los que me en­fo­qué en las raí­ces del rock and roll: Las con­se­cuen­cias (2010), Hell­vi­lle de Lu­xe (2008) y El tiem­po de

las ce­re­zas (2006). Y an­tes ha­bía gra­ba­do otros tres dis­cos con la mi­ra­da pues­ta en las raí­ces me­di­te­rrá­neas y la­ti­nas: El via­je

a nin­gu­na par­te (2004), Fla­min­gos

(2002) y Pe­que­ño (1999). Así que, des­de mi an­te­rior dis­co,

Pa­lo­san­to (2013), qui­se cam­biar el rum­bo y apun­tar ha­cia un so­ni­do dis­tin­to, en­fo­ca­do en rit­mos y ma­ne­ras de gra­bar más ac­tua­les.

Se le sien­te can­sa­do en el dis­co, es de­cir, ago­ta­do de lo que pa­sa en nues­tra so­cie­dad, de sus pro­ble­má­ti­cas, que no aca­ban y que, por el con­tra­rio, son un círcu­lo vi­cio­so. ¿En qué mo­men­to de su vi­da pen­só que es­to era lo que de­bía ex­pre­sar en su nue­vo ál­bum?

La ver­dad es que las no­ti­cias que nos lle­gan no nos dan mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za. Que­ría ha­cer un dis­co crí­ti­co y con po­co lu­gar pa­ra la es­pe­ran­za. Los úni­cos re­fu­gios que apa­re­cen en el ál­bum, en su se­gun­da par­te, son el amor, el ar­te y la des­co­ne­xión. La ce­re­mo­nia de la con­fu­sión es la pri­me­ra can­ción de es­te ál­bum, y tie­ne una le­tra que se sien­te y se es­cu­cha caó­ti­ca. ¿Su men­te es­ta­ba con­fun­di­da y en­re­da­da a la ho­ra de es­cri­bir­la? Creo que era la ma­ne­ra ade­cua­da de em­pe­zar el ál­bum, re­fle­jan­do, en pin­ce­la­das, el mo­men­to que es­ta­mos vi­vien­do en nues­tro mun­do: so­mos una ce­re­mo­nia de la con­fu­sión. Es una de mis can­cio­nes fa­vo­ri­tas del dis­co. El sa­xo free jazz, la le­tra co­mo bro­cha­zos de reali­dad, y una es­truc­tu­ra me­nos ha­bi­tual. Es una bue­na ma­ne­ra de in­tro­du­cir al oyen­te al mun­do que des­cri­bo en el res­to de la pro­duc­ción. Ban­de­ja de pla­ta tie­ne una le­tra cla­ra­men­te po­lí­ti­ca, mez­cla­da con una idea de que la vi­da no es fá­cil. ¿Es cier­ta esa per­cep­ción? Es la le­tra con con­te­ni­do más po­lí­ti­co del ál­bum. La más du­ra, qui­zás. Así co­mo en otras que­da es­pa­cio pa­ra la luz, en Ban­de­ja de pla­ta se des­cri­be la os­cu­ri­dad, no se de­ja ca­mino pa­ra nin­gún ti­po de es­pe­ran­za. Ha­ga­mos lo que ha­ga­mos, to­do es­tá pre­fi­ja­do y el sis­te­ma siem­pre ga­na. Nues­tro pe­que­ño mo­men­ti­llo de li­ber­tad, en el que to­da­vía cree­mos vi­vir en de­mo­cra­cia, pron­to se tras­for­ma en una fa­cha­da irreal y fal­sa.

Des­pués de es­cu­char Lu­ga­res co­mu­nes, fra­ses he­chas, su tí­tu­lo to­ma fuer­za. Se tra­ta de no caer en la zo­na de con­fort y de no pen­sar lo mis­mo que los de­más, pues fi­nal­men­te eso es lo que lle­va al pre­jui­cio. ¿Se sin­tió así en al­gún mo­men­to de su vi­da?, ¿cuán­do de­ci­dió ir con­tra la co­rrien­te? To­dos cae­mos co­ti­dia­na­men­te en re­pe­tir lo es­cu­cha­do en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo si fue­ran ideas pro­pias. Cuan­do ase­gu­ra­mos es­tar dan­do nues­tra opi­nión so­bre un te­ma, ca­si siem­pre es­ta­mos re­pi­tien­do al­go que leí­mos o es­cu­cha­mos pre­via­men­te. Ten­de­mos a con­si­de­rar lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to co­mo la úni­ca

vía de pen­sa­mien­to. Así que, re­vi­sar nues­tro cre­do y du­dar de to­do no es­tá de más. Nin­guno de los pi­la­res so­bre los que he­mos sus­ten­ta­do nues­tra fe y pen­sa­mien­tos tie­ne que ser tan fir­me o se­gu­ro. Ha di­cho va­rias ve­ces que el azar ha guia­do una par­te de su vi­da, ¿có­mo in­flu­yó es­te fac­tor en la crea­ción de Ex­pec­ta­ti­vas? Me gus­ta acep­tar el azar co­mo par­te del mé­to­do de tra­ba­jo. Con­si­de­ro que el uni­ver­so nos mues­tra cons­tan­te­men­te pe­que­ñas se­ña­les que nos pue­den orien­tar en el ca­mino. Hay que es­tar aten­to, por­que a ca­da mo­men­to nues­tro des­tino pue­de va­riar por un sim­ple gi­ro que to­me­mos. En es­te pun­to, ¿qué es­pe­ra de su vi­da, de su ca­rre­ra? Ten­go mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en la nue­va eta­pa, en la que es­toy aho­ra mis­mo. Creo que pue­de dar unos bue­nos fru­tos ar­tís­ti­cos.

¿Por qué le lle­vó va­rios años lan­zar un nue­vo ál­bum de es­tu­dio? Por­que el MTV Un­plug­ged: El

li­bro de las mu­ta­cio­nes se in­ter­pu­so en mi ca­mino. Es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra gra­bar es­te dis­co ha­ce dos años cuan­do ter­mi­né la gi­ra de Pa­lo­san­to, pe­ro me ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad de gra­bar el des­co­nec­ta­do y acep­té, pen­san­do que era en­ton­ces o nun­ca.

Hu­bie­ra pre­fe­ri­do que coin­ci­die­ra con otro mo­men­to de mi ca­rre­ra, en el que tu­vie­ra la men­te más pre­dis­pues­ta a la re­vi­sión de mi ca­rre­ra. Pe­ro no hay mal que por bien no ven­ga, y tu­ve la for­tu­na de ha­cer una gi­ra fan­tás­ti­ca con ese dis­co y me dio tiem­po pa­ra com­po­ner más ma­te­rial pa­ra Ex­pec­ta­ti­vas. Así que creo que el nue­vo dis­co ha sa­li­do ga­nan­do. ¿Có­mo el MTV Un­plug­ged cam­bió su ma­ne­ra de ver la mú­si­ca? Bueno, es un dis­co que es­tá bien. Me gus­tan los arre­glos y el tra­ba­jo que hi­ci­mos, pe­ro no lo con­si­de­ro co­mo sus­tan­cial en mi ca­rre­ra. Pa­ra mu­chos mú­si­cos te­ner hi­jos cam­bia la forma de es­cri­bir y ha­cer mú­si­ca, ¿le pa­só? Po­si­ble­men­te no es­ta­ría tan ac­ti­vo y com­pro­me­ti­do so­cial y po­lí­ti­ca­men­te hoy en día si no hu­bie­ra si­do pa­dre. Aun­que nun­ca se sa­be.

“Creo que ‘Ex­pec­ta­ti­vas’ es un buen ál­bum y que es­toy en un gran mo­men­to pa­ra gra­bar más ma­te­rial in­tere­san­te, y es­pe­ro que sor­pren­den­te” Enrique Bunbury

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.