De nue­vo, el papa Fran­cis­co les ha­bló con fe a los jó­ve­nes

Con can­tos y co­reo­gra­fías, los jó­ve­nes co­lom­bia­nos re­ci­bie­ron el men­sa­je del su­mo pon­tí­fi­ce que los in­vi­tó a ser hu­mil­des y tra­ba­jar por la paz del país

Publimetro Cali - - EL PAPA EN COLOMBIA - PA­ME­LA LÓ­PEZ

Si por al­go se ha ca­rac­te­ri­za­do el pa­pa­do de Fran­cis­co ha si­do por su gran cer­ca­nía con los jó­ve­nes. Y así lo de­mos­tró una vez más en Bogotá, cuan­do tu­vo su en­cuen­tro con las 22.000 per­so­nas que lo fue­ron a sa­lu­dar a la Pla­za de Bo­lí­var. En me­dio de can­tos y una co­reo­gra­fía en­sa­ya­da por se­ma­nas, le di­je­ron al su­mo pon­tí­fi­ce: “¡Es­ta es la ju­ven­tud del papa. Es­ta es la ju­ven­tud del papa!”.

Fran­cis­co, con la hu­mil­dad que lo ca­rac­te­ri­za, sa­lió al bal­cón del Pa­la­cio Car­de­na­li­cio des­pués de re­zar­le a la Vir­gen de Chi­quin­qui­rá, con­si­de­ra­da por los ca­tó­li­cos co­mo la pa­tro­na del país, y dio las gra­cias por el sen­ti­do re­ci­bi­mien­to. “Hoy en­tro a es­ta casa que es Colombia di­cién­do­les: ¡la paz con us­te­des! Así era la ex­pre­sión de sa­lu­do de to­do ju­dío y tam­bién de Je­sús. Por­que qui­se ve­nir has­ta aquí co­mo pe­re­grino de paz y de es­pe­ran­za, y de­seo vi­vir es­tos mo­men­tos de en­cuen­tro con ale­gría, dan­do gra­cias a Dios por to­do el bien que ha he­cho en es­ta na­ción, en ca­da una de sus vi­das”, ase­gu­ró.

Los Ser­vi­do­res del Papa

Des­de las 7:00 a.m. in­gre­sa­ron a la Pla­za de Bo­lí­var los Ser­vi­do­res del Papa. Cien­tos de jó­ve­nes que lle­ga­ron a cum­plir su sue­ño: co­no­cer a Fran­cis­co. “Es­te es un mo­men­to úni­co. Ven­go des­de Ve­ne­zue­la y con mis com­pa­ñe­ros co­lom­bia­nos le ve­ni­mos a can­tar al papa. Le que­re­mos de­cir que lo ama­mos, lo ad­mi­ra­mos y que siem­pre re­za­mos por él”, ase­gu­ró Au­gus­to de So­le, quien no pu­do di­si­mu­lar ni un po­co la emo­ción por ver tan cer­ca al pon­tí­fi­ce ro­mano.

Mu­chos de es­tos jó­ve­nes, un mo­vi­mien­to que se pre­pa­ró pa­ra la lle­ga­da del su­mo pon­tí­fi­ce, bai­la­ron y can­ta­ron, ro­bán­do­se el pro­ta­go­nis­mo de las cámaras, que des­de muy temprano cu­brie­ron el even­to. A ellos se les su­ma­ron otros jó­ve­nes de co­le­gios de to­dos los rin­co­nes del país y pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co, Pa­na­má y Ve­ne­zue­la, que tam­po­co des­apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad y on­dea­ron sus ban­de­ras. Ni si­quie­ra el sol pu­do do­ble­gar esos es­pí­ri­tus que fue­ron ca­pa­ces de su­pe­rar to­dos los ac­tos de pro­to­co­lo y se ele­va­ron con ca­da pa­la­bra que pro­nun­cia­ba Fran­cis­co, co­mo si fue­ra un rocks­tar. Los jó­ve­nes, quie­nes es­pe­ra­ban la ben­di­ción, le si­guie­ron los pa­sos al papa y es­tu­vie­ron aten­tos al dis­cur­so que dio en la Pla­za de Ar­mas de la Casa de Na­ri­ño, en don­de no so­lo se re­fi­rió al mo­men­to por el que atra­vie­sa el país, sino que re­sal­tó la ri­que­za na­tu­ral con la que cuen­ta.

Cuan­do lle­gó en el pa­pa­mó­vil a la Pla­za de Bo­lí­var, no le im­por­tó, una vez más, acer­car­se a sus se­gui­do­res y dar­les la mano di­cién­do­les: “Es­toy aquí”. Y así, des­pués de ha­ber re­za­do, subió al bal­cón, es­ti­ró la mano y di­jo: “Qué bien­ve­ni­da tan cá­li­da”. Los jó­ve­nes co­lom­bia­nos se emo­cio­na­ron aún más cuan­do el pon­tí­fi­ce les di­jo que ve­nía a apren­der de ellos, “sí, apren­der de us­te­des, de su fe, de su for­ta­le­za an­te la ad­ver­si­dad (…) Veo aquí a mu­chos jó­ve­nes que han ve­ni­do de to­dos los rin­co­nes del país: ca­cha­cos, cos­te­ños, pai­sas, va­llu­nos, lla­ne­ros. Pa­ra mí siem­pre es mo­ti­vo de go­zo en­con­trar­me con los jó­ve­nes. En es­te día les di­go que man­ten­gan viva la ale­gría, es signo del co­ra­zón jo­ven, del co­ra­zón que ha en­con­tra­do al se­ñor”.

Las ‘ma­no­tas’ de pa­pel con los co­lo­res de la ban­de­ra, con las que le die­ron la bien­ve­ni­da a Ber­go­glio, se agi­ta­ron du­ran­te to­do el dis­cur­so del papa, que es­tu­vo car­ga­do de fra­ses ins­pi­ra­do­ras. Pa­ra mu­chos, opor­tu­nas por los tiem­pos con­vul­sio­na­dos que atra­vie­sa Colombia. “De­jen que el su­fri­mien­to de sus her­ma­nos co­lom­bia­nos los abo­fe­tee y los mo­vi­li­ce. Ayú­den­nos a no­so­tros, los ma­yo­res, a no acos­tum­brar­nos al do­lor y al aban­dono”, de­cla­ró Fran­cis­co.

Un lla­ma­do a la hu­mil­dad

El papa, en me­dio de su men­sa­je, pi­dió hu­mil­dad y amor: “A us­te­des, jó­ve­nes, les es tan fá­cil en­con­trar­se. Les bas­ta un ri­co ca­fé, un re­fa­jo, o lo que sea, co­mo ex­cu­sa pa­ra sus­ci­tar el en­cuen­tro. Los jó­ve­nes coin­ci­den en la mú­si­ca, en el ar­te... ¡Si has­ta una fi­nal en­tre el Atlé­ti­co Na­cio­nal y el Amé­ri­ca de Ca­li es oca­sión pa­ra es­tar jun­tos! Us­te­des pue­den en­se­ñar­nos que la cul­tu­ra del en­cuen­tro no es pen­sar, vi­vir, ni reac­cio­nar to­dos del mis­mo mo­do, es sa­ber que más allá de nues­tras di­fe­ren­cias so­mos to­dos par­te de al­go gran­de que nos une y nos tras­cien­de, so­mos par­te de es­te ma­ra­vi­llo­so país”. Tam­bién pi­dió man­te­ner los pies en la tie­rra y lu­char por un país que lo ne­ce­si­ta por­que “los co­ra­zo­nes jó­ve­nes se es­ti­mu­lan an­te los desafíos gran­des. ¡Cuán­ta be­lle­za na­tu­ral pa­ra ser con­tem­pla­da sin ne­ce­si­dad de ex­plo­tar­la! ¡Cuán­tos jó­ve­nes co­mo us­te­des pre­ci­san de su mano ten­di­da, de su hom­bro pa­ra vis­lum­brar un fu­tu­ro me­jor! Hoy he que­ri­do es­tar es­tos mo­men­tos con us­te­des; es­toy se­gu­ro de que us­te­des tie­nen el po­ten­cial ne­ce­sa­rio pa­ra cons­truir la na­ción que siem­pre he­mos so­ña­do”.

El papa que agi­tó co­ra­zo­nes

Las mu­je­res que que­rían que Fran­cis­co les to­ca­rá la ca­be­za a sus hi­jos, los hom­bres que pe­dían una ora­ción y los jó­ve­nes, pro­ta­go­nis­tas de es­ta vi­si­ta, que le can­ta­ron y lo nom­bra­ron un co­lom­biano ilus­tre, no es­con­die­ron su emo­ción cuan­do el pon­tí­fi­ce les di­jo: “Los abra­zo a to­dos y a ca­da uno, a los en­fer­mos, a los po­bres, a los mar­gi­na­dos, a los ne­ce­si­ta­dos, a los an­cia­nos, a los que es­tán en sus ca­sas… a to­dos. To­dos es­tán en mi co­ra­zón y rue­go a Dios que los ben­di­ga. Y, por fa­vor, no se ol­vi­den de re­zar por mí”.

“De­jen que el su­fri­mien­to de sus her­ma­nos co­lom­bia­nos los abo­fe­tee y los mo­vi­li­ce. Ayú­den­nos a no­so­tros, los ma­yo­res, a no acos­tum­brar­nos al do­lor y al aban­dono” Papa Fran­cis­co

|EFE

Co­mo es ha­bi­tual en ca­da una de sus vi­si­tas, el papa Fran­cis­co se di­ri­gió a los jó­ve­nes con un men­sa­je alen­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.