¿Cuánto in­flu­ye el cam­bio cli­má­ti­co en los hu­ra­ca­nes?

El hu­ra­cán Har­vey, en Te­xas, y el Ir­ma, en el Ca­ri­be, han do­mi­na­do las re­cien­tes portadas de los dia­rios. ¿Es­te ti­po de tor­men­tas ocu­rren más a me­nu­do aho­ra o es una im­pre­sión?, ¿qué rol desem­pe­ña el cam­bio cli­má­ti­co en es­to?

Publimetro Cali - - MUNDO - EVIE WESTLAND

En redes sociales, mu­chas per­so­nas se es­tán pre­gun­tan­do si el hu­ra­cán Ir­ma tie­ne al­go que ver con el cam­bio cli­má­ti­co.

Un lec­tor de PUBLIMETRO co­men­tó sar­cás­ti­ca­men­te a nues­tros artículos en Fa­ce­book: “Te­rri­ble, pe­ro afor­tu­na­da­men­te el cam­bio cli­má­ti­co no tie­ne na­da que ver con es­to”.

PUBLIMETRO ha­bló con Rein Haars­ma, ex­per­to en clima del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Me­teo­ro­ló­gi­co de los Paí­ses Ba­jos (Kn­mi), para in­da­gar so­bre es­ta po­si­ble re­la­ción y lo que pue­de ha­cer la gen­te fren­te a es­tos fe­nó­me­nos.

¿Jue­ga el cam­bio cli­má­ti­co un pa­pel en la apa­ri­ción de hu­ra­ca­nes?

Los mo­de­los cli­má­ti­cos, que cal­cu­lan la for­ma en que un hu­ra­cán se desa­rro­lla, pa­re­cen arro­jar que hay me­nos hu­ra­ca­nes. La at­mós­fe­ra se vuel­ve más es­ta­ble. Los hu­ra­ca­nes sur­gen de com­ple­jas trom­bas de llu­via que tie­nen que or­ga­ni­zar­se de una for­ma es­pe­cí­fi­ca para trans­for­mar­se en hu­ra­ca­nes. De to­das for­mas, si apa­re­cen, se vuel­ven más fuer­tes, por­que se li­be­ra más ener­gía de­bi­do al ca­lor.

En el Atlán­ti­co Nor­te hay en pro­me­dio seis hu­ra­ca­nes al año. Eso es por una se­rie de factores que tie­nen que pro­du­cir­se para que una tormenta se trans­for­me en un hu­ra­cán. So­lo pien­sen, por aho­ra, en el fe­nó­meno de El Ni­ño, la tem­pe­ra­tu­ra del agua y el po­der del mon­zón de África Oc­ci­den­tal.

A ve­ces, to­dos esos factores con­flu­yen y for­man un hu­ra­cán real­men­te po­de­ro­so. Pe­ro a ve­ces tra­ba­jan en con­tra unos con otros, lo que de­bi­li­ta la fuer­za de una tormenta.

El cam­bio cli­má­ti­co pue­de de­fi­ni­ti­va­men­te ser uno de esos factores, pe­ro es di­fí­cil de de­cir si para los hu­ra­ca­nes desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal.

¿Son los hu­ra­ca­nes más fuer­tes hoy en día?

Si se re­vi­sa la his­to­ria, no se ve­rá nin­gu­na tendencia en re­la­ción con la can­ti­dad de hu­ra­ca­nes y su fuer­za. So­lo es des­de ha­ce po­co que te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de mo­ni­to­rear con sa­té­li­tes. No­so­tros sim­ple­men­te no sa­be­mos si los hu­ra­ca­nes fue­ron más fuer­tes en el pa­sa­do, ni si es que son más fuer­tes aho­ra. Qui­zás pu­di­mos ha­ber­nos per­di­do de al­gu­nos de ellos com­ple­ta­men­te, por­que ocu­rrie­ron en me­dio del océano. Los hu­ra­ca­nes son errá­ti­cos. Pe­ro los mo­de­los, en to­do Rein Haars­ma, ex­per­to cli­ma­to­ló­gi­co del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Me­teo­ro­ló­gi­co de los Paí­ses Ba­jos ca­so, sos­pe­chan que se han vuel­to más fuer­tes.

En­ton­ces, ¿fue so­lo ma­la suerte que Ir­ma fue­ra tan fuerte?

Sí, bas­tan­te. El hu­ra­cán fue di­rec­to por so­bre la Is­la de San Mar­tín y es­to es al­go que no pa­sa muy se­gui­do. La úl­ti­ma vez que ocu­rrió fue ha­ce 22 años, con el hu­ra­cán Luis, en 1995. Ese fue más dé­bil que Ir­ma, pe­ro tam­bién cau­só mucho da­ño. Pue­de pa­sar de nue­vo en 20 años más, pe­ro en teo­ría tam­bién po­dría pa­sar el pró­xi­mo año.

¿Có­mo pre­ve­nir el da­ño?

La úni­ca co­sa que uno pue­de ha­cer real­men­te es no cons­truir edi­fi­cios en lu­ga­res en los que un hu­ra­cán pue­de pa­sar. Pe­ro a ve­ces es más fá­cil de­cir­lo que ha­cer­lo. Si es que se cons­tru­ye, al me­nos ase­gu­rar­se de que sea con bue­nos ma­te­ria­les y tener una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra. Y du­ran­te la cons­truc­ción, tener en cuen­ta de que es­te ti­po de co­sas pue­de pa­sar.

“No sa­be­mos si los hu­ra­ca­nes fue­ron más fuer­tes en el pa­sa­do, ni si es que son más fuer­tes aho­ra”

¿Qué de­be­ría ha­cer la gen­te?

Es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te no so­lo tener al vien­to en con­si­de­ra­ción, sino tam­bién a la llu­via y las inun­da­cio­nes. Ase­gu­rar­se de ale­jar­se de las cos­tas, y es­tar pre­pa­ra­do para los ríos de lo­do y alu­vio­nes. Du­ran­te el hu­ra­cán, bus­car re­fu­gio en una cons­truc­ción só­li­da. ¡No ca­mi­nar por las ca­lles! Tam­bién tener agua y co­mi­da. En es­tos días po­de­mos pre­de­cir es­te ti­po de even­tos cli­má­ti­cos mucho me­jor que ha­ce diez o vein­te años. Los hu­ra­ca­nes se ca­rac­te­ri­zan por los fuer­tes vien­tos y es­tán cla­si­fi­ca­dos en cin­co ca­te­go­rías en re­la­ción con eso. La úl­ti­ma ca­te­go­ría es cla­si­fi­ca­da co­mo “ca­tas­tró­fi­ca”. Mucho tiem­po an­tes de que Ir­ma apa­re­cie­ra es­ta­ba cla­ro que ha­bría un gran hu­ra­cán. Por lo tan­to, la gen­te tu­vo tiem­po de ase­gu­rar­se de tener los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, co­mi­da y agua ex­tra.

| GETTY

El hu­ra­cán Ir­ma, a su pa­so por las cos­tas del es­ta­do de Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos.

|GETTY

Los de­sier­tos del sur de Es­pa­ña se es­tán ex­pan­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.