Ma­ría cau­sa mo­men­tos de an­gus­tia en Puer­to Ri­co

Las fa­mi­lias no lo­gran co­mu­ni­car­se, las per­so­nas es­pe­ran en sus te­chos a ser res­ca­ta­das y en la is­la aún con­ti­núa la llu­via lue­go del pa­so del hu­ra­cán Ma­ría

Publimetro Cali - - MUNDO - DA­VID CORDERO M.

Sin te­mor a equi­vo­car­me, pue­do de­cir que ja­más ha­bía sen­ti­do un mie­do co­mo el de la ma­dru­ga­da del miér­co­les, cuan­do los vien­tos más fuer­tes del hu­ra­cán Ma­ría azo­ta­ron a Puer­to Ri­co.

Al in­te­rior del apar­ta­men­to, las rá­fa­gas ame­na­za­ban con re­ven­tar las ven­ta­nas o la puer­ta en cual­quier mo­men­to. En el ex­te­rior se es­cu­cha­ba có­mo vo­la­ban ob­je­tos, cho­ca­ban con­tra otras co­sas, se re­ven­ta­ban los vi­drios y caían en el sue­lo. En un mo­men­to da­do es­cu­cha­mos gri­tos de au­xi­lio. La im­po­ten­cia de no po­der ha­cer na­da fue te­rri­ble y las lla­ma­das al sis­te­ma de emer­gen­cias 911, en ese mo­men­to, eran in­fruc­tuo­sas. El per­so­nal de res­ca­te ha­bía anun­cia­do que no sal­dría en me­dio de las rá­fa­gas del hu­ra­cán.

La ven­ta­na ubi­ca­da en la par­te su­pe­rior del apar­ta­men­to en el que me en­con­tra­ba, re­ven­tó. El mie­do nos in­va­dió y de­ci­di­mos pa­sar el res­to de la ma­dru­ga­da en el pa­si­llo del con­do­mi­nio. In­clu­so, en ese es­pa­cio, las puer­tas de los apar­ta­men­tos tem­bla­ban.

Una vez pa­só lo peor del hu­ra­cán, de­ci­dí sa­lir del apar­ta­men­to y ver de pri­me­ra mano lo que te­mía­mos que su­ce­die­ra: la des­truc­ción de Ma­ría era evi­den­te en ca­da rin­cón.

En la zo­na de Con­da­do, en San Juan, don­de me es­toy hos­pe­dan­do, las ca­lles eran in­tran­si­ta­bles. La ma­re­ja­da ci­cló­ni­ca al­can­zó las vías y el ni­vel de la bahía fue tan al­to que va­rias ca­lles pa­re­cían ríos. Enor­mes ár­bo­les fue­ron arran­ca­dos de raíz por Ma­ría e im­pe­dían el pa­so vehi­cu­lar. Las pal­me­ras col­ga­ban de los ten­di­dos eléc­tri­cos y los se­má­fo­ros es­ta­ban a pun­to de caer de sus pos­tes, si no se ubi­ca­ban ya so­bre el sue­lo.

Los te­chos de las pa­ra­das de bu­ses vo­la­ron y fue­ron a pa­rar en pun­tos le­ja­nos a su ori­gen. Va­rios sis­te­mas de con­duc­tos ex­te­rio­res de las co­ci­nas de res­tau­ran­tes tam­bién fue­ron de­rri­ba­dos y se po­dían di­vi­sar en las ca­lles. Las vi­tri­nas de al­gu­nos re­ci­bi­do­res de con­do­mi­nios des­apa­re­cie­ron por com­ple­to. Las paredes de las ofi­ci­nas tam­bién vo­la­ron de la­do a la­do, dan­do pa­so al flu­jo de las rá­fa­gas, que prác­ti­ca­men­te las des­tru­yó por com­ple­to.

En esen­cia, to­dos los edi­fi­cios te­nían ven­ta­nas ro­tas en sus apar­ta­men­tos y las cor­ti­nas fue­ron ex­pul­sa­das. So­bre el sue­lo el pe­li­gro ma­yor eran los vi­drios y el ten­di­do eléc­tri­co. En la ca­lle tam­bién pu­de di­vi­sar, al me­nos, tres au­to­mó­vi­les que re­ci­bie­ron daños por cuen­ta de ár­bo­les y ob­je­tos caí­dos.

Afor­tu­na­da­men­te, en es­ta zo­na el agua vol­vió a su lu­gar, pe­ro en mu­chas par­tes de Puer­to Ri­co las inun­da­cio­nes son el ma­yor pro­ble­ma en es­te mo­men­to.

En el mu­ni­ci­pio de Ca­ro­li­na, al me­nos 60 per­so­nas fue­ron res­ca­ta­das de­bi­do a inun­da­cio­nes en sus re­si­den­cias. Es­ta ma­dru­ga­da, en la zo­na de Le­vit­town, la Guar­dia Na­cio­nal y per­so­nal de res­ca­te asis­tían a de­ce­nas de fa­mi­lias que es­pe­ra­ban a ser ayu­da­das en sus te­chos de­bi­do a las inun­da­cio­nes que prác­ti­ca­men­te es­ta­ban a pun­to de cu­brir las ca­sas.

El pro­ble­ma de co­mu­ni­ca­ción sin pre­ce­den­tes que en­fren­ta la is­la ha di­fi­cul­ta­do los res­ca­tes. Ade­más, el sis­te­ma de elec­tri­ci­dad prác­ti­ca­men­te co­lap­só en to­do Puer­to Ri­co. Las per­so­nas han te­ni­do que ha­cer lo im­po­si­ble para lo­grar al­gu­na mí­ni­ma lla­ma­da o co­mu­ni­ca­ción que in­di­que a las au­to­ri­da­des que ne­ce­si­tan ayu­da. Ayer, la zo­na su­res­te de la is­la, por don­de en­tró el hu­ra­cán, es­ta­ba com­ple­ta­men­te in­co­mu­ni­ca­da y se des­co­no­cía el es­ta­tus de esos mu­ni­ci­pios. Aún des­co­no­ce­mos el nú­me­ro de fa­mi­lias que per­die­ron sus ho­ga­res. Ya se con­fir­mó la muer­te de un hombre que re­ci­bió el im­pac­to de un pa­nel que vo­ló con las rá­fa­gas de Ma­ría. No sa­be­mos aún si hay más víctimas fa­ta­les.

|DENNIS PÉREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.