Alz­héi­mer, re­vi­vien­do re­cuer­dos con mú­si­ca, fotos y has­ta mas­co­tas

Pér­di­da de la me­mo­ria, di­fi­cul­tad para apren­der y ra­zo­nar son sín­to­mas de aler­ta en per­so­nas por en­ci­ma de los 65 años, pues po­drían tener lo que se conoce co­mo alz­héi­mer

Publimetro Cali - - SALUD -

Aun­que se tra­ta de una pa­to­lo­gía de ca­rác­ter men­tal, que afec­ta a una gran par­te de la po­bla­ción de edad avan­za­da, y cu­ya cu­ra to­da­vía es inexis­ten­te, de­be sa­ber que hay di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos no far­ma­co­ló­gi­cos para me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes con es­ta con­di­ción.

Los cien­tí­fi­cos creen que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer es con­se­cuen­cia de una com­bi­na­ción de factores ge­né­ti­cos, del es­ti­lo de vi­da y am­bien­ta­les que afec­tan el ce­re­bro a lo lar­go del tiem­po.

Se­gún in­for­ma­ción de Ma­yo Cli­nic, me­nos del 5% de las ve­ces, la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer es cau­sa­da por cam­bios ge­né­ti­cos es­pe­cí­fi­cos que prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­zan que una per­so­na la desa­rro­lla­rá.

Aun­que las cau­sas del mal de Alz­hei­mer no se com­pren­den com­ple­ta­men­te, su efec­to en el ce­re­bro es cla­ro. Es­ta en­fer­me­dad da­ña y ma­ta las cé­lu­las del ce­re­bro. En com­pa­ra­ción con un ce­re­bro sano, uno afec­ta­do tie­ne una can­ti­dad mucho me­nor de cé­lu­las y de co­ne­xio­nes en­tre las cé­lu­las que so­bre­vi­ven. Y co­mo ca­da vez mueren más cé­lu­las, la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer pro­du­ce una re­duc­ción con­si­de­ra­ble del ta­ma­ño del ce­re­bro.

Es im­por­tan­te apren­der a re­co­no­cer los sín­to­mas, en­ten­der las cau­sas y sa­ber que or­ga­ni­za­cio­nes, mé­di­cos y ex­per­tos tra­ba­jan en te­ra­pias que sir­ven de apoyo a los tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos con­ven­cio­na­les y ca­da vez son más re­co­men­da­das por los es­pe­cia­lis­tas, co­mo medidas de me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da.

Con­ser­van­do los vie­jos re­cuer­dos

Al prin­ci­pio, es po­si­ble que los úni­cos sín­to­mas de la en­fer­me­dad que ob­ser­ve sean una ma­yor fal­ta de me­mo­ria o una con­fu­sión le­ve. Con el tiem­po, sin em­bar­go, la en­fer­me­dad le qui­ta más me­mo­ria, es­pe­cial­men­te, sus re­cuer­dos re­cien­tes.

“La en­fer­me­dad co­mien­za con la al­te­ra­ción de la me­mo­ria re­cien­te, que es la más com­pro­me­ti­da, pues la me­mo­ria a lar­go pla­zo se con­ser­va por ma­yor tiem­po, por lo tan­to, las per­so­nas tie­nen ca­pa­ci­dad y ha­bi­li­dad de recordar co­sas del pa­sa­do con mucho detalle”, ase­gu­ra Ro­bin­son Cua­dros, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Ge­ron­to­lo­gía y Ge­ria­tría.

Te­nien­do en cuen­ta es­to, si tie­ne la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, pue­de ser el pri­me­ro en dar­se cuen­ta, es­to, por­que pue­de iden­ti­fi­car si tie­ne pro­ble­mas inusua­les para recordar las co­sas y or­ga­ni­zar sus pen­sa­mien­tos. O qui­zás no se per­ca­te de que al­go an­da mal, in­clu­so cuan­do sus fa­mi­lia­res, pa­re­ja, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo pue­dan per­ci­bir los cam­bios.

Es­ti­mu­la­ción emo­cio­nal co­mo te­ra­pia para la en­fer­me­dad

Aun­que los me­di­ca­men­tos ac­tua­les para tra­tar la en­fer­me­dad pue­den ser de ayu­da du­ran­te un tiem­po para los sín­to­mas que afec­tan la me­mo­ria, las te­ra­pias emo­cio­na­les tam­bién de­ben ser consideradas co­mo mé­to­do para me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da.

Mu­chas ha­bi­li­da­des im­por­tan­tes se pier­den so­lo en una eta­pa avan­za­da de la en­fer­me­dad. En­tre ellas se in­clu­yen la ca­pa­ci­dad para leer, bai­lar, can­tar, dis­fru­tar de mú­si­ca an­ti­gua, rea­li­zar ma­nua­li­da­des, prac­ti­car pa­sa­tiem­pos, re­la­tar historias y evo­car re­cuer­dos.

Ha­cer uso de es­tas ha­bi­li­da­des pue­de fo­men­tar el desem­pe­ño sa­tis­fac­to­rio y la ca­li­dad de vi­da has­ta la eta­pa mo­de­ra­da de la en­fer­me­dad. Es por eso que las te­ra­pias no far­ma­co­ló­gi­cas sir­ven de apoyo a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les y ca­da vez son más re­co­men­da­das por los es­pe­cia­lis­tas, co­mo medidas de me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da tan­to del en­fer­mo co­mo de los fa­mi­lia­res.

Con ellas no so­lo se bus­ca ayu­dar al pa­cien­te, tam­bién se es­pe­ra re­for­zar las re­la­cio­nes sociales, for­ta­le­cer el es­ta­do afec­ti­vo, pre­ve­nir el ais­la­mien­to y me­jo­rar o con­tro­lar los tras­tor­nos de con­duc­ta. Se­gún el doc­tor Cua­dros, la mú­si­ca ha­ce par­te del pro­ce­so de te­ra­pia para me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de un pa­cien­te: “Ayu­da en la te­ra­péu­ti­ca para for­ta­le­cer ac­cio­nes de in­ter­ac­ción emo­cio­nal”.

Ade­más, se ha de­mos­tra­do que es­ti­mu­la di­fe­ren­tes áreas de la me­mo­ria, con­tri­bu­ye a in­cre­men­tar la au­to­es­ti­ma, sir­ve co­mo mé­to­do de con­tac­to con la reali­dad y es una ba­se só­li­da para for­mar nue­vas re­la­cio­nes sociales.

Tam­bién se uti­li­za para evo­car re­cuer­dos o sen­sa­cio­nes agra­da­bles. Bus­que fotos, ál­bu­mes fa­mi­lia­res y com­pre li­bros para co­lo­rear, pues es­te con­jun­to de va­rias téc­ni­cas, que se cen­tran en man­te­ner y op­ti­mi­zar el fun­cio­na­mien­to de las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, tra­ba­ja áreas co­mo la me­mo­ria, el cálcu­lo, la per­cep­ción, la aten­ción y el len­gua­je. Los ami­gos de cua­tro pa­tas tam­bién ayu­dan, ya que pro­du­cen me­jo­ras en el plano fí­si­co, so­cial, emo­cio­nal y cog­ni­ti­vo, re­per­cu­tien­do de for­ma po­si­ti­va en su es­ta­do de áni­mo, mo­ti­va­ción y mo­vi­li­dad ge­ne­ral.

Y es me­jor si quien vi­ve con alz­héi­mer es aman­te de las mas­co­tas, pues recordar el nom­bre, dar­le de co­mer, pa­sear­lo, pei­nar­lo y dis­fru­tar de su com­pa­ñía son ac­tos que be­ne­fi­cia­rán a la per­so­na, tan­to en su mo­tri­ci­dad co­mo en su me­mo­ria. Es im­por­tan­te con­tar con alia­dos y redes en las que se com­par­tan ex­pe­rien­cias. En ese sen­ti­do, la Fun­da­ción Ac­ción Fa­mi­liar Alz­hei­mer Co­lom­bia (Afa­col), es una de las en­ti­da­des que brin­da apoyo, ca­pa­ci­ta­ción y edu­ca­ción tan­to para per­so­nas con alz­héi­mer co­mo para sus fa­mi­lias y cui­da­do­res.

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.