LO DE CA­TA­LU­ÑA PO­NE EN LA MI­RA A OTROS IN­DE­PEN­DEN­TIS­TAS EN LA UE

La con­vo­ca­to­ria al re­fe­ren­do ca­ta­lán por la in­de­pen­den­cia, y la re­pre­sión con la que Es­pa­ña ac­tuó, po­nen in­có­mo­da a la Unión Eu­ro­pea. ¿Po­dría el ca­so ca­ta­lán ani­mar a otras re­gio­nes a re­cla­mar su in­de­pen­den­cia?

Publimetro Cali - - PORTADA - FE­LI­PE HE­RRE­RA AGUI­RRE

Lo su­ce­di­do el do­min­go en Ca­ta­lu­ña si­gue pre­sen­te en la agen­da. A los anun­cios del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, de que de­cla­ra­rá la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, la Unión Eu­ro­pea ha pa­sa­do de man­te­ner­se al mar­gen, a ex­pre­sar su to­tal apo­yo al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy.

“La vio­len­cia no arre­gla na­da en política, nun­ca es una res­pues­ta ni una so­lu­ción. No pue­de ser usa­da co­mo ar­ma o ins­tru­men­to. Na­die quie­re ver vio­len­cia en sus so­cie­da­des. Sin em­bar­go, es el de­ber de to­do Go­bierno man­te­ner el Es­ta­do de de­re­cho y eso, a ve­ces, re­quie­re el uso pro­por­cio­na­do de la fuer­za”, ase­gu­ró Frans Tim­mer­mans, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

“Es­te te­ma, pe­se a que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas tra­ten de ne­gar­lo, in­co­mo­da no so­lo a la Unión Eu­ro­pea, sino tam­bién a otros es­ta­dos miem­bros que tie­nen mo­vi­mien­tos o par­ti­dos que abo­gan por la se­pa­ra­ción del Es­ta­do cen­tral al que per­te­ne­cen”, di­ce Pau­li­na As­tro­za, doc­to­ra en cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Lo­vai­na, Bél­gi­ca.

Ex­pli­ca, ade­más, que la Unión Eu­ro­pea ha pre­fe­ri­do que es­te ti­po de si­tua­cio­nes in­ter­nas las ma­ne­jen los Es­ta­dos. Así ha reac­cio­na­do frente a los re­fe­ren­dos en Es­co­cia y a la si­tua­ción en Bél­gi­ca, don­de el mo­vi­mien­to fla­men­co es muy fuer­te.

Es­tas son otras re­gio­nes que han bus­ca­do la in­de­pen­den­cia.

Bél­gi­ca: Flan­des

De to­dos los mo­vi­mien­tos se­pa­ra­tis­tas que hay en los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, el más de­li­ca­do es el de la re­gión bel­ga de Flan­des. “Lo que ocu­rre en Bél­gi­ca es más preo­cu­pan­te pa­ra la UE, por­que ade­más de ser Es­ta­do miem­bro, las ins­ti­tu­cio­nes y la ca­pi­tal de la UE es­tán en te­rri­to­rio bel­ga (Bruselas)”, ex­pli­ca Pau­li­na As­tro­za.

Bél­gi­ca es­tá con­for­ma­do des­de 1993 por tres re­gio­nes au­tó­no­mas: Flan­des al nor­te, Va­lo­na al sur, y al cen­tro, la Re­gión de Bruselas-ca­pi­tal. In­clu­so, am­bas re­gio­nes tie­nen dos idio­mas ofi­cia­les dis­tin­tos: al nor­te el fla­men­co, y fran­cés en el sur.

En Bél­gi­ca, la coa­li­ción de par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas ha pa­sa­do a ser ma­yo­ri­ta­ria. In­clu­so, una coa­li­ción en­tre el N-VA y el Vlaams Be­lang, con mu­cho apo­yo en la re­gión de Flan­des, es la que go­bier­na el país.

“La so­lu­ción que los bel­gas han usa­do pa­ra con­tra­rres­tar las as­pi­ra­cio­nes se­pa­ra­tis­tas ha si­do la mo­di­fi­ca­ción de un Es­ta­do uni­ta­rio a uno fe­de­ral, con una gran trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias en las co­mu­ni­da­des y re­gio­nes que for­man par­te de Bél­gi­ca, in­clu­so en com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les”, ex­pli­ca As­tro­za.

“El res­pe­to al Es­ta­do de de­re­cho no es una op­ción, es al­go fun­da­men­tal” Frans Tim­mer­mans, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea

Pa­da­nia: Ita­lia

Las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les en­tre las re­gio­nes del nor­te y del sur de Ita­lia siem­pre han si­do mar­ca­das. Du­ran­te la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de los no­ven­ta tam­bién fue­ron po­lí­ti­cas.

La Li­ga Nor­te, par­ti­do po­lí­ti­co ita­liano de de­re­cha, abo­ga por la se­pa­ra­ción de los es­ta­dos del nor­te, co­mo Lom­bar­día y Ve­ne­to, y de la Toscana. Y si bien no ha lo­gra­do ser un par­ti­do po­lí­ti­co de im­por­tan­cia, sí tie­ne mu­cha po­pu­la­ri­dad en elec­cio­nes re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les.

Pe­ro el mo­vi­mien­to, al ca­re­cer de cul­tu­ra y len­gua pro­pias que iden­ti­fi­quen de for­ma trans­ver­sal a to­das las re­gio­nes que lo com­po­nen, ha per­di­do pe­so.

Tran­sil­va­nia: Ru­ma­nia

En la re­gión ru­ma­na de Tran­sil­va­nia vi­ve una im­por­tan­te co­mu­ni­dad húngara. Ellos son los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res, des­de ha­ce va­rios años, de una po­si­ble se­pa­ra­ción de la re­gión del es­ta­do cen­tral.

Du­ran­te la épo­ca co­mu­nis­ta, el hún­ga­ro fue prohi­bi­do, ve­ta­do y cen­su­ra­do en la re­gión de Tran­sil­va­nia, don­de ca­si el 20% de los ha­bi­tan­tes son hún­ga­ros.

Sin em­bar­go, con la caí­da del au­to­crá­ti­co Ni­co­lae Ceau­ses­cu, los tran­sil­va­nos re­cu­pe­ra­ron su iden­ti­dad. Des­de 2013, y apo­ya­dos por el go­bierno de ul­tra­de­re­cha hún­ga­ro, los ha­bi­tan­tes de Tran­sil­va­nia han es­ta­do mar­chan­do pa­ra pe­dir su se­pa­ra­ción de Ru­ma­nia.

País Vas­co: Es­pa­ña

Ca­ta­lu­ña no es la úni­ca Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma que ha es­ta­do bus­can­do su se­pa­ra­ción. El País Vas­co, que cuen­ta con una cul­tu­ra y un idio­ma úni­cos en el mundo, tam­bién ha pre­sio­na­do por su in­de­pen­den­cia.

ETA, el mo­vi­mien­to ar­ma­do de iz­quier­da, se for­mó, pre­ci­sa­men­te, pa­ra exi­gir la in­de­pen­den­cia. Sin em­bar­go, des­pués de años de usar la vio­len­cia pa­ra de­fen­der su cau­sa, en 2011 de­ci­die­ron des­ar­mar­se e in­ten­tar co­men­zar un cam­bio aco­gién­do­se a la de­mo­cra­cia.

Eus­ka­di ha in­ten­ta­do va­rias ve­ces bus­car el re­co­no­ci­mien­to co­mo na­ción y la crea­ción de un sis­te­ma fe­de­ral, pe­ro to­dos los in­ten­tos han si­do in­fruc­tuo­sos.

Ko­so­vo: Ser­bia

Si bien Ser­bia no es un país miem­bro de la Unión Eu­ro­pea, sí es­tá pos­tu­lan­do a ser­lo. Y el ca­so de Ko­so­vo, Es­ta­do in­de­pen­dien­te, de­cla­ra­do y re­co­no­ci­do por va­rios paí­ses, res­pon­de a crí­me­nes de gue­rra del Ejér­ci­to ser­bio du­ran­te la dé­ca­da de los no­ven­ta.

“En el ca­so de Ko­so­vo es­ta­mos ha­blan­do de crí­me­nes in­ter­na­cio­na­les co­me­ti­dos por las fuer­zas ser­bias, lo que dio pa­so a la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia con gran res­pal­do al in­te­rior de Ko­so­vo. No to­dos los Es­ta­dos han re­co­no­ci­do di­cha in­de­pen­den­cia, den­tro de los cua­les es­tá, jus­ta­men­te, Es­pa­ña”, ex­pli­ca Pau­li­na As­tro­za.

|GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.