No sea ra­cis­ta en Halloween

Pién­se­lo dos ve­ces a la ho­ra de es­co­ger un dis­fraz. Pa­ra us­ted pue­de ser un gran chis­te, pe­ro es po­si­ble que ofen­da a al­guien

Publimetro Cali - - ESPECIAL DE HALLOWEEN - DANIEL CA­SI­LLAS

To­dos los años, la ce­le­bra­ción del Halloween es­tá lle­na de di­ver­sión y dul­ces. Tan­to ni­ños co­mo adul­tos se dis­fra­zan de sus per­so­na­jes fa­vo­ri­tos de pe­lí­cu­las, li­bros o se­ries de te­rror. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces, Halloween pue­de con­ver­tir­se en una no­che man­cha­da por el ra­cis­mo, de­bi­do a la pre­sen­cia de dis­fra­ces con­si­de­ra­dos so­cial­men­te inapro­pia­dos.

Los que ha­cen alu­sión a mi­no­rías, a gru­pos so­cia­les vul­ne­ra­bles o sim­ple­men­te a otras cul­tu­ras, son muy po­pu­la­res du­ran­te la no­che de Halloween y pue­den ser in­ter­pre­ta­dos co­mo una bur­la ha­cia esos gru­pos so­cia­les. En la ac­tua­li­dad se ven dis­fra­ces ba­sa­dos en ne­gros, en in­dios na­ti­vos de Es­ta­dos Uni­dos e in­clu­so en mu­sul­ma­nes, ca­rac­te­ri­za­dos co­mo te­rro­ris­tas.

Aun­que quie­nes por­tan esos dis­fra­ces pue­den pen­sar que se tra­ta de una bro­ma, mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes, es­pe­cia­lis­tas y uni­ver­si­da­des se lo to­man muy en se­rio e, in­clu­so, han ge­ne­ra­do cam­pa­ñas pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia en las per­so­nas so­bre la uti­li­za­ción de dis­fra­ces con­si­de­ra­dos ra­cis­tas y pa­ra evi­tar la apro­pia­ción cul­tu­ral a tra­vés de los mis­mos. La apro­pia­ción cul­tu­ral es “el ac­to de to­mar o usar co­sas de una cul­tu­ra que no es la tu­ya, es­pe­cial­men­te sin de­mos­trar que en­tien­des o res­pe­tas es­ta cul­tu­ra”, se­gún el dic­cio­na­rio de Cam­brid­ge.

Es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten so­bre cuán­do un atuen­do pa­ra la No­che de Bru­jas se pue­de con­ver­tir en al­go ofen­si­vo: “Los dis­fra­ces de Halloween pue­den lle­gar a ser ofen­si­vos cuan­do se con­vier­ten en la apro­pia­ción cul­tu­ral, el prés­ta­mo de otra cul­tu­ra sin res­pe­tar las nor­mas de la co­mu­ni­dad de ori­gen y, en su lu­gar, equi­pa­rar la ro­pa tra­di­cio­nal con mons­truos y vam­pi­ros o la crea­ción de ver­sio­nes hi­per­se­xua­li­za­das (pen­sar en geis­has se­xis, mon­jas em­ba­ra­za­das o en mi­ni­fal­das, y prin­ce­sas na­ti­voa­me­ri­ca­nas en unas po­cas plu­mas)”, di­jo a PUBLIMETRO Su­san Sca­fi­di, pro­fe­so­ra de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Ford­ham y fun­da­do­ra del Ins­ti­tu­to de De­re­cho de la Mo­da.

Una de las cam­pa­ñas más po­pu­la­res con­tra el ra­cis­mo en Halloween es ‘So­mos una cul­tu­ra, no un dis­fraz’, crea­da en 2013 por una or­ga­ni­za­ción es­tu­dian­til de la Uni­ver­si­dad de Ohio, que en­se­ña prác­ti­cas en con­tra del ra­cis­mo en la so­cie­dad.

El año pa­sa­do, la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts pu­so en sus ins­ta­la­cio­nes car­te­les de apro­pia­ción cul­tu­ral en ca­da una de las re­si­den­cias uni­ver­si­ta­rias del cam­pus, con un de­ta­lla­do “me­di­dor de eva­lua­ción y va­lo­ra­ción del ra­cis­mo”.

Por es­tos días, un gru­po de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad del es­ta­do de Was­hing­ton re­to­mó la cam­pa­ña ‘So­mos una cul­tu­ra, no un dis­fraz’ pa­ra ad­ver­tir a los es­tu­dian­tes so­bre la apro­pia­ción ac­ci­den­tal de la cul­tu­ra al ce­le­brar Halloween.

Jay­da Moo­re, pro­fe­so­ra de Jus­ti­cia So­cial de Edu­ca­ción pa­ra la Di­ver­si­dad de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Was­hing­ton, di­jo, du­ran­te una char­la en el cam­pus, que la apro­pia­ción cul­tu­ral “usual­men­te es he­cha por miem­bros del gru­po do­mi­nan­te, que es­tán to­man­do ele­men­tos de un gru­po opri­mi­do o mar­gi­na­do”.

En el mis­mo sen­ti­do, la Brock Uni­ver­sity, en St. Cat­ha­ri­nes, On­ta­rio, reali­zó una in­fo­gra­fía que ayu­da a los lec­to­res a cri­ti­car un dis­fraz. Esa in­fo­gra­fía de­fi­ne al­gu­nos de los dis­fra­ces que pue­den ser con­si­de­ra­dos co­mo ra­cis­tas. En­tre los que se men­cio­nan es­tán la ca­ra pin­ta­da de ne­gro (per­so­nas blan­cas con la ca­ra o el cuer­po pin­ta­dos de ne­gro pa­ra si­mu­lar a una per­so­na de esa ra­za), na­ti­vos ame­ri­ca­nos (dis­fra­ces ba­sa­dos en la ves­ti­men­ta de esa mi­no­ría), per­so­nas trans (atuen­dos en los que se si­mu­la ser un per­so­na trans­gé­ne­ro), ma­qui­lla­je del Día de Muer­tos (pin­tu­ra fa­cial ins­pi­ra­da en la tra­di­ción me­xi­ca­na del Día de Muer­tos), geis­ha (dis­fra­ces en los que se ha­ce alu­sión a esas mu­je­res ja­po­ne­sas), bin­di (el pun­to ro­jo que las mu­je­res hin­dúes y jai­nis­tas usan en la fren­te) y las tú­ni­cas mu­sul­ma­nas.

Pe­se a to­das las cam­pa­ñas y es­fuer­zos de or­ga­ni­za­cio­nes y uni­ver­si­da­des, el evi­tar los dis­fra­ces ra­cis­tas de Halloween de­pen­de de quie­nes se dis­fra­zan pa­ra esa ce­le­bra­ción, así que an­tes de ele­gir su dis­fraz, “so­lo pre­gún­te­se si re­pre­sen­ta a un gru­po ét­ni­co. Si es así, pre­gún­te­se si es­to jue­ga con los es­te­reo­ti­pos so­bre el gru­po. In­clu­so, si pien­sa que los es­te­reo­ti­pos no son ne­ga­ti­vos –por ejem­plo, re­tra­tar a un cier­to gru­po co­mo des­preo­cu­pa­do o ar­tís­ti­ca­men­te ta­len­to­so– pien­se de nue­vo; po­drían ser in­ter­pre­ta­dos por miem­bros de ese gru­po co­mo re­pre­sen­ta­cio­nes su­per­fi­cia­les, de­gra­dan­tes o es­tre­chas”, ex­pli­có Ann Mor­ning, pro­fe­so­ra aso­cia­da del de­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

“Si es­tá con­si­de­ran­do un dis­fraz de Halloween que con­sis­te en la ro­pa dia­ria de otra per­so­na, es po­si­ble que desee pen­sar­lo de nue­vo”, con­clu­yó Su­san Sca­fid.

Va­rios in­for­mes su­gie­ren que Halloween se ha con­ver­ti­do en una ce­le­bra­ción ra­cis­ta, ¿có­mo evo­lu­cio­nó y por qué?

Halloween, co­mo el car­na­val en al­gu­nos lu­ga­res, pue­de ser un mo­men­to pa­ra rom­per las reglas o lí­mi­tes so­cia­les. A ve­ces, es­to re­fle­ja los orí­ge­nes his­tó­ri­cos de la fies­ta en creen­cias re­la­cio­na­das con los mun­dos de los vi­vos y los muer­tos, co­mo dis­fra­zar­se de fan­tas­mas o de­mo­nios. Otros dis­fra­ces pue­den re­fle­jar fan­ta­sía, co­men­ta­rios po­lí­ti­cos, hu­mor, o, sim­ple­men­te, la ale­gría de ves­tir­se.

Los dis­fra­ces de Halloween pue­den lle­gar a ser ofen­si­vos cuan­do se con­vier­ten en apro­pia­ción cul­tu­ral, que a me­nu­do se ba­sa en el apre­cio sin com­pren­sión. El ra­cis­mo, por otra par­te, re­sul­ta del odio y del mie­do. Una ma­ne­ra de ca­na­li­zar el odio o el mie­do es re­ba­jar o bur­lar­se de otra cul­tu­ra, por ejem­plo, con­vir­tien­do la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal en dis­fra­ces exa­ge­ra­dos.

¿Por qué los tra­jes ofen­si­vos se vuel­ven ca­da vez más po­pu­la­res?

Al­gu­nas per­so­nas ofen­den de­li­be­ra­da­men­te y otras ac­ci­den­tal­men­te. No sé si los tra­jes ofen­si­vos son ca­da vez más po­pu­la­res, pe­ro el as­cen­so de las re­des so­cia­les ha crea­do un fo­ro pa­ra que la gen­te que se sien­te ofen­di­da pue­da ex­pre­sar sus preo­cu­pa­cio­nes. En otras pa­la­bras, tra­jes ofen­si­vos han exis­ti­do por ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro aho­ra, aque­llos que se ofen­den, tie­nen voz pú­bli­ca.

¿Po­dría de­te­ner­se el ra­cis­mo du­ran­te la ce­le­bra­ción de Halloween?, ¿qué hay que ha­cer pa­ra lo­grar­lo?

To­da la ro­pa, des­de ves­ti­men­ta de to­dos los días has­ta dis­fra­ces de Halloween, se ri­ge, en cier­ta me­di­da, por las nor­mas so­cia­les y la pre­sión de los com­pa­ñe­ros, in­clu­so más que por los có­di­gos de vestir o las le­yes. Si hay su­fi­cien­te ex­pli­ca­ción de que los tra­jes cons­ti­tu­yen una apro­pia­ción cul­tu­ral in­de­bi­da, jun­to con la iden­ti­fi­ca­ción de aque­llos que po­drían ser per­ci­bi­dos co­mo ra­cis­tas, los que de otro mo­do los usa­rían se ve­rán pre­sio­na­dos a de­jar de ha­cer­lo.

¿Hay al­gún ves­tua­rio que pue­da ayu­dar en la lu­cha con­tra el ra­cis­mo?

El me­jor ras­go de la hu­ma­ni­dad pue­de ser la crea­ti­vi­dad. Por lo tan­to, los me­jo­res dis­fra­ces son aque­llos que son in­te­li­gen­tes y ori­gi­na­les sin que se ten­ga que re­cu­rrir a la ra­za o a otras cul­tu­ras.

¿Qué consejos po­dría dar a la gen­te pa­ra ele­gir un dis­fraz y no he­rir los sen­ti­mien­tos de al­guien?

Cuan­do se tra­ta de evi­tar la apro­pia­ción cul­tu­ral, siem­pre vuel­vo a una re­gla de tres as­pec­tos: fuen­te, sig­ni­fi­ca­do y si­mi­li­tud. Con­si­de­re la co­mu­ni­dad de ori­gen y, si his­tó­ri­ca­men­te ha es­ta­do su­je­ta a opre­sión o dis­cri­mi­na­ción, tam­bién el sig­ni­fi­ca­do o sa­cra­li­dad del pro­duc­to cul­tu­ral en cues­tión, y cuán si­mi­lar es la co­pia al ori­gi­nal. Ahí es­ta­rá la res­pues­ta.

|GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.