EL VIACRUCIS DE ‘LAS MA­DRES’ EN LOS HO­GA­RES DEL ICBF EN CA­LI

El ma­nual ope­ra­ti­vo del Icbf pa­ra las ma­dres co­mu­ni­ta­rias en­fa­ti­za que las que sal­gan a pro­tes­tar en ho­ras la­bo­ra­les se­rán des­pe­di­das. Y como tra­ba­jan to­do el día y los des­con­ten­tos son va­rios, van a ha­cer­se es­cu­char así sea de no­che

Publimetro Cali - - PORTADA - LI­NA URIBE li­na.uribe@publimetro.co

La vin­cu­la­ción la­bo­ral me­dian­te ter­ce­ros y no di­rec­ta­men­te con el Es­ta­do, las irre­gu­la­ri­da­des con las pen­sio­nes y el fu­tu­ro in­cier­to de los ni­ños que per­te­ne­cían a los ho­ga­res ce­rra­dos son al­gu­nos de los fac­to­res que ge­ne­ran des­con­ten­to en­tre las ma­dres co­mu­ni­ta­rias del Va­lle del Cau­ca. La pre­si­den­ta del sin­di­ca­to de ma­dres co­mu­ni­ta­rias del de­par­ta­men­to, Ma­ría del Car­men Flá­quer, ase­gu­ra que tie­ne un lis­ta­do que su­pera los 1000 ni­ños a la es­pe­ra de que el Icbf les asig­ne un ho­gar, pe­ro sa­be que mu­chas de esas pe­ti­cio­nes se­rán re­cha­za­das.

Sin em­bar­go, lo que más han ob­je­ta­do las mu­je­res vin­cu­la­das al pro­gra­ma es que el ma­nual ope­ra­ti­vo que el Icbf pu­so en eje­cu­ción des­de prin­ci­pios de es­te año les prohí­be sa­lir a pro­tes­tar, adu­cien­do que quie­nes par­ti­ci­pen en es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des du­ran­te el ho­ra­rio la­bo­ral se­rán des­pe­di­das, al igual que las que no ten­gan es­tu­dios téc­ni­cos en pri­me­ra in­fan­cia y las que no pre­sen­ten to­dos los in­for­mes exi­gi­dos por la ins­ti­tu­ción.

En­ton­ces, la si­tua­ción se po­dría di­bu­jar así: pa­ra es­tas mu­je­res –unas 5600 en el Va­lle del Cau­ca–, el día la­bo­ral ini­cia cer­ca de las 4:00 a.m. por­que a esa ho­ra se de­ben le­van­tar pa­ra pre­pa­rar los ali­men­tos de los ni­ños que lle­gan a las 8:00 a.m., lim­piar y or­de­nar el lu­gar. Con ellos es­tán has­ta mí­ni­mo las 4:00 p.m., cuan­do sus pa­pás re­gre­san a re­co­ger­los. No obs­tan­te, hay ca­sos en que los pa­dres de fa­mi­lia tie­nen in­con­ve­nien­tes y de­jan a sus hi­jos has­ta la no­che. Y cuan­do ya to­dos se han ido, de­ben de­di­car­se a ela­bo­rar la do­cu­men­ta­ción pe­rió­di­ca que les exi­ge el Icbf pa­ra ha­cer­les se­gui­mien­to a su tra­ba­jo.

“Pu­si­mos un de­re­cho de pe­ti­ción an­te el di­rec­tor re­gio­nal y la di­rec­to­ra na­cio­nal. Les es­ta­mos pi­dien­do que nos ex­pli­quen por qué a las ma­dres co­mu­ni­ta­rias nos prohi­bie­ron el de­re­cho a la pro­tes­ta con ese nue­vo ma­nual ope­ra­ti­vo. Ahí hay una pa­ra­do­ja: Bie­nes­tar Fa­mi­liar nos di­ce que no­so­tras no so­mos tra­ba­ja­do­ras de ellos sino de los ope­ra­do­res, pe­ro sí sa­ca un ma­nual con el que nos ri­ge a to­das. Si no nos dan una res­pues­ta pron­to, así sea con an­tor­chas va­mos a sa­lir a pro­tes­tar”, aña­de la pre­si­den­ta del sin­di­ca­to.

Glo­ria Pe­ña, ge­ren­te de la Coo­pe­ra­ti­va Mul­tiac­ti­va de Ma­dres Co­mu­ni­ta­rias del Va­lle (Coo­ma­co­va­lle), que es uno de los ope­ra­do­res del pro­gra­ma en el de­par­ta­men­to, ase­gu­ra que las pro­tes­tas se res­trin­gie­ron por­que al­gu­nas ma­dres ce­sa­ban el ser­vi­cio de sus ho­ga­res pa­ra sa­lir a las ca­lles sin ar­gu­men­tos cla­ros. “Cuan­do uno se mue­ve a vi­si­bi­li­zar sus de­re­chos, de­be ser con un mo­ti­vo. Yo no pue­do pa­rar la pres­ta­ción del ser­vi­cio pa­ra ir­me a apo­yar al­go que no ten­go cla­ro. Aho­ra bien, el ma­nual ope­ra­ti­vo sí es per­ver­so cuan­do di­ce que los ho­ga­res que se cie­rren por cual­quier mo­ti­vo no se van a vol­ver a abrir, por­que ahí re­sul­tan perjudicados los ni­ños”, di­ce Glo­ria.

Pe­ña, quien otro­ra tra­ba­jó como ma­dre co­mu­ni­ta­ria en el Dis­tri­to de Agua­blan­ca, ase­gu­ra tam­bién que el pro­ce­so de vin­cu­la­ción de un ni­ño a un ho­gar co­mu­ni­ta­rio pue­de re­sol­ver­se has­ta en un día. “Los pro­gra­mas de pri­me­ra in­fan­cia tie­nen una po­bla­ción prio­ri­ta­ria. Si al­guno que no es­tá den­tro de es­tos gru­pos quie­re ac­ce­der a los ho­ga­res, se le ha­ce una vi­si­ta do­mi­ci­lia­ria pa­ra pro­bar el al­to gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad. Lis­tas de es­pe­ra no hay, al me­nos no en Coo­ma­co­va­lle”.

Pen­sio­nes: otro pro­ble­ma

A pe­sar de que hay ma­dres co­mu­ni­ta­rias que lle­van 29 años en es­ta la­bor, es de­cir, que ini­cia­ron en 1988 cuan­do se creó el pro­gra­ma, antes eran con­si­de­ra­das ‘tra­ba­ja­do­ras vo­lun­ta­rias’ y so­lo en 2014 lo­gra­ron la for­ma­li­za­ción la­bo­ral. En­tre 1996 y 2013, el Go­bierno les sub­si­dió el 80% del apor­te a pen­sión, pe­ro es­te era un pa­go vo­lun­ta­rio al que mu­chas no aten­die­ron. Por tal ra­zón, 106 ma­dres que ya ha­bían cum­pli­do con el tiem­po de tra­ba­jo y la edad pa­ra ac­ce­der a la pen­sión tu­vie­ron que ins­tau­rar una tu­te­la an­te la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal en 2016 pa­ra que les fue­ra re­co­no­ci­do su de­re­cho al pa­go pen­sio­nal.

“La Cor­te obli­gó al Es­ta­do a pen­sio­nar a esas 106 mu­je­res, de las cua­les ya han fa­lle­ci­do seis, pe­ro Bie­nes­tar Fa­mi­liar di­ce que no hay pla­ta. En 2013 sa­lió la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a una ren­ta vi­ta­li­cia pa­ra las ma­dres que lle­va­ran tra­ba­jan­do más de 10 años: les de­cían que re­nun­cia­ran pa­ra dar­les un sub­si­dio men­sual no su­pe­rior a los $280.000, pe­ro no po­dían te­ner nin­gu­na otra pen­sión ni ca­sa pro­pia. Mu­chas se han aco­gi­do a eso, pe­ro re­sul­ta que se han que­da­do sin el tra­ba­jo y sin la ren­ta por­que no hay con qué pa­gar­les”, ase­gu­ra Ma­ría del Car­men.

Por eso, otras ma­dres co­mu­ni­ta­rias es­tán em­pe­zan­do a ade­lan­tar pro­ce­di­mien­tos le­ga­les pa­ra que se les re­co­noz­ca en el fon­do de pen­sio­nes to­do el tiem­po la­bo­ra­do antes de 2014 y pa­ra se les ga­ran­ti­ce que van a re­ci­bir el di­ne­ro de por vi­da cuan­do com­ple­ten la edad re­que­ri­da. “La sen­ten­cia di­ce que el Icbf de­be pa­gar­le a Col­pen­sio­nes los apor­tes de las 106 ma­dres que en­tu­te­la­ron. Has­ta el mo­men­to no las han lla­ma­do ni han he­cho el des­em­bol­so del di­ne­ro, en­ton­ces to­ca que los abo­ga­dos si­gan ha­cien­do to­do el pro­ce­so”, di­ce la ge­ren­te de Coo­ma­co­va­lle.

“Es­ta es la peor ma­ne­ra de es­cla­vi­zar a una mu­jer”

Ni­la Pra­do, ex­pre­si­den­ta en Se­vi­lla de Sin­tra­ciho­bi, el sin­di­ca­to na­cio­nal de tra­ba­ja­do­ras al cui­da­do de la in­fan­cia en ho­ga­res de bie­nes­tar, ase­gu­ra que en los tres años y ocho me­ses que tra­ba­jó como ma­dre co­mu­ni­ta­ria vi­vió “una de las co­sas más ne­fas­tas que hay contra la mu­jer en es­te país”. En­tre sus que­jas es­tán los ho­ra­rios ex­ten­di­dos, la ca­ren­cia de in­su­mos y el ba­jo sa­la­rio en re­la­ción con las la­bo­res que de­ben desem­pe­ñar.

“Si es­ta la­bor la hi­cie­ra un hom­bre, tal vez no se­ría tan mal pa­ga. Las ma­dres co­mu­ni­ta­rias pier­den la pri­va­ci­dad de sus ca­sas, las exi­gen­cias son so­bre­hu­ma­nas, los pa­dres de fa­mi­lia no traen los im­ple­men­tos de aseo y la ro­pa pa­ra los ni­ños más pe­que­ños, y se co­me­ten otros atro­pe­llos que uno des­cu­bre so­bre la mar­cha. Es­ta es la peor ma­ne­ra de es­cla­vi­zar a una mu­jer. De to­das for­mas hay ma­dres co­mu­ni­ta­rias que son ex­ce­len­tes y que aman lo que ha­cen. El Icbf las ca­pa­ci­ta y en eso sí han si­do muy cons­tan­tes”, se­ña­la Ni­la.

En­tre los ca­sos abier­tos en contra del Icbf es­tá el de Sir­ley, quien tra­ba­jó 18 años como ma­dre co­mu­ni­ta­ria en el sec­tor Tie­rra Blan­ca de la co­mu­na 20. Por una que­ja que un pa­dre de fa­mi­lia le pu­so al ope­ra­dor, su ho­gar fue ce­rra­do sin nin­gu­na ga­ran­tía pa­ra la mu­jer que le ha­bía en­tre­ga­do ca­si dos dé­ca­das al ofi­cio de cui­dar ni­ños aje­nos. Y aun­que los pe­que­ños que te­nía en su ho­gar fue­ron re­ubi­ca­dos con ra­pi­dez, su si­tua­ción la­bo­ral si­gue a la de­ri­va.

“Tu­ve un in­con­ve­nien­te con una ni­ña del ho­gar en ho­ras de no guar­de­ría y los pa­pás pu­sie­ron una que­ja en el ope­ra­dor, pe­ro agre­ga­ron men­ti­ras. Yo es­ta­ba en em­ba­ra­zo y el Icbf me sus­pen­dió el se­gu­ro, ya te­nía ocho me­ses, me es­tre­sé y por eso per­dí a mi bebé. Des­pués del pleito con el ope­ra­dor, me con­tra­ta­ron pa­ra ha­cer ofi­cios va­rios allá en las ofi­ci­nas, pe­ro fue so­la­men­te du­ran­te la in­ca­pa­ci­dad. Aquí es­toy sin tra­ba­jo, no me re­co­no­cie­ron los 18 años que es­tu­ve como ma­dre co­mu­ni­ta­ria”, cuen­ta Sir­ley.

“Si es­ta la­bor la hi­cie­ra un hom­bre, tal vez no se­ría tan mal pa­ga. Las ma­dres co­mu­ni­ta­rias pier­den la pri­va­ci­dad de sus ca­sas, las exi­gen­cias son so­bre­hu­ma­nas” Ni­la Pra­do, ex­pre­si­den­ta en Se­vi­lla de Sin­tra­ciho­bi

|COR­TE­SÍA

|AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.