“La en­fer­me­dad men­tal no pue­de se­guir sien­do un ta­bú” LU­CIO GON­ZÁ­LEZ

Cuan­do al­guien su­fre un prein­far­to, por ejem­plo, su fa­mi­lia y ami­gos es­tán pres­tos a brin­dar­le to­da la aten­ción ne­ce­sa­ria. ¿Pa­sa­rá lo mis­mo cuan­do tie­ne un bro­te de­pre­si­vo?

Publimetro Cali - - ELLOS NO MURIERON ESE DÍA - LI­NA URI­BE li­na.uri­be@publimetro.co

El es­trés, la an­sie­dad y la de­pre­sión han si­do ca­ta­lo­ga­das co­mo las epi­de­mias del si­glo XXI. De he­cho, es­tu­dios a ni­vel mun­dial ase­gu­ran que la de­pre­sión es la en­fer­me­dad psí­qui­ca que más in­cli­na al sui­ci­dio, se­gui­da por el al­coho­lis­mo. No obs­tan­te, re­sul­ta im­pre­ci­so pen­sar que so­lo las per­so­nas con es­tos diag­nós­ti­cos tien­den a to­mar la de­ci­sión de qui­tar­se la vi­da: otros tras­tor­nos psi­có­ti­cos, del es­ta­do de áni­mo y de la per­so­na­li­dad tam­bién pue­den lle­var a quie­nes los pa­de­cen a con­su­mar el sui­ci­dio.

Lu­cio Da­vid Gon­zá­lez, mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en Psi­quia­tría, ha­bló de la im­por­tan­cia que se les de­be dar a las en­fer­me­da­des men­ta­les en la so­cie­dad ac­tual pa­ra que ha­gan par­te del de­ba­te pú­bli­co y se pue­dan lo­grar tra­ta­mien­tos más efi­ca­ces.

Una de las en­fer­me­da­des más sub­va­lo­ra­das es la de­pre­sión, ¿qué pa­sa quí­mi­ca­men­te en el ce­re­bro de una per­so­na que la pa­de­ce?

Lo que su­ce­de es que se ba­ja la se­ro­to­ni­na, una sus­tan­cia que pro­vie­ne de las pro­teí­nas y se alo­ja más que to­do en el ló­bu­lo fron­tal del ce­re­bro. Des­de ahí se con­tro­lan los im­pul­sos del hom­bre. Cuan­do una per­so­na se de­pri­me, no tie­ne la su­fi­cien­te se­ro­to­ni­na y hay que dar­le una sus­tan­cia que la es­ti­mu­le. Sin em­bar­go, mu­chas de­pre­sio­nes se pue­den tra­tar con psi­co­te­ra­pia an­tes de re­cu­rrir a los me­di­ca­men­tos. De cual­quier ma­ne­ra, hay que es­tar aler­ta cuan­do al­guien pre­sen­te se­ña­les de de­pre­sión: cer­ca del 40% de sui­ci­dios en el mun­do son de per­so­nas de­pri­mi­das.

¿Y cuá­les son es­tas se­ña­les de aler­ta?

Una de las se­ña­les es que el as­pec­to mo­tor se en­cuen­tra in­hi­bi­do: la per­so­na no se pue­de pa­rar de la ca­ma, no quie­re sa­lir, no quie­re co­mer. Tam­bién pre­sen­ta ideas de ba­ja au­to­es­ti­ma, ma­ni­fies­ta que no se sien­te ama­do o, in­clu­so, que no se quie­re. En es­te úl­ti­mo ca­so po­dría tra­tar­se de una de­pre­sión se­ve­ra. Los sín­to­mas de­pre­si­vos, si los ana­li­za­mos, son au­to­ata­ques: el in­som­nio, la inape­ten­cia, la adi­na­mia… Aho­ra, es­to no se­ría ex­tra­ño si la per­so­na aca­ba de vi­vir una si­tua­ción lí­mi­te co­mo la muerte de un fa­mi­liar, por ejem­plo, pe­ro si ese es­ta­do se man­tie­ne por se­ma­nas o me­ses, es ne­ce­sa­rio bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal.

¿El rit­mo ace­le­ra­do de la so­cie­dad ac­tual ha­ce que los ni­ños es­tén más pro­pen­sos a desa­rro­llar en­fer­me­da­des men­ta­les?

Las en­fer­me­da­des men­ta­les tie­nen cau­sas bio­ló­gi­cas, psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les, en­ton­ces no po­dría­mos re­la­cio­nar­las so­la­men­te con es­tas úl­ti­mas. Sin em­bar­go, a los ni­ños de aho­ra se les pi­de que es­tu­dien más pa­ra ser los me­jo­res, que sean bi­lin­gües, que ten­gan dos ca­rre­ras al tiem­po y es­to no les per­mi­te dis­fru­tar al má­xi­mo ca­da eta­pa de la vi­da. Ade­más, el ma­tri­mo­nio es­tá en cri­sis en­ton­ces ellos ya no vi­ven con los dos pa­dres, sino con uno so­lo y los cría la em­plea­da. Pa­ra evi­tar los tras­tor­nos men­ta­les, que dis­mi­nu­ya so­bre to­do la an­sie­dad, hay que re­pen­sar los va­lo­res que tie­nen los ni­ños.

¿Qué pa­sa con aque­llos que son ‘ama­dos’ en ex­ce­so?

Con fre­cuen­cia ve­mos per­so­nas que ne­ce­si­tan que las amen mu­cho. Cuan­do los de­más no las aplau­den, no las aman, se sien­ten so­las y se de­pri­men. Es­tas per­so­nas quie­ren que las amen mu­cho por­que eso les evo­ca vi­ven­cias de su ni­ñez, en la que fue­ron ama­das más de la cuen­ta, so­bre­pro­te­gi­das, muy con­sen­ti­das. Cuan­do el mun­do no les da eso, sien­ten mu­cha ra­bia con­tra ellas, pe­ro so­bre to­do con­tra ese ser que las ama­ba tan­to. En el fon­do es un odio ha­cia esa his­to­ria. En es­tos ca­sos, si­tua­cio­nes co­mo una de­cep­ción amo­ro­sa o un des­pi­do del tra­ba­jo pue­den ter­mi­nar en de­pre­sio­nes se­ve­ras.

¿Cuál es el lí­mi­te en­tre la tris­te­za y la de­pre­sión co­mo tras­torno men­tal con ries­go de sui­ci­dio?

Es di­fí­cil de­fi­nir la lí­nea en­tre es­tar sano o en­fer­mo men­tal­men­te. Yo creo que to­dos los se­res hu­ma­nos viajamos en­tre la nor­ma­li­dad y la en­fer­me­dad: nos de­pri­mi­mos, ha­ce­mos be­rrin­ches y has­ta de­ci­mos co­sas co­mo “me quie­ro mo­rir”, pe­ro no son en se­rio. Pa­ra es­tas si­tua­cio­nes exis­ten ‘te­ra­peu­tas in­for­ma­les’ co­mo la fa­mi­lia, los ami­gos y otras per­so­nas que nos es­cu­chan. No obs­tan­te, cuan­do es­to no fun­cio­na y los sín­to­mas se alar­gan, hay que bus­car apo­yo psi­co­te­ra­péu­ti­co. Cuan­do una per­so­na di­ce “me quie­ro sui­ci­dar” y ha mos­tra­do sig­nos de­pre­si­vos o tie­ne al­gún otro tras­torno men­tal, hay que aten­der­lo de in­me­dia­to por­que es una emer­gen­cia psi­quiá­tri­ca.

¿Se atien­de co­rrec­ta­men­te la en­fer­me­dad men­tal en el sis­te­ma de sa­lud de Co­lom­bia?

Yo tra­ba­jé en una EPS y me to­ca­ba ver cua­tro pa­cien­tes por ho­ra. En ese tiem­po es im­po­si­ble es­cu­char al otro, en­ton­ces in­me­dia­ta­men­te se le re­ce­ta un an­ti­de­pre­si­vo, lo que re­sul­ta muy be­ne­fi­cio­so pa­ra las ca­sas de me­di­ca­men­tos. Aho­ra, co­mo par­ti­cu­lar, ha­go psi­co­te­ra­pia con mis pa­cien­tes y ra­ra vez los me­di­co. La de­pre­sión en al­gu­nos ca­sos es un fe­nó­meno de ma­du­ra­ción: en una ruptura amo­ro­sa, por ejem­plo, la per­so­na de­be vi­vir el due­lo y re­po­ner­se. Pe­ro si se de­pri­me por ese mo­ti­vo y de una vez

le man­dan dro­ga, le im­pi­den su pro­ce­so de evo­lu­ción. Di­ría que, en Co­lom­bia, el sis­te­ma de sa­lud es­tá di­se­ña­do pa­ra no es­cu­char al pa­cien­te.

¿La de­pre­sión se cu­ra?

Sí. Con psi­co­te­ra­pia, con me­di­ca­men­tos o con ambos. Si el pa­cien­te es­tá muy mal, se hos­pi­ta­li­za pa­ra es­ta­bi­li­zar­lo y lue­go se con­ti­núa el pro­ce­so. Es un te­ma del que te­ne­mos que ha­blar. La en­fer­me­dad men­tal no pue­de se­guir sien­do un ta­bú. Quie­nes se sui­ci­dan por en­fer­me­da­des men­ta­les co­mo la de­pre­sión vie­nen de un su­fri­mien­to pro­lon­ga­do que pu­do ha­ber si­do aten­di­do a tiem­po. Ellos no mu­rie­ron ese día.

“Es di­fí­cil de­fi­nir la lí­nea en­tre es­tar sano o en­fer­mo men­tal­men­te”

|HROY CHÁ­VEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.