PYR

Publimetro Cali - - MUNDO -

¿Qué se pue­de es­pe­rar de la vi­si­ta de la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos y la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos a Ni­ca­ra­gua?

Des­de que ini­ció la re­pre­sión ha si­do una exi­gen­cia, des­de la so­cie­dad ci­vil, la pre­sen­cia de ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos pa­ra mo­ni­to­rear el con­flic­to por las gra­ves vio­la­cio­nes que se han co­me­ti­do. Den­tro de esa ló­gi­ca, a fi­na­les del mes de ma­yo, la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na hi­zo una pri­me­ra vi­si­ta a Ni­ca­ra­gua y emi­tió, el 21 de ma­yo, un in­for­me pre­li­mi­nar don­de re­co­mien­da al Es­ta­do el es­ta­ble­ci­mien­to de un me­ca­nis­mo de seguimiento (si­mi­lar al del ca­so Ayot­zi­na­pa en Mé­xi­co) pa­ra evi­tar la con­ti­nua­ción de las vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos. Otra de las re­co­men­da­cio­nes que hi­zo es la aper­tu­ra in­ter­na­cio­nal a la su­per­vi­sión de los de­re­chos hu­ma­nos en Ni­ca­ra­gua.

Den­tro de esa ló­gi­ca, la re­pre­sión ha per­sis­ti­do, y por eso la exi­gen­cia de la so­cie­dad ci­vil es que lle­ga­ran es­tos or­ga­nis­mos y se cum­plie­ran las re­co­men­da­cio­nes pre­li­mi­na­res de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na. Vi­nie­ron un equi­po de tra­ba­jo de la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do y un gru­po de seguimiento por par­te de la Cidh. Es­te úl­ti­mo lle­gó el do­min­go 24 y el equi­po del Al­to Co­mi­sio­na­do lle­gó el mar­tes 26.

La se­ma­na pa­sa­da sa­lió un in­for­me de la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do so­bre Ve­ne­zue­la, en el que des­ta­ca el her­me­tis­mo gu­ber­na­men­tal. ¿Se re­pe­ti­rá una si­tua­ción si­mi­lar con Ni­ca­ra­gua?

Hay una di­fe­ren­cia par­ti­cu­lar con el go­bierno ve­ne­zo­lano. Or­te­ga, has­ta ha­ce muy po­co, te­nía cre­den­cia­les de­mo­crá­ti­cas. Es de­cir, a pe­sar de la de­nun­cia de frau­de elec­to­ral in­terno, su go­bierno no ha­bía lla­ma­do la aten­ción de ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les en cuan­to a vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos, aun­que sí en te­mas de re­gre­sión en ma­te­ria de de­re­chos po­lí­ti­co-elec­to­ra­les.

Es­ta si­tua­ción de aper­tu­ra es importante en Ni­ca­ra­gua, pri­me­ro, por per­mi­tir que sal­ga a ni­vel in­ter­na­cio­nal lo que es­tá ocu­rrien­do en el país. Es­to es una ex­plo­sión de lo que se ha acumulado en 10 años y que ha­bía pa­sa­do des­aper­ci­bi­do por las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos. En ese sen­ti­do, se da una luz de es­pe­ran­za a la so­cie­dad ci­vil de de­nun­ciar lo que su­ce­de, y le­gi­ti­mar su prin­ci­pal de­man­da: la sa­li­da del ré­gi­men Or­te­ga-mu­ri­llo. Re­cor­de­mos que es una pa­re­ja pre­si­den­cial con­for­ma­da por el pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga y su es­po­sa, Rosario Mu­ri­llo, la vi­ce­pre­si­den­ta.

La di­fe­ren­cia prin­ci­pal es que el go­bierno de Ni­ca­ra­gua, a di­fe­ren­cia del go­bierno de Ve­ne­zue­la, sien­te una ma­yor ver­güen­za de que es­tas co­sas sal­gan a ni­vel in­ter­na­cio­nal por­que les ha­ce per­der le­gi­ti­mi­dad, al­go que ya no tie­ne Ve­ne­zue­la.

Mal que bien, de al­gu­na ma­ne­ra, (y so­bre­pa­sa­do por la cri­sis que en­fren­ta el país) el go­bierno ha ido ce­dien­do en al­gu­nas de las exi­gen­cias que se plan­tean des­de la me­sa de diá­lo­go na­cio­nal y eso es po­si­ti­vo. Aho­ra, si bien es cier­to que di­cha me­sa se ha ins­tau­ra­do, ca­re­ce de cre­di­bi­li­dad por­que no se con­fía en los com­pro­mi­sos que

ad­quie­re el go­bierno, pues la re­pre­sión con­ti­núa, e in­clu­so se re­cru­de­ce, en al­gu­nos sec­to­res del país.

La pre­sen­cia de es­tas ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les va a dar pie a que mu­chos de es­tos com­pro­mi­sos y exi­gen­cias que se plan­tean des­de la so­cie­dad ci­vil pue­dan pros­pe­rar y re­du­cir el ni­vel de con­flic­to exis­ten­te en el país.

¿Cuál ha si­do la res­pues­ta de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal an­te lo que ocu­rre en el país?

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha si­do un tan­to in­di­fe­ren­te, aun­que sí se ha vis­to en la OEA có­mo ha ido ganando te­rreno el re­cha­zo ha­cia la con­ti­nua­ción del ré­gi­men.

Uru­guay, des­de su Con­gre­so, ha si­do el pri­me­ro en con­de­nar la si­tua­ción del país, se­gui­do por Cos­ta Ri­ca y Co­lom­bia, lo cual es muy importante. Sin em­bar­go, el in­for­me fi­nal de la si­tua­ción, pre­sen­ta­do en el Con­se­jo Per­ma­nen­te de la OEA, fue re­cha­za­do so­lo por tres paí­ses: Bo­li­via, Ve­ne­zue­la y el pro­pio Ni­ca­ra­gua.

Hay lla­ma­dos, por ejem­plo, del Par­la­men­to Eu­ro­peo al ce­se de la re­pre­sión en Ni­ca­ra­gua y creo que en la me­di­da en que la so­cie­dad ci­vil pue­da ge­ne­ra­li­zar es­ta de­man­da, se pue­den ob­te­ner re­sul­ta­dos dis­tin­tos. Es­ta­dos Uni­dos ha emi­ti­do de­cla­ra­cio­nes de preo­cu­pa­ción y en­vió a su em­ba­ja­dor de la OEA a Ni­ca­ra­gua.

¿Cuál po­dría ser el es­ce­na­rio en los pró­xi­mos días?

Yo me mues­tro op­ti­mis­ta an­te la pre­sen­cia de es­tas ins­tan­cias de de­re­chos hu­ma­nos, por­que lo prin­ci­pal en el país es que ce­se la re­pre­sión. Una vez que pa­re y se ga­ran­ti­ce la libertad de ex­pre­sión y mo­vi­li­za­ción del pue­blo ni­ca­ra­güen­se, po­drá aten­der­se la de­man­da de la sa­li­da del ré­gi­men Or­te­ga-mu­ri­llo.

Sin em­bar­go, es­te con­flic­to va a ser muy gra­ve. La afec­ta­ción eco­nó­mi­ca es muy importante, pe­ro el cos­to hu­mano tam­bién lo ha si­do. Son más de 212 muer­tes, se­ña­la­das por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na, y el nú­me­ro con­ti­núa en au­men­to. Una vez que aca­be la re­pre­sión, Ni­ca­ra­gua no cuen­ta con con­di­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho de ac­ce­so a la jus­ti­cia pa­ra las víc­ti­mas, por la al­ta con­cen­tra­ción de po­der que tie­ne el ré­gi­men Or­te­ga-mu­ri­llo en la es­fe­ra del po­der ju­di­cial y del ór­gano elec­to­ral.

An­te la sa­li­da del go­bierno de Da­niel Or­te­ga exis­te una de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal muy gran­de, por­que con­cen­tra to­do los po­de­res del Es­ta­do, de al­gu­na ma­ne­ra. En­ton­ces, ga­ran­ti­zar el de­re­cho al ac­ce­so a la Jus­ti­cia de las víc­ti­mas, va a ser un pro­ce­so com­ple­jo.

C. HE­RRE­RA |DPA

Fa­mi­lia­res y ami­gos car­gan un ataúd en Ma­sa­ya, Ni­ca­ra­gua.

URIEL PI­NE­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.