UN VIA­JE A LOS AN­TI­GUOS DO­MI­NIOS DE ‘LOS PARAS’

En­tre 1999 y 2005 los pa­ra­mi­li­ta­res del Blo­que Ca­li­ma sem­bra­ron el terror en el co­rre­gi­mien­to de Ga­li­cia, mu­ni­ci­pio de Bu­ga­la­gran­de. Hoy, la vi­da de los cam­pe­si­nos es dis­tin­ta pe­ro cues­ta de­jar atrás el do­lor de la vio­len­cia

Publimetro Colombia - - PORTADA - JUAN PA­BLO PINO juan.pino@pu­bli­me­tro.co

“Es­ta mon­ta­ña se lla­ma La Mo­re­na por­que ha­ce mu­chos años ha­bía aquí un se­ñor que se enamo­ró de una mu­cha­cha que vi­vía allí arri­ba, ella era mo­re­na, por eso se lla­ma es­to así”. Así em­pie­za el re­la­to do­ña María Do­ra Gó­mez de Es­pi­nal, ma­tro­na, ma­dre de 10 hi­jos y quien tie­ne un acen­to que por mo­men­tos es pai­sa y por mo­men­tos es va­lluno. Ella, su fa­mi­lia y sus ve­ci­nos vi­ven en el co­rre­gi­mien­to de Ga­li­cia, zo­na ru­ral de Bu­ga­la­gran­de en el Va­lle del Cau­ca.

A su fin­ca se lle­ga des­pués de de­jar la au­to­pis­ta que co­nec­ta a Ca­li con Ar­me­nia. Se to­ma el des­vío ha­cia el co­rre­gi­mien­to de Ga­li­cia, un pue­blo de ape­nas cua­tro ca­lles, im­pe­ca­ble y ca­lu­ro­so, co­mo los po­bla­dos del Va­lle. Des­pués de do­blar la es­qui­na de la igle­sia se em­pie­za a su­bir por tro­cha. Lo que era el ca­lor del Va­lle, ca­si al ni­vel del mar, em­pie­za a con­ver­tir­se en un pá­ra­mo, y co­mien­za a ad­ver­tir­se una im­por­tan­te vis­ta, des­de La Mo­re­na, ha­cia los mu­ni­ci­pios de Tu­luá, Bu­ga­la­gran­de y Bu­ga. En la fin­ca, a la que se lle­ga des­pués de una ho­ra de su­bir por la mon­ta­ña, se tie­ne un pa­no­ra­ma ex­clu­si­vo de gran par­te del Nor­te del Va­lle del Cau­ca. Fue esa ex­clu­si­vi­dad la que nos lle­vó has­ta allí.

“Es­ta ca­sa tie­ne cien años, pe­ro es pro­pie­dad de mi fa­mi­lia des­de ha­ce más o me­nos cin­cuen­ta. Ha si­do una fin­ca ca­fe­te­ra des­de siem­pre. Mi pa­pá era un pai­sa que se vino a pro­bar suer­te. Lo lo­gró, y te­ne­mos una fin­ca de dos­cien­tas hec­tá­reas”, cuen­ta María del Pi­lar Es­pi­nal, la hi­ja de María Do­ra. La ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca del lu­gar hi­zo que allí ate­rri­za­ran los pri­me­ros pa­ra­mi­li­ta­res que se ubi­ca­ron en el Va­lle. Es de­cir, ca­si que en su ca­sa se fun­dó el Blo­que Ca­li­ma de las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia (Auc). “Por años es­cu­cha­mos que los ve­ci­nos de­cían que los ‘pa­ra­cos’ an­da­ban por acá. Nun­ca los vi­mos, has­ta que en 1999, en la par­te más al­ta de la fin­ca, a tra­vés de bi­no­cu­la­res yo los vi an­dan­do en­tre los ca­fe­ta­les. Ima­gí­ne­se el te­mor que me dio. Des­de en­ton­ces no­so­tros, co­mo fa­mi­lia, no pu­di­mos vol­ver a la ca­sa”, cuen­ta María del Pi­lar.

El Blo­que Ca­li­ma de las Auc lle­gó al Va­lle del Cau­ca con el fin de neu­tra­li­zar el ac­cio­nar del Blo­que Oc­ci­den­tal de las Farc, al man­do de Pa­blo Ca­ta­tum­bo (que ope­ra­ba en la Cor­di­lle­ra Cen­tral en el Va­lle del Cau­ca, al nor­te; en el sur de Quin­dío, en Gé­no­va es­pe­cí­fi­ca­men­te; y en To­li­ma, en la zo­na que se co­no­ce co­mo el ca­ñón de Las Her­mo­sas), y con el ob­je­ti­vo de con­tro­lar ru­tas de nar­co­trá­fi­co que co­nec­ta­rían con el fren­te del mis­mo Blo­que en Bue­na­ven­tu­ra.

Se­gún con­tó el dia­rio El País de Ca­li el 28 de enero de 2008, ade­más de una es­tre­cha re­la­ción con el cre­cien­te Car­tel del Nor­te del Va­lle, los em­pre­sa­rios de la re­gión fue­ron quie­nes fi­nan­cia­ron la lle­ga­da de los pa­ra­mi­li­ta­res a la zo­na.

El asen­ta­mien­to del Blo­que Ca­li­ma en La Mo­re­na se dio en dos lu­ga­res: el pre­dio que hoy se co­no­ce co­mo El Por­ve­nir (pro­pie­dad de la fa­mi­lia Es­pi­nal) y lo que otro­ra fue la se­de de la igle­sia Pen­te­cos­tal de ese lu­gar. Cer­ca de un ki­ló­me­tro más arri­ba, en la mis­ma mon­ta­ña, es­tán los res­tos de una ca­so­na que ha­ce más de me­dio si­glo fue se­de de di­cha igle­sia, que fue ven­di­da a fi­na­les de los años se­sen­ta y que tiem­po des­pués fun­cio­nó co­mo sa­lón so­cial de la ve­re­da has­ta la lle­ga­da de los pa­ra­mi­li­ta­res. “Eso fue prác­ti­ca­men­te una ca­sa de pi­que. Aquí se le co­no­ce co­mo ‘la Ca­sa del Terror’. Cuan­do se des­mo­vi­li­za­ron, ahí se en­con­tra­ron fo­sas co­mu­nes. Ahí tu­vo que ve­nir el CTI a sa­car to­dos esos res­tos”, cuen­ta Fran­cis­co Os­pi­na, re­si­den­te de la zo­na y quien tu­vo que sa­lir des­pla­za­do en 1999 por la lle­ga­da del Blo­que Ca­li­ma.

Hoy, de la ca­so­na, so­lo que­dan los res­tos. Los ha­bi­tan­tes del lu­gar no se atre­ven a en­trar allí. Al in­gre­sar, to­da­vía que­dan los ves­ti­gios del terror de los pa­ra­mi­li­ta­res.

“A mí no me gus­ta re­cor­dar eso. No me gus­ta ha­blar de eso. Eso ya pa­só. A mí me gus­ta más ha­blar del por­ve­nir, de la paz, que la gen­te en­tien­da que la paz se vi­ve día a día, se vi­ve en to­do lo que ha­ce­mos y con eso se construye”, di­ce María del Pi­lar cuan­do le pre­gun­to so­bre lo vi­vi­do en la épo­ca de los pa­ra­mi­li­ta­res. “Pa­ra qué voy a ha­blar. No quie­ro con­tar más. No­so­tros re­ci­bi­mos es­ta ca­sa com­ple­ta­men­te des­trui­da. Has­ta las ta­blas del pi­so las qui­ta­ron pa­ra co­ci­nar. No­so­tros de­ci­di­mos aban­do­nar es­to en el año 2000 por­que los ‘paras’ nos ma­ta­ron dos ad­mi­nis­tra­do­res que te­nía­mos tra­ba­jan­do aquí. Cuan­do vol­vi­mos en 2008 es­to es­ta­ba des­trui­do, hu­bo que em­pe­zar de ce­ro, pe­ro aho­ra es­ta ca­sa es la fe­li­ci­dad de la fa­mi­lia”.

Sem­bran­do es­pe­ran­za

Hoy, María del Pi­lar y su fa­mi­lia, co­mo be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma de la Unidad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras, han re­ci­bi­do apo­yo pa­ra pro­yec­tos pro­duc­ti­vos por más de 70 mi­llo­nes de pe­sos.

“Aquí vol­vi­mos a sem­brar ca­fé, to­da­vía no es­tá to­da la fin­ca sem­bra­da pe­ro ahí va­mos. Yo me sue­ño con un hos­tal, es­ta ca­sa es muy lin­da, ima­gí­ne­se que aquí pue­da ve­nir mu­cha gen­te a co­no­cer to­da es­ta his­to­ria tan trá­gi­ca, pe­ro ver có­mo es­ta­mos vi­vien­do aho­ra. Me sue­ño con que ven­ga mu­cha gen­te, po­der­los aten­der y ex­pli­car­les que la paz se vi­ve, se construye. Es una co­sa de to­dos los días”.

Al igual que la fa­mi­lia Es­pi­nal, la fa­mi­lia de Fran­cis­co Os­pi­na y las vi­das de más de 700 cam­pe­si­nos de Bu­ga­la­gran­de cam­bia­ron con la ayu­da del pro­gra­ma de res­ti­tu­ción. La des­mo­vi­li­za­ción de los ‘paras’ en 2005 y el re­cien­te acuerdo de paz con la gue­rri­lla de las Farc es­tán cer­ca de po­ner fin a años de vio­len­cia y des­pla­za­mien­tos en las mon­ta­ñas del Nor­te del Va­lle. Aho­ra, la lu­cha en es­tos cam­pos no es por ru­tas de nar­co­trá­fi­co ni por con­trol te­rri­to­rial, sino por lle­var ca­fé, le­che y plá­tano al de­par­ta­men­to, por ca­mi­nar en­tre ca­fe­ta­les con la es­pe­ran­za de que el tra­ba­jo en la tie­rra, así co­mo el per­dón, bro­ta­rán an­te tan­to do­lor y tris­te­za.

“Sue­ño con que ven­ga mu­cha gen­te, po­der­los aten­der y ex­pli­car­les que la paz se construye to­dos los días”

María del Pi­lar Es­pi­nal

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

En el Nor­te del Va­lle del Cau­ca ha vuel­to a re­na­cer la es­pe­ran­za, jun­to con co­se­chas de ca­fé y una vis­ta ma­ra­vi­llo­sa que en otro tiem­po con­tras­ta­ba con la vio­len­cia del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.