A LA IZ­QUIER­DA DE DIOS PA­DRE

PU­BLI­ME­TRO se con­vir­tió en el pri­mer me­dio co­lom­biano en lle­gar a un cam­pa­men­to del Eln, en pleno pro­ce­so de paz con es­ta gue­rri­lla. ¿Qué quie­ren ‘los ele­nos’ para fir­mar la paz? In­for­me es­pe­cial des­de el co­ra­zón del Cho­có

Publimetro Colombia - - PORTADA - ES­PE­RAN­ZA ARIAS es­pe­ran­za.arias@pu­bli­me­tro.co

“Pro­fe, es me­jor co­mer ca­llao”, le di­jo un hom­bre afro a otro que con­ver­sa­ba con él so­bre la in­se­gu­ri­dad y los ca­sos de co­rrup­ción que se de­nun­cian en el Con­se­jo Co­mu­ni­ta­rio del San Juan.

“Cuan­do ten­ga que ha­blar, ha­blo, así me ma­ten”, le res­pon­dió el otro.

El río San Juan es un afluen­te que se re­co­rre des­de Ist­mi­na has­ta Bue­na­ven­tu­ra en un po­co más de ocho ho­ras, de­pen­dien­do de la ra­pi­dez y ma­nio­bra del con­duc­tor de la lan­cha. Co­mo es la úni­ca vía de ac­ce­so que his­tó­ri­ca­men­te ha te­ni­do esa zo­na de Cho­có, las co­mu­ni­da­des afro e in­dí­ge­nas que la ha­bi­tan es­tán ubi­ca­das en las ri­be­ras, en al­gu­nos ca­sos, en cons­truc­cio­nes de pa­la­fi­tos y en otras, de­jan­do po­cos metros de tie­rra en­tre las casas y el agua.

Es di­fí­cil ac­ce­der. El trans­por­te flu­vial es tan cos­to­so que quie­nes viven en esas po­bla­cio­nes sa­len a Bue­na­ven­tu­ra, Ca­li o Quib­dó para lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio: ir al mé­di­co, com­prar ro­pa o ali­men­tos. Eso, su­ma­do a las pre­ca­rias con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, ha­cen del San Juan un sec­tor vul­ne­ra­ble a la vio­len­cia.

Pe­se a que siem­pre se ha sa­bi­do de la pre­sen­cia de las Farc, el Eln y las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia –Auc o Clan del Gol­fo– el Ejér­ci­to solo cuen­ta con un pues­to de con­trol ca­si en la desem­bo­ca­du­ra del río, a la al­tu­ra de Pa­les­ti­na. El res­to del ca­mino ha­cia el co­ra­zón del Cho­có es tie­rra de na­die. Tie­rra que ha su­fri­do por el nar­co­trá­fi­co y por la con­ta­mi­na­ción de sus aguas.

Por eso, sus ha­bi­tan­tes sa­ben que, aun­que la au­to­ri­dad sea ejer­ci­da por las Fuer­zas Ar­ma­das, en re­pre­sen­ta­ción del Es­ta­do, el con­trol lo tie­ne el Eln, es­pe­cí­fi­ca­men­te el Fren­te de Gue­rra Oc­ci­den­tal Ómar Gómez, di­ri­gi­do por el co­man­dan­te ‘Uriel’.

Du­ran­te el día, sus miem­bros se de­jan ver en pe­que­ños gru­pos, ves­ti­dos de ci­vil, ca­mi­nan­do por los ca­se­ríos. En la no­che re­co­rren el río San Juan con su uni­for­me, con lin­ter­nas en sus ca­be­zas y con una bandera ro­ja y ne­gra que se on­dea rá­pi­da­men­te al cor­tar el vien­to, en la que re­sal­tan las tres le­tras blan­cas que iden­ti­fi­can al gru­po.

El 30 de oc­tu­bre de 2017 es­ta­ba jun­to al fo­tó­gra­fo Juan Pa­blo Pino en una ca­sa a ori­llas de un afluen­te que desem­bo­ca en el San Juan. Al fon­do solo ha­bía una es­pe­sa sel­va en la que se mez­cla­ban los so­ni­dos de los ani­ma­les con las go­tas de llu­via. Lle­vá­ba­mos más de 24 ho­ras es­pe­ran­do en­con­trar­nos con el co­man­dan­te ‘Uriel’, pe­ro la reunión se ha­bía apla­za­do por la pre­sen­cia de he­li­cóp­te­ros del Ejér­ci­to que so­bre­vo­la­ban la zo­na a muy ba­ja al­tu­ra, pe­se al ce­se al fuego que se de­cre­tó des­de el pri­me­ro de oc­tu­bre. Ellos apro­ve­chan

“Con el ce­se al fuego con el Eln uno por lo me­nos duer­me” Lí­der so­cial, miem­bro del Con­se­jo Co­mu­ni­ta­rio del San Juan, en Cho­có

que no se­rán ata­ca­dos por la gue­rri­lla para des­em­bar­car unidades en los lu­ga­res don­de hay siem­bras de co­ca para erra­di­car­las ma­nual­men­te.

La no­che an­te­rior, dos ‘ele­nos’ que nos ha­bían re­co­gi­do en uno de los pue­blos, bus­ca­ban en­tre las casas aban­do­na­das en la ri­be­ra del río una an­te­na que les ser­vi­ría para co­nec­tar­se a in­ter­net. “Es ur­gen­te”, nos de­cían, sin dar­nos ma­yor ex­pli­ca­ción mien­tras acer­ca­ban la lan­cha a la ori­lla y alum­bra­ban el te­rreno con una lin­ter­na.

La an­te­na fue de gran im­por­tan­cia por­que se con­vir­tió en el puen­te en­tre la sel­va y la ciu­dad para co­mu­ni­car­les a los co­lom­bia­nos, a la mi­sión de ve­ri­fi­ca­ción del ce­se y al Go­bierno, que el Fren­te Oc­ci­den­tal acep­ta­ba su res­pon­sa­bi­li­dad por la muer­te del go­ber­na­dor in­dí­ge­na Au­lio Isa­ra­má Fo­ras­te­ro.

El co­mu­ni­ca­do fue pu­bli­ca­do en la ma­ña­na de ese 30 de oc­tu­bre, a po­cos metros de la ca­sa en la que es­pe­rá­ba­mos, im­pa­cien­tes, por ver de cer­ca al co­man­dan­te que me­ses an­tes de­jó que las cá­ma­ras lo cap­ta­ran du­ran­te la li­be­ra­ción del po­lí­ti­co Odín Sán­chez.

Esa mis­ma tar­de, las unidades del Eln em­pe­za­ron a tras­la­dar­se en lan­chas rá­pi­das. Te­nían que cam­biar de lu­gar por­que sa­bían que el Ejér­ci­to ya los te­nía ubi­ca­dos. Una de las em­bar­ca­cio­nes ba­jó la ve­lo­ci­dad y se acer­có a la ca­sa. “¿Se van con no­so­tros o se quedan?”, di­jo con voz fuerte una gue­rri­lle­ra. El ca­mino ha­cia otro le­jano lu­gar lo com­par­ti­mos con seis ‘ele­nos’ y con Ar­cos, Co­ro­nel y Azu­ce­na, tres pe­rros, uno de los cua­les fue aban­do­na­do por las Fuer­zas Mi­li­ta­res en me­dio de ope­ra­ti­vos. Fi­nal­men­te, al lle­gar a la po­bla­ción, otra de las tan­tas que se con­su­me en el ol­vi­do en me­dio del San Juan, apa­re­ció un hom­bre al­to, del­ga­do, de tez mo­re­na que­ma­da por el sol, y con su ros­tro ta­pa­do di­jo: “Mu­cha­chos, bienvenidos. Qué pe­na ha­cer­los es­pe­rar tan­to tiem­po. Mu­cho gusto, ‘Uriel’”.

Quie­nes viven en esa co­mu­ni­dad, con­for­ma­da por no más de 50 casas, mi­ra­ban con desconfianza a los pe­rio­dis­tas que ha­bían ba­ja­do de la lan­cha, mien­tras que son­reían y char­la­ban con los gue­rri­lle­ros que tam­bién aca­ba­ban de lle­gar.

Ellos ha­cen par­te de su co­ti­dia­ni­dad y des­pués de la re­ti­ra­da de las Farc, al fir­mar el acuer­do de paz, sin­tie­ron te­mor por el re­gre­so de los pa­ra­mi­li­ta­res, de las ame­na­zas y de los ase­si­na­tos de quie­nes se atre­ven a opo­ner­se a la erra­di­ca­ción de cul­ti­vos y de quie­nes di­cen, sin ta­pu­jos, que apo­yan la erra­di­ca­ción.

“Con el ce­se al fuego uno por lo me­nos duer­me”, me con­tó un lí­der co­mu­ni­ta­rio de 72 años, a quien se le re­ser­va su iden­ti­dad por se­gu­ri­dad. Él re­cuer­da que la se­mi­lla de la co­ca la lle­va­ron a Cho­có los pa­ra­mi­li­ta­res y con ella lle­gó el do­lor. Hoy, por lo me­nos, el acuer­do del ce­se al fuego les brin­da una se­gu­ri­dad y, aun­que el Ejér­ci­to si­gue qui­tán­do­les la co­ca, que es su úni­co me­dio de sus­ten­to en un de­par­ta­men­to en el que rei­na la po­bre­za, no sien­ten el ries­go de ser ata­ca­dos por es­tar en el mis­mo si­tio con el Eln.

Los días jun­to a la gue­rri­lla pa­san en cal­ma, al­gu­nas ve­ces con un sol in­cle­men­te y otros ba­jo una llu­via in­ce­san­te, mien­tras los lí­de­res del blo­que nos cuen­tan so­bre lo que le po­dría pa­sar a la po­bla­ción si ellos lle­gan a aban­do­nar los te­rri­to­rios en ca­so de fir­mar un acuer­do de paz y có­mo lo­gra­rá el Go­bierno so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la co­ca, si ni si­quie­ra el pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos que se pac­tó con las Farc ha si­do efec­ti­vo.

“La co­ca no la po­de­mos erra­di­car por­que iría­mos en con­tra de los cam­pe­si­nos y tam­po­co te­ne­mos có­mo ayu­dar­los con un pro­yec­to pro­duc­ti­vo para que la re­em­pla­cen”, ma­ni­fes­tó ‘Yer­son’, el lí­der del Fren­te Er­nes­to Che Gue­va­ra, quien siem­pre es­tá jun­to a ‘Uriel’, mos­tran­do el la­do más ru­do de la gue­rra.

Tie­nen un ob­je­ti­vo cla­ro: se­gui­rán em­pu­ñan­do sus ar­mas has­ta que el Go­bierno es­cu­che y ofrez­ca ga­ran­tías reales a los cam­pe­si­nos de la re­gión. De ahí la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, que se dis­cu­te en la me­sa de diá­lo­gos de Qui­to.

En las si­guien­tes edi­cio­nes de PU­BLI­ME­TRO le con­ta­re­mos de­ta­lles de lo que el Eln pien­sa so­bre el pro­ce­so de paz y de la pro­ble­má­ti­ca de la co­ca en Cho­có.

“La co­ca no la po­de­mos erra­di­car por­que iría­mos en con­tra de los cam­pe­si­nos y tam­po­co te­ne­mos có­mo ayu­dar­los con un pro­yec­to pro­duc­ti­vo para que la re­em­pla­cen” ‘Yer­son’, co­man­dan­te del fren­te Che Gue­va­ra del Eln

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

Du­ran­te una se­ma­na PU­BLI­ME­TRO se in­ter­nó en el sel­vá­ti­co de­par­ta­men­to de Cho­có, a lo lar­go del vas­to río San Juan, que le sir­ve de ca­rre­te­ra a las po­bla­cio­nes que lo ro­dean, para po­der con­tar­le, des­de aden­tro, có­mo se vi­ve el ce­se al fuego con el an­ti­guo gru­po gue­rri­lle­ro, que hoy ne­go­cia un acuer­do de paz con el Es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.