¡CON MAN­DO Y CON­TROL!

Publimetro Colombia - - BOGOTÁ - GUI­LLER­MO RODRÍGUEZ M. ABO­GA­DO @GUILLORODRIG *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PU­BLI­ME­TRO Co­lom­bia S.A.S.

Los ele­men­tos in­trín­se­cos a to­do cuer­po mi­li­tar o pa­ra­mi­li­tar (re­sal­tan­do y ubi­can­do en es­te úl­ti­mo con­cep­to a las des­mo­vi­li­za­das Auc, el Eln, Farc, y cuan­to gru­po o ejér­ci­to ar­ma­do irre­gu­lar) son: uni­dad de pen­sa­mien­to o ideo­lo­gía, de­ci­sio­nes je­rár­qui­cas ver­ti­ca­les, to­ma­das por sus lí­de­res o co­man­dan­tes y, des­de lue­go, obe­dien­cia de­bi­da; el mo­no­po­lio de las ar­mas solo lo de­ten­ta el Es­ta­do. Bus­car que en la Cons­ti­tu­ción se prohí­ba lo que siem­pre es­tu­vo prohi­bi­do y nun­ca per­mi­ti­do es un con­tra­sen­ti­do, por­que sen­ci­lla­men­te to­do lo que es­tá fue­ra del Es­ta­do o la ins­ti­tu­cio­na­li­dad se­rá pa­ra­le­lo, sin im­por­tar in­tere­ses o pen­sa­mien­tos que pro­pa­guen con su ac­ti­vi­dad ar­ma­da.

Uno de los te­mas me­du­la­res en to­da des­mo­vi­li­za­ción de un ejér­ci­to pa­ra­mi­li­tar, bien sea con ideo­lo­gía mar­xis­ta-leninista, o proes­ta­ble­ci­mien­to e ins­ti­tu­cio­na­li­dad, siem­pre se­rá la rup­tu­ra to­tal, o al me­nos par­cial del man­do y con­trol de las unidades ‘tác­ti­cas’, en­tién­da­se gue­rri­lle­ros ra­sos y sus co­man­dan­tes, sea cual sea el ni­vel je­rár­qui­co. La im­por­tan­cia de esa rup­tu­ra en la ca­pa­ci­dad de man­do y con­trol de los miem­bros de las Farc de­bió ser lo prin­ci­pal del pro­ce­so de La Ha­ba­na. Des­de lue­go, ese era un in­te­rés que solo po­dría preo­cu­par

al es­ta­ble­ci­mien­to y a quie­nes de ver­dad, de ma­ne­ra leal y ge­nui­na a la paz, po­drían apor­tar al pro­ce­so des­de la ori­lla ins­ti­tu­cio­nal, pues es más que ob­vio que a las Farc no les in­tere­sa­ba ha­cer­lo.

Y es que men­cio­nar la im­por­tan­cia del man­do y con­trol de to­do ejér­ci­to irre­gu­lar tie­ne re­per­cu­sio­nes ju­rí­di­cas y po­lí­ti­cas en la es­fe­ra lo­cal, y des­de lue­go in­ter­na­cio­nal, pe­ro al mis­mo tiem­po esos dos con­cep­tos man­dan de­rro­te­ros im­por­tan­tes no solo para el pa­pel de ese nú­cleo en pro­ce­sos fu­tu­ros en el mun­do, sino en lo que hoy se vi­ve en Co­lom­bia. Las pers­pec­ti­vas nos per­mi­ten en­trar a es­cu­dri­ñar en un te­ma que abre po­si­bi­li­da­des, o me­jor, ven­ta­nas a cues­tio­na­mien­tos so­bre la ca­pa­ci­dad de man­do y con­trol de las Farc so­bre sus unidades o gue­rri­lle­ros, des­de gue­rri­lle­ros ra­sos has­ta co­man­dan­tes de cua­dri­lla, y por qué no, miem­bros del Es­ta­do Ma­yor Cen­tral, del mis­mo se­cre­ta­ria­do y de los blo­ques que ha­cen par­te de esa or­ga­ni­za­ción.

Men­cio­nar­lo en es­te mo­men­to que es­tán tan de mo­da las di­si­den­cias, abre la po­si­bi­li­dad a cues­tio­na­mien­tos so­bre si las Farc en reali­dad son un ejér­ci­to ‘re­vo­lu­cio­na­rio’ con es­truc­tu­ra ideológica y de man­do, obe­dien­cia de­bi­da, et­cé­te­ra, por­que de dar­se esos prin­ci­pios en una fuer­za

irre­gu­lar y no nar­co­te­rro­ris­ta, co­mo lo plan­tean ellos, no se da­rían fe­nó­me­nos de­lic­ti­vos con pro­pó­si­tos de con­ti­nui­dad en ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas, co­mo su­ce­de en mu­chos de sus cua­dros e in­te­gran­tes. El error del asun­to es cla­ro, pues no se cor­tó de raíz ese man­do y con­trol, o ‘qui­zás’ las Farc no son lo que pre­ten­den ser des­de la óp­ti­ca del DIH, evi­den­te­men­te es­te úl­ti­mo plan­tea­mien­to es el más ade­cua­do a la reali­dad de lo con­tra­rio: ¿por qué hay di­si­den­cias?

El pa­ra­dig­ma del es­ta­ble­ci­mien­to tie­ne que cen­trar­se en la rup­tu­ra del man­do y con­trol, en ra­zón de po­der com­ba­tir la cri­mi­na­li­dad en to­das sus mo­da­li­da­des y ga­ran­ti­zar la im­po­si­bi­li­dad de que sur­jan nue­vas ‘di­si­den­cias’ o ex­pre­sio­nes cri­mi­na­les con gé­ne­sis en las Farc. Ello con­tri­bui­ría a la ‘neu­tra­li­za­ción’ del nar­co­trá­fi­co y to­da la eco­no­mía cri­mi­nal mul­ti­mi­llo­na­ria de es­te an­ti­guo gru­po ar­ma­do, co­mo la im­po­si­bi­li­dad de rear­mar­se ba­jo el am­pa­ro de otros nom­bres y ga­ran­ti­zar su rup­tu­ra ple­na para que lle­gue pri­me­ro la jus­ti­cia so­bre los má­xi­mos res­pon­sa­bles de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad y de gue­rra. Re­cor­de­mos có­mo fue el tra­ta­mien­to co­mo úl­ti­ma op­ción de pro­ce­sos en el pa­sa­do para lo­grar su de­rro­ta: ¡bu­ques y ex­tra­di­ción!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.