“NO VA­MOS A CO­ME­TER LOS MIS­MOS ERRO­RES QUE LAS FARC”

El re­sul­ta­do de la im­ple­men­ta­ción de los pun­tos pac­ta­dos con las Farc en La Ha­ba­na son el es­pe­jo en el que aho­ra se mi­ra es­ta gue­rri­lla que tam­bién ne­go­cia una sa­li­da pa­cí­fi­ca con el Go­bierno

Publimetro Colombia - - PORTADA - ES­PE­RAN­ZA ARIAS es­pe­ran­za.arias@pu­bli­me­tro.co

En la se­gun­da par­te de nues­tro es­pe­cial des­de uno de los cam­pa­men­tos del Eln en el Cho­có, un co­man­dan­te y uno de sus miem­bros más an­ti­guos nos con­ta­ron qué pien­sa es­ta gue­rri­lla so­bre el pro­ce­so de paz con el Go­bierno y có­mo se vi­ve des­de aden­tro

“No se tra­ta de qui­tar pe­da­zos del acuer­do con las Farc y po­nér­se­los al del Eln. No­so­tros di­ji­mos que es­te no se­ría un pro­ce­so ex­prés y que nos to­ma­ría­mos el tiem­po pa­ra dis­cu­tir pun­to por pun­to”, fue­ron las pa­la­bras del co­man­dan­te ‘Uriel’, lí­der del Blo­que Oc­ci­den­tal del Eln, du­ran­te una lar­ga con­ver­sa­ción que tu­vi­mos sen­ta­dos en la tie­rra hú­me­da mien­tras se acer­ca­ba una tor­men­ta en me­dio de la no­che.

Su ca­ra no era tan vi­si­ble, pe­ro sus fac­cio­nes se re­ve­la­ban con ca­da ra­yo que caía so­bre la sel­va cho­coa­na don­de nos en­con­trá­ba­mos.

Por ra­tos par­ti­ci­pa­ba de la con­ver­sa­ción un gue­rri­lle­ro al que ya se le no­ta­ban los años. Ca­mi­na­ba pau­sa­do y siem­pre que in­ter­ve­nía lan­za­ba una teo­ría so­bre el co­mu­nis­mo, so­bre la gue­rra o so­bre los idea­les del Eln. Am­bos coin­ci­dían en al­go: no co­me­te­rían los mis­mos erro­res en los que las Farc ca­ye­ron o tal vez ce­die­ron por­que sus miem­bros se sen­tían ago­ta­dos por el con­flic­to o arrin­co­na­dos por el Es­ta­do.

Por es­ta ra­zón, es­tán usan­do el ce­se al fue­go de­cla­ra­do des­de el 1 de oc­tu­bre pa­ra dis­cu­tir en to­dos sus fren­tes lo que se es­tá ne­go­cian­do en la me­sa de con­ver­sa­cio­nes que se ins­ta­ló en Qui­to, Ecua­dor, des­de fe­bre­ro de es­te año.

Ho­ras an­tes de es­ta con­ver­sa­ción, cuan­do ape­nas ini­cia­ba el día, los ha­bi­tan­tes de la pe­que­ña po­bla­ción en la que nos en­con­trá­ba­mos se dis­traían vien­do a los gue­rri­lle­ros ejer­ci­tar­se mien­tras pre­pa­ra­ban el desa­yuno o lle­va­ban a los ni­ños al co­le­gio.

Eran las 6:30 de la ma­ña­na y en la can­cha de ese pue­blo del Cho­có ya ha­bía un gru­po de gue­rri­lle­ros tro­tan­do. Son afros e in­dí­ge­nas, mu­je­res y hom­bres, que lle­va­ban pues­ta una su­da­de­ra con es­tam­pa­do de ca­mu­fla­do y ca­mi­se­tas de co­lo­res. En un ar­bus­to que es­tá a po­cos me­tros de­ja­ron col­ga­do su ar­ma­men­to, mu­ni­cio­nes y equi­pos. Pa­re­cía que no te­nían sue­ño, ni se veían ba­jos de áni­mo. Por el con­tra­rio, ba­ña­dos en su­dor se­guían las in­di­ca­cio­nes del en­tre­na­dor. ¿Por qué tan­ta ac­ti­vi­dad y pre­pa­ra­ción en me­dio de un ce­se al fue­go? Es la du­da que me em­pe­zó a sur­gir des­de ese mo­men­to.

No es lo pri­me­ro que han he­cho en el día. An­tes de em­pe­zar los ejer­ci­cios ma­tu­ti­nos ya ha­bían desa­yu­na­do y ha­bían he­cho la for­ma­ción en la que el co­man­dan­te del fren­te pa­sa re­vis­ta pa­ra ve­ri­fi­car que to­dos sus miem­bros es­tán pre­sen­tes.

“¡Ni un pa­so atrás. Li­ber­tad o muer­te!”, gri­ta­ban en co­ro a las 5:15 de la ma­ña­na for­man­do va­rias fi­las en la mis­ma can­cha de fút­bol.

Se tra­ta de gue­rri­lle­ros del fren­te Che Gue­va­ra del Eln, que du­ran­te va­rios días per­ma­ne­cie­ron en esa po­bla­ción a ori­llas del río San Juan. Eso no lo ha­rían si no exis­tie­ra un ce­se al fue­go de por me­dio. Pe­ro gra­cias al acuer­do, ‘los ele­nos’, co­mo his­tó­ri­ca­men­te se les ha di­cho a los miem­bros de es­ta gue­rri­lla, pue­den usar su uni­for­me, sa­lir de la sel­va y per­noc­tar en un mis­mo si­tio por va­rios días.

Es­to, tal vez, ha ocu­rri­do po­cas ve­ces en los 53 años que lle­van co­mo gru­po ar­ma­do, pe­ro aho­ra pue­den tras­la­dar­se de un lu­gar a otro du­ran­te el día, usan­do el río co­mo su prin­ci­pal vía, y lle­van­do con­si­go bul­tos de co­mi­da, estufas, pi­pe­tas de gas, si­llas plás­ti­cas, un par­lan­te y has­ta una la­va­do­ra.

Al Blo­que Oc­ci­den­tal, del cual ha­ce par­te el fren­te Che Gue­va­ra, se les acu­sa de opo­ner­se a su pro­pio pro­ce­so de paz, ese que des­de ha­ce me­ses desa­rro­llan en tie­rras ecua­to­ria­nas y que les per­mi­tió fir­mar el ce­se al fue­go, sien­do es­te el pri­mer acuer­do con el Go­bierno en más de cin­co dé­ca­das de con­flic­to. De he­cho, hay quie­nes ase­gu­ran que es­te blo­que se­rá di­si­den­te si se lo­gra fir­mar la paz.

Pe­ro ellos, des­de el man­do más al­to has­ta el gue­rri­lle­ro ra­so, me di­je­ron que con­fían en lo que acor­da­rán los re­pre­sen­tan­tes en la me­sa, en ca­be­za de ‘Pa­blo Bel­trán’,

que tie­nen la cer­te­za de que el acuer­do fi­nal no se­rá igual que el de las Farc y que tam­po­co cae­rán en sus erro­res.

Ade­más, afir­man sin ti­tu­bear que lo que es­tán ne­go­cian­do es el po­der, una sa­li­da le­gal que les per­mi­ta cam­biar el rum­bo del país en lo que ellos con­si­de­ran que es­tá mal, co­mo el de­re­cho que “el es­ta­ble­ci­mien­to les otor­ga a las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra que ha­gan uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les a su an­to­jo”. Pe­ro hay otro pun­to que no se ha to­ca­do con tan­to de­ta­lle. “Del acuer­do pa­ra de­jar las ar­mas no se ha ha­bla­do”, me acla­ró ‘Uriel’ y des­ta­có que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en es­te pro­ce­so de paz se­rá uno de los pun­tos más im­por­tan­tes y más com­pli­ca­dos por­que el Go­bierno ten­drá que de­mos­trar­le a la co­mu­ni­dad que sí le po­drá cum­plir. De lo con­tra­rio, la gue­rri­lla no de­ja­rá sus ar­mas.

Por eso ‘Uriel’ con­tó que du­ran­te el ce­se al fue­go “se han pre­sen­ta­do agre­sio­nes de la Fuer­za Pú­bli­ca que no se pre­sen­ta­ban an­tes”, co­mo la erra­di­ca­ción de cul­ti­vos de co­ca que “de­jan sin sus­ten­to a los cam­pe­si­nos”. “No­so­tros apo­ya­ría­mos la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ile­ga­les si exis­tie­ra una sus­ti­tu­ción real con be­ne­fi­cios ver­da­de­ros pa­ra los pro­duc­to­res. Pe­ro nos opo­ne­mos a que a la gen­te la de­jen en la ca­lle”, afir­mó.

Es­ta es la ra­zón por la que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es el pri­me­ro de los cin­co pun­tos de la agen­da de ne­go­cia­cio­nes del Eln y el mo­ti­vo por el que el úl­ti­mo pun­to, lla­ma­do ‘fin del con­flic­to’, di­ce que “bus­ca­rá pro­pi­ciar un es­ce­na­rio ade­cua­do pa­ra el trán­si­to del Eln a la po­lí­ti­ca le­gal” y que so­bre la mar­cha, “se cons­trui­rá un acuer­do so­bre las ar­mas del Eln pa­ra po­ner fin al con­flic­to ar­ma­do”.

‘Si­món’, un gue­rri­lle­ro que du­ran­te 20 años ha he­cho par­te del Eln, des­pués de ha­ber mi­li­ta­do –co­mo él mis­mo lo cuen­ta–, jun­to a Gus­ta­vo Pe­tro en la gue­rri­lla del M-19, me con­tó có­mo vi­vió esa des­mo­vi­li­za­ción y qué ocu­rrió des­pués, mien­tras to­ma­ba ca­fé de un ter­mo que dia­ria­men­te lle­na con ca­si un li­tro.

“Por eso soy tan ra­di­cal con la so­lu­ción po­lí­ti­ca al con­flic­to, por­que vi­ví en car­ne pro­pia el fra­ca­so de una des­mo­vi­li­za­ción”, di­jo mi­ran­do a lo le­jos, ob­ser­van­do con de­ta­lle a los gue­rri­lle­ros que ter­mi­na­ban su en­tre­na­mien­to y que iban por más co­mi­da. “Oi­ga, de­me un po­qui­to de eso que lle­va ahí. Ya sa­be que yo soy un an­to­ja­do”, le di­jo a uno de los tan­tos jó­ve­nes que se ven en las fi­las gue­rri­lle­ras del Eln.

“¿Por qué en­tre­nan?”, le pre­gun­té. “Por­que es­ta­mos en un ce­se al fue­go que hay que apro­ve­char pa­ra pre­pa­rar­nos. Uno nun­ca sa­be lo que pue­da pa­sar y es me­jor es­tar lis­tos pa­ra cual­quier co­sa”, me con­tes­tó.

‘Si­món’ es el mis­mo que in­ter­vino va­rias ve­ces en la con­ver­sa­ción con ‘Uriel’ y pa­ra ese mo­men­to de la ma­ña­na ya me ha­bía con­ta­do por qué no con­fia­ba en los pro­ce­sos de paz que ha­ce el Go­bierno con los gru­pos in­sur­gen­tes.

“Por ejem­plo, uno de los blo­ques del M-19 que se des­mo­vi­li­zó en el To­li­ma es­ta­ba con­for­ma­do por 100 gue­rri­lle­ros, apro­xi­ma­da­men­te. De esos so­lo sie­te ha­bían ter­mi­na­do el bachillerato. En­ton­ces, ¿qué po­día ha­cer la gen­te pa­ra re­in­te­grar­se a la vi­da ci­vil? Lo mis­mo pa­sa acá, en el Eln, don­de la ma­yo­ría son cam­pe­si­nos. Igual pa­sa­ba en las Farc”, de­cía ‘Si­món’ mien­tras a nues­tro al­re­de­dor ca­mi­na­ban va­rios gue­rri­lle­ros que apa­ren­ta­ban me­nos de 25 años, uno que otro con ras­gos in­dí­ge­nas y que ha­bla­ban po­co es­pa­ñol.

‘Si­món’ se­guía su re­la­to, ex­pli­can­do que los al­tos man­dos de una gue­rri­lla son los que pue­den dis­fru­tar de una ver­da­de­ra des­mo­vi­li­za­ción. “¿Quién se ase­gu­ró (con el pro­ce­so de paz con las Farc)? La co­man­dan­cia. Ellos tie­nen la for­ma­ción y la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra ser re­pre­sen­tan­tes. ¿Y el res­to?, ¿quién va a em­plear a esa gen­te?”, agre­gó.

Pa­ra él, los be­ne­fi­cios y el re­co­no­ci­mien­to que es­tán re­ci­bien­do los lí­de­res de la que has­ta ha­ce po­co fue la gue­rri­lla más gran­de del país, su­ma­dos a los in­cum­pli­mien­tos del Go­bierno en la im­ple­men­ta­ción del acuer­do de paz, ha­cen que crez­ca la des­con­fian­za de los gue­rri­lle­ros del Eln ha­cia el Es­ta­do.

“Uno ve que en las zo­nas ve­re­da­les (de las Farc) no te­nían ni un plás­ti­co pa­ra que la gen­te per­noc­ta­ra. Te­nían me­jo­res con­di­cio­nes cuan­do eran

“No se tra­ta de qui­tar pe­da­zos del acuer­do con las Farc y po­nér­se­los al del Eln”

Co­man­dan­te ‘Uriel’, lí­der del Blo­que Oc­ci­den­tal de Eln

“Es­ta­mos en un ce­se al fue­go que hay que apro­ve­char pa­ra pre­pa­rar­nos. Uno no sa­be lo que pue­da pa­sar”

Alias Si­món, miem­bro del Blo­que Oc­ci­den­tal del Eln

gue­rri­lle­ros”, afir­mó.

Pa­ra el Eln, el acuer­do de paz que se fir­mó con las Farc en no­viem­bre del año pa­sa­do es un cla­ro ejem­plo de lo que no se de­be ha­cer.

“Las Farc se des­mo­vi­li­za­ron y sus man­dos los de­ja­ron ti­ra­dos... y el Go­bierno tam­bién”, ma­ni­fes­tó ‘Si­món’.

Por lo pron­to, ellos con­ti­nua­rán es­pe­ran­do las jor­na­das pe­da­gó­gi­cas que rea­li­za­rán los re­pre­sen­tan­tes en Qui­to a lo lar­go de las ne­go­cia­cio­nes, mien­tras en el país y den­tro de la mis­ma gue­rri­lla ron­da un ai­re de des­con­fian­za en me­dio de un ce­se al fue­go que se ter­mi­na­rá el pró­xi­mo 9 de enero sin cer­te­za so­bre una po­si­ble ex­ten­sión del pla­zo.

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.