¡EL CHUZADOR!

Publimetro Colombia - - MUNDO - GUI­LLER­MO RO­DRÍ­GUEZ M. ABO­GA­DO @GUILLORODRIG *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PUBLIMETRO Co­lom­bia S.A.S.

Es­ta se­ma­na que­dó al des­cu­bier­to el que se­rá, sin du­da al­gu­na, el más gran­de es­cán­da­lo de espionaje ile­gal y trá­fi­co de in­for­ma­ción privilegiada e in­ter­cep­ta­ción ile­gal de co­mu­ni­ca­cio­nes a pe­rio­dis­tas, co­lum­nis­tas, apo­de­ra­dos ju­di­cia­les, miem­bros de or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad y has­ta el pro­pio fis­cal ge­ne­ral de la na­ción y su círcu­lo más ín­ti­mo. To­do es­te en­tra­ma­do cri­mi­nal a ma­nos de ofi­ci­nas de ofi­cia­les re­ti­ra­dos de la Fuer­za Pú­bli­ca, ca­lan­chi­nes que les gus­ta­ba me­ro­dear el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, per­so­na­jes de la más ba­ja es­to­fa que se au­to­de­no­mi­nan ‘lo­bis­tas’, no sé si por lo­bos con piel de ove­ja o por lo mis­mo lo­bo de su as­pec­to. Y des­de lue­go lo que no po­día fal­tar y no fal­tó: un con­gre­sis­ta en me­dio de to­do.

Ha­bla­mos de un mer­ca­do de in­for­ma­ción al que lle­ga­ban des­de no­vios ce­lo­sos a com­prar 15 días de in­ter­cep­ta­ción ile­gal al ce­lu­lar de su pa­re­ja, por la mó­di­ca ci­fra de 3 mi­llo­nes de pe­sos, has­ta la tra­za­bi­li­dad de to­dos los men­sa­jes de What­sApp y re­des so­cia­les de los úl­ti­mos seis me­ses por 8 mi­llo­nes de pe­sos. El vie­jo y po­pu­lar ada­gio afir­ma que quien tie­ne la in­for­ma­ción tie­ne el po­der, pe­ro no es del to­do pro­pio, so­lo en una de­mo­cra­cia im­per­fec­ta y con vi­cios co­mo la nues­tra: quien ten­ga cier­tos de­ta­lles den­tro de hi­los de po­der, de pri­me­ra mano y vio­len­tan­do el de­re­cho fun­da­men­tal de to­do ciu­da­dano, que es la in­ti­mi­dad, lo po­ne en una po­si­ción ven­ta­jo­sa sea cual sea el con­tex­to y la es­fe­ra en la que se desen­vuel­va el ‘chuzador’.

Por si­tua­cio­nes pa­re­ci­das en or­ga­nis­mos que te­nían en su mo­men­to fun­cio­nes de Po­li­cía Judicial pa­ra in­ter­cep­tar den­tro de la le­ga­li­dad y den­tro de un pro­ce­so o ave­ri­gua­cio­nes ju­di­cia­les se han he­cho es­cán­da­los de di­men­sio­nes gi­gan­tes­cas. Hoy la alar­ma y la si­tua­ción es más gra­ve y me da la im­pre­sión de que se pre­ten­de de­jar pa­sar co­mo un he­cho más de co­rrup­ción, asun­to que no es así en ra­zón de que lo que se de­nun­cia son ofi­ci­nas de espionaje que se ca­mu­flan den­tro de la se­gu­ri­dad in­dus­trial y ven­den a dies­tra y si­nies­tra in­for­ma­ción de la in­ti­mi­dad de cual­quier ciu­da­dano. Si el im­po­lu­to pro­mo­tor de la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción re­sul­tó pro­ba­ble­men­te ‘chu­zan­do’ al fis­cal ge­ne­ral y a su fa­mi­lia, ¿qué más po­de­mos es­pe­rar?

Es la­men­ta­ble que, en me­dio del si­glo de la reivin­di­ca­ción de las li­ber­ta­des pú­bli­cas, la igual­dad de gé­ne­ro, el res­pe­to irres­tric­to a los de­re­chos po­lí­ti­cos y ci­vi­les, se pre­ten­da pa­sar de la­do y de aga­che se­me­jan­tes he­chos de­ni­gran­tes que afec­tan la se­gu­ri­dad pú­bli­ca e in­ti­mi­dad de to­dos los ciu­da­da­nos. La jus­ti­cia en es­te ca­so de­be lle­gar sin ra­se­ro al­guno has­ta el úl­ti­mo es­la­bón de to­da la ca­de­na de­lic­ti­va, y to­mar las me­di­das co­rrec­ti­vas que per­mi­tan ga­ran­ti­zar a to­dos los ciu­da­da­nos que nues­tra in­ti­mi­dad es­tá pro­te­gi­da. Cuan­do la co­mu­ni­dad se­pa to­do lo que pa­só por las ofi­ci­nas de espionaje y se co­noz­can to­das las víc­ti­mas, no so­lo nos de­ja­rá el asun­to con la bo­ca abier­ta, sino se­rá el mo­men­to pro­pi­cio pa­ra el de­ba­te al de­re­cho a la in­ti­mi­dad y sus lí­mi­tes en Co­lom­bia, y las con­se­cuen­cias a quien vio­le esos lí­mi­tes que la­men­ta­ble­men­te hoy no son tan se­ve­ros.

Me lla­ma mu­cho la aten­ción que la ma­má de la mo­ral pú­bli­ca y su se­ño­ra guar­den si­len­cio de se­me­jan­te es­cán­da­lo, me lla­ma mu­cho tam­bién la aten­ción que el can­di­da­to de la mo­ral pú­bli­ca, Gus­ta­vo Pe­tro, el se­na­dor Ro­ble­do, Ce­pe­da, Moc­kus, Roy y el co­lec­ti­vo de los de­re­chos hu­ma­nos no se ru­bo­ri­cen y es­pon­jen an­te se­me­jan­tes he­chos abo­mi­na­bles. Es­pe­ra­mos ex­pec­tan­tes có­mo van sa­lien­do el cen­te­nar de víc­ti­mas y he­chos de­lic­ti­vos que des­de la ‘cen­tral’ se con­cer­ta­ron. Lo que hay que es­pe­rar es el mi­llar de clien­tes que pa­ga­ban por ‘chu­zar’.

Co­ro­la­rio: so­li­da­ri­dad con el fis­cal ge­ne­ral y su fa­mi­lia, al igual que con to­das las víc­ti­mas.

La Pre­si­den­cia es­tá tra­ba­jan­do en una reforma a la jus­ti­cia, res­pe­tuo­sa­men­te se les in­di­ca que no per­mi­tan que se to­que la ac­ción de tu­te­la, es­te me­ca­nis­mo es el más au­daz y efi­caz en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

_ “La jus­ti­cia en es­te ca­so de­be lle­gar sin ra­se­ro al­guno has­ta el úl­ti­mo es­la­bón de to­da la ca­de­na de­lic­ti­va, y to­mar las me­di­das co­rrec­ti­vas que per­mi­tan ga­ran­ti­zar a to­dos los ciu­da­da­nos que nues­tra in­ti­mi­dad es­tá pro­te­gi­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.