So­mos ca­len­tu­ra, lo que su­ce­de cuan­do la mú­si­ca ven­ce a la vio­len­cia

Bajo la di­rec­ción de Jor­ge Na­vas, es­ta his­to­ria lle­gó a sa­las de cine pa­ra mos­trar la otra ca­ra del Pa­cí­fi­co a rit­mo de sal­sa cho­ke

Publimetro Colombia - - CULTURA - LAU­RA LÓ­PEZ lau­ra.lo­pez@publimetro.co

“Es una pe­lí­cu­la que no tie­ne na­da que en­vi­diar­les a las de Holly­wood”, di­ce Ste­ven Gri­sa­les, pro­duc­tor de So­mos ca­len­tu­ra. Una pe­lí­cu­la que, co­mo él mis­mo cuen­ta, se gra­bó en tres me­ses con

“2000 per­so­nas de­lan­te de las cá­ma­ras, 45 bai­la­ri­nes y

20 mú­si­cos”.

Es­ta odi­sea mu­si­cal, en la que so­lo se es­cu­cha mú­si­ca del Pa­cí­fi­co en­tre ma­rim­bas y sal­sa cho­ke, cuen­ta la his­to­ria de seis bai­la­ri­nes que re­suel­ven sus pro­ble­mas por me­dio del bai­le. En la pis­ta: allí es don­de se enfrentan los más du­ros.

Con es­ta na­rra­ti­va, So­mos ca­len­tu­ra quie­re pa­sar la pá­gi­na de es­ta re­gión del país, que es­tá har­ta de ha­blar de vio­len­cia, pe­ro que nun­ca se can­sa­rá de ha­blar de re­sis­ten­cia ni de bai­le. “Nos aco­gie­ron muy bien por­que en­ten­die­ron rá­pi­da­men­te cuál era la na­rra­ti­va de lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do”, cuen­ta Gri­sa­les. “Era una na­rra­ti­va de po­der. El fo­co, sin ob­viar los pro­ble­mas que hay allá, es­tá en otro la­do: en el ta­len­to, en la fuer­za, en la lu­cha, en la re­sis­ten­cia, en la mú­si­ca, en el bai­le. Ellos es­ta­ban muy fe­li­ces de que no los abor­da­ran des­de la mi­se­ria co­mo siem­pre. Cuan­do vie­ron la pe­lí­cu­la es­ta­ban sor­pren­di­dos y ate­rra­dos... con­ten­tos”.

Du­ván Ari­za­la, bai­la­rín y pro­ta­go­nis­ta de So­mos ca­len­tu­ra, cuen­ta que fue jus­ta­men­te es­te en­fo­que lo que lo ani­mó a ha­cer par­te de la his­to­ria. “Se es­tá re­sal­tan­do la ori­gi­na­li­dad, lo que nos per­te­ne­ce: de dón­de so­mos y de dón­de ve­ni­mos. Ese sen­ti­do de pro­pie­dad por lo que te­ne­mos. Co­mo co­lom­bia­nos siem­pre que­re­mos mi­grar, no es­ta­mos con­ten­tos con lo que te­ne­mos y pa­sa­mos a apro­piar­nos de lo que no nos per­te­ne­ce. Es­ta pe­lí­cu­la es la mues­tra per­fec­ta de que no­so­tros te­ne­mos mu­cho que dar, mu­cho por mos­trar. Te­ne­mos que sen­tir­nos or­gu­llo­sos”, co­men­ta.

¿Qué es la ‘ca­len­tu­ra’?

No es una pa­la­bra nue­va, pe­ro el sig­ni­fi­ca­do real es me­jor pre­gun­tár­se­lo a Ari­za­la, que ex­pli­ca las dos ca­ras de la ‘ca­len­tu­ra’: el pe­li­gro y la ale­gría. “Cuan­do se di­ce por ejem­plo que un hom­bre es ‘ca­len­tu­ra’, usual­men­te se aso­cia a una per­so­na que se las da de ma­la, que se cree el pa­trón, el que ‘no le co­me’ a na­die. Pe­ro ‘ca­len­tu­ra’ tam­bién es si­nó­ni­mo de go­za­de­ra, de sa­bro­su­ra, de co­rrin­che. Pre­ci­sa­men­te que­ría­mos en­fo­car­nos en es­to úl­ti­mo. No es­tá mal mos­trar una reali­dad, pe­ro no nos va­mos a su­mer­gir en las co­sas ma­las. Hay co­sas muy bue­nas y po­de­ro­sas que de ver­dad en­ri­que­cen a una co­mu­ni­dad”, agre­ga.

Mú­si­ca, po­der y ta­len­to

Cual­quie­ra que vea So­mos ca­len­tu­ra, más allá de la apre­cia­ción per­so­nal, po­drá es­tar de acuer­do en que hay mú­si­ca, po­der y ta­len­to. Es­ta his­to­ria, con su se­llo del Pa­cí­fi­co, qui­so mos­trar co­mo hé­roes a sus per­so­na­jes, de­mos­tran­do su ta­len­to co­mo un su­per­po­der. “Es una nue­va na­rra­ti­va de po­der don­de los hé­roes son mú­si­cos, bai­la­ri­nes y can­tan­tes. No­so­tros los co­lom­bia­nos es­ta­mos bus­can­do una nue­va na­rra­ti­va co­mo país. A no­so­tros nos han en­ca­si­lla­do, o nos he­mos en­ca­si­lla­do, en la mi­se­ria, la vio­len­cia y la ma­li­cia in­dí­ge­na. Así es co­mo nos ve­mos, y así nos ven afue­ra. Se vol­vió una fór­mu­la que es co­mo la del re­gue­tón, es efi­cien­te pe­gar­se de la mi­se­ria pa­ra na­rrar. Eso es lo que los fes­ti­va­les quie­ren”, di­ce Gri­sa­les, y re­ma­ta co­men­tan­do por qué se ne­ce­si­ta una pe­lí­cu­la co­mo So­mos ca­len­tu­ra: “Por el mo­men­to his­tó­ri­co y po­lí­ti­co que vi­vi­mos en el país, es­ta­mos en bus­ca de una nue­va ima­gen, y es­ta pe­lí­cu­la bus­ca ese cam­bio”. Ari­za­la, por su par­te, es­pe­ra que las per­so­nas vean la pe­lí­cu­la con­ven­ci­das de que “el cine co­lom­biano no es ma­lo”, y ex­pre­sa que más allá de la fic­ción, lo que se ve en So­mos ca­len­tu­ra es fiel a lo que su­ce­de en el Pa­cí­fi­co. “Creo que es al­go que co­mo bai­la­ri­nes vi­vi­mos a dia­rio. De he­cho, cuan­do yo ini­cié bai­lan­do, lo que ha­cía­mos era ir­nos a re­tar con los del otro ba­rrio. Cuan­do al­guien le tie­ne ra­bia a al­guien se ha­bla de ir a me­dir­se en la pis­ta. Es una ma­ne­ra muy sa­na de re­sol­ver”.

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.