ES­TA­MOS BUSCÁNDOTE, ABELARDO

Publimetro Colombia - - NACIÓN - ANDRÉS OSPINA ES­CRI­TOR Y REA­LI­ZA­DOR DE RA­DIO ANDRES@BOGOTALOGO.COM @ELBLOGOTAZO *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PUBLIMETRO Co­lom­bia S.A.S.

Gra­tos aque­llos días de 1980, cuan­do to­da mi vi­da se re­du­cía a cua­tro años y mis pre­di­lec­cio­nes no re­co­no­cían ma­yor de­lei­te que lle­gar del jar­dín in­fan­til Fe­de­ri­co Froe­bel a ver Pla­za Sé­sa­mo.

Ha­cer­lo era des­pla­zar­se al pa­raí­so, de la mano de To­ño (me­cá­ni­co), de Ali­cia (en­fer­me­ra), de Jo­sé (ten­de­ro), de la es­tu­dian­te Mercedes, del pi­lo­to Fernando y de al­gu­nos otros per­so­na­jes del se­ria­do in­fan­til aquel en su pri­me­ra ver­sión me­xi­ca­na.

Y en­tre las mu­chas cria­tu­ras que la men­cio­na­da pro­pues­ta traía con­si­go, du­do que hu­bie­ra al­gu­na a quien mi co­ra­zón ido­la­tra­ra co­mo lo ha­cía con Pa­co y Abelardo. Es­te úl­ti­mo –dis­tin­to del pa­ja­rra­co ho­mó­ni­mo ac­tual– era una suer­te de mup­pet gi­gan­tes­co y zoo­mor­fo co­lor na­ran­ja, afi­cio­na­do a con­su­mir se­mi­llas de ca­la­ba­za. Aun­que nun­ca su­pe si se tra­ta­ba de un dra­gón, un di­no­sau­rio, un co­co­dri­lo, de al­gu­na mo­da­li­dad de la­gar­to par­lan­te o de cual­quier otro miembro de la fau­na fan­tás­ti­ca me­soa­me­ri­ca­na, su mirada no­ble, su ac­ti­tud in­ge­nua y su acen­to asus­ta­di­zo me con­du­je­ron a des­cu­brir en él un ami­go. El ya nom­bra­do Pa­co pa­re­cía un lo­ro, tam­bién enor­me, gru­ñón y sin alas, que des­de una ven­ta­na ver­ba­li­za­ba con chi­lli­dos su aver­sión por los ni­ños.

El tiem­po oca­sio­nó al­te­ra­cio­nes de ín­do­le de­ge­ne­ra­ti­va en el for­ma­to de mi an­tes pre­di­lec­to show, lue­go pro­ta­go­ni­za­do por un ad­ve­ne­di­zo pe­ri­co lla­ma­do Se­ra­pio Mon­to­ya y un mons­truo ‘amar­gue­tas’ de­no­mi­na­do Bo­do­que. El arri­bo de am­bos sen­ten­ció mi de­sin­te­rés en ta­les te­mas, mo­ti­va­do por el muy in­jus­ti­fi­ca­do des­tie­rro a los men­ta­dos Pa­co y Abelardo y a otros ve­ci­nos de la co­mu­ni­dad ‘se­sa­mis­ta’. Ven­ga­ti­vo, y ren­di­do an­te los en­can­tos de Ma­ría An­gé­li­ca Ma­lla­rino, lo ad­mi­to, op­té por ‘vol­tia­re­pear­me’ –co­mo de­cía­mos en la épo­ca– a las fi­las de se­gui­do­res de Pe­que­ños

gi­gan­tes, el en­fren­ta­do. Así, por pé­si­ma de­ci­sión de los guio­nis­tas, nun­ca, des­de 1983, pu­de re­en­con­trar­me con los jubilados Pa­co y Abelardo ni con nin­guno de sus coequi­pe­ros de esa Pla­za Sé­sa­mo ve­ne­ra­da en mis eras ini­cia­les de ‘te­le­vi­den­cia’.

Des­de en­ton­ces –en par­ti­cu­lar du­ran­te es­ta olea­da re­cien­te de reapa­ri­ción de me­mo­ria au­dio­vi­sual sus­ci­ta­da por YouTu­be– he tra­ta­do sin éxi­to de en­con­trar al me­nos un ca­pí­tu­lo co­rres­pon­dien­te a aque­lla eta­pa clá­si­ca del pro­gra­ma, emi­ti­da en Co­lom­bia ha­cia los tem­pra­nos ochen­ta. De acuer­do con in­for­ma­ción ob­te­ni­da vía web no exis­te, que se se­pa, ni en la red ni en co­lec­ción, ar­chi­vo o de­pó­si­to fí­si­co, di­gi­tal, pú­bli­co o pri­va­do al­guno un epi­so­dio com­ple­to. ¿La ra­zón? Las cin­tas ma­tri­ces, al­ma­ce­na­das den­tro de las bo­de­gas de Te­le­vi­sa Mé­xi­co en el mo­men­to del te­rre­mo­to de 1985, pe­re­cie­ron en­tre es­com­bros. So­lo so­bre­vi­ve, se­gún afir­man los es­ca­sí­si­mos blogs in­tere­sa­dos en el asun­to, un frag­men­to in­fe­rior a cin­co mi­nu­tos do­cu­men­ta­do. Y tal frag­men­to no in­clu­ye apa­ri­cio­nes de los fe­ne­ci­dos Abelardo o Pa­co. In­clu­so las fo­to­gra­fías de am­bos son con­si­de­ra­das ra­re­zas.

Fi­na­li­zo es­tas re­fle­xio­nes nos­tál­gi­cas y cua­dra­ge­na­rias de me­dia­na edad con un cla­mor di­ri­gi­do a to­dos aque­llos in­di­vi­duos, or­ga­ni­za­cio­nes, es­ta­cio­nes de te­le­vi­sión, vi­deo­te­cas y de­más se­res o co­lec­ti­vi­da­des que en de­ter­mi­na­do pa­ra­je o ca­jón del uni­ver­so pue­dan al­ber­gar den­tro de sus en­se­res un po­si­ble tro­zo de los re­gis­tros fil­mo­grá­fi­cos en cues­tión. Por irre­le­van­te que sue­ne, in­nu­me­ra­bles re­pre­sen­tan­tes de mi ge­ne­ra­ción so­ña­mos to­da­vía con con­tem­plar de nue­vo a los ex­tin­tos Abelardo y Pa­co en mo­vi­mien­to una so­la vez an­tes de par­tir de ese pla­ne­ta. In­vi­to, pues, a quie­nes dis­pon­gan o crean dis­po­ner de ma­te­ria­les co­mo los an­te­rio­res a pro­nun­ciar­se. Co­mo di­ría Gar­zón, “no­so­tros les ha­ce­mos el trans­fer ne­ce­sa­rio”. Has­ta la otra se­ma­na.

“El tiem­po oca­sio­nó al­te­ra­cio­nes de ín­do­le de­ge­ne­ra­ti­va en el for­ma­to de mi an­tes pre­di­lec­to ‘show’, lue­go pro­ta­go­ni­za­do por un ad­ve­ne­di­zo pe­ri­co lla­ma­do Se­ra­pio Mon­to­ya y un mons­truo ‘amar­gue­tas’ de­no­mi­na­do Bo­do­que”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.