“No quie­ro ser cau­di­llo, quie­ro ser un lí­der” LUIS FER­NAN­DO VE­LAS­CO

El con­gre­sis­ta cau­cano de 52 años, ex­pre­si­den­te del Se­na­do, de­ci­dió lan­zar­se a la pre­can­di­da­tu­ra por el Par­ti­do Li­be­ral. Pre­ten­de re­no­var la po­lí­ti­ca, quie­re lu­char con­tra los del­fi­nes po­lí­ti­cos y crear un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co ba­sa­do en la ge­ne­ra­ción de

Publimetro Medellin - - Nación - NA­TA­LIA MARTÍNEZ na­ta­lia.mar­ti­nez@pu­bli­me­tro.co

¿Por qué lan­zar­se a la Pre­si­den­cia en es­te mo­men­to?

No es un te­ma de mo­men­tos. Siem­pre he creí­do que uno no se lan­za a la Pre­si­den­cia, a uno lo lan­zan a la Pre­si­den­cia. Creo que quie­nes coin­ci­dan con las ideas o in­tere­ses que uno re­pre­sen­ta, de­ben de­cir ‘bueno, Luis Fer­nan­do, presente su nom­bre, tie­ne nues­tro res­pal­do’. Es­to fue lo que ocu­rrió aho­ra y no an­tes. Des­pués de un ejer­ci­cio que to­mó al­gu­nos días, un gru­po de 3700 em­pre­sa­rios de con­fec­cio­nes, de tex­ti­les, cal­za­do, cue­ro, ciu­da­da­nos gre­mios, vi­gi­lan­tes, cam­pe­si­nos, in­dí­ge­nas me man­da­ron una car­ta y me di­je­ron: “Luis Fer­nan­do, no­so­tros cree­mos que us­ted re­pre­sen­ta nues­tros in­tere­ses, por eso que­re­mos que sea pre­can­di­da­to a la Pre­si­den­cia”. Es­ta es una can­di­da­tu­ra dis­tin­ta y por eso arran­có, por­que la lan­za­ron es­tos ciu­da­da­nos.

¿Có­mo va el am­bien­te den­tro del Par­ti­do Li­be­ral y los otros pre­can­di­da­tos?

El Par­ti­do Li­be­ral tie­ne gen­te co­mo Hum­ber­to de la Ca­lle, co­mo Juan Fer­nan­do Cris­to, que han he­cho mu­chas co­sas in­tere­san­tes, que tie­nen mu­cho pa­sa­do. Lo que pa­sa es que es­te país es­tá bus­can­do, más que pa­sa­do, fu­tu­ro. No quie­ro que­dar­me en el pa­sa­do, quie­ro cons­truir fu­tu­ro. Ten­go más fu­tu­ro que pa­sa­do y eso quie­ro.

¿Có­mo se de­be ele­gir al can­di­da­to li­be­ral?

Me gus­ta la con­sul­ta po­pu­lar. Creo que cuan­do uno se lan­za pue­de es­ta­ble­cer có­mo ha im­pac­ta­do su tra­yec­to­ria y las ideas en los ciu­da­da­nos y es bueno em­pe­zar a revisar unas en­cues­tas. Si de aquí a dos me­ses, tres me­ses, la gen­te lee es­ta en­tre­vis­ta y los úni­cos que creen que pue­do ser un buen pre­si­den­te son mis pa­pás, mi es­po­sa, mi hi­jo y los de mi ofi­ci­na, pues no mar­ca­ré en las en­cues­tas y en­ton­ces di­ré “ten­go que ayu­dar­le a al­guien más”, por­que no ten­go vo­ca­ción de cau­di­llo. Creo que los li­de­raz­gos im­por­tan­tes no son los de los cau­di­llos, mi pro­pues­ta es de lí­der que cons­tru­ye equi­pos pa­ra cons­truir pro­pues­tas pa­ra y trans­for­mar so­cie­da­des.

¿Si no se da la fuer­za que es­pe­ra, le apun­ta­ría al Se­na­do nue­va­men­te?

Sí, ¿por qué no? Esa es una po­si­bi­li­dad, es una op­ción.

¿Se con­si­de­ra un li­be­ral di­fe­ren­te?

Creo en las ideas li­be­ra­les. Cuan­do te­nía cua­tro o cin­co años, mi pa­pá era un abo­ga­do de los cam­pe­si­nos que que­rían re­cu­pe­rar su tie­rra, de los que me­tie­ron a la cár­cel por lu­chas de tie­rra. Des­de ese en­ton­ces me to­có ver la lu­cha so­cial. Me to­có ver lle­gar a di­fe­ren­tes lí­de­res en­trar a mi ca­sa a ver có­mo de­fen­dían los de­re­chos de los más dé­bi­les y eso me mar­có y por eso mi con­cep­to de li­be­ral, más allá de par­ti­do, por­que el Par­ti­do Li­be­ral no go­bier­na so­lo y so­lo no ga­na las elec­cio­nes, es la de­fen­sa de los más dé­bi­les.

Por eso sus lu­chas en el Con­gre­so…

Sí, cla­ro. Una de mis pri­me­ras lu­chas fue de­fen­der a los ven­de­do­res de mi­nu­tos en la ca­lle, la per­se­cu­ción era te­rri­ble. Otra fue dar­les un se­gu­ro a los bom­be­ros vo­lun­ta­rios, o de la Cruz Ro­ja. En­fren­tar­me con el sec­tor fi­nan­cie­ro pa­ra que no tu­vie­ran a la gen­te por años y años en una ba­se de da­tos y man­te­ner­la por fue­ra del cir­cui­to co­mer­cial y fi­nan­cie­ro, por eso sa­qué la Ley de Ha­beas Da­ta, o sea, mis lu­chas, son con­se­cuen­tes con mi pen­sa­mien­to.

¿Le sue­nan alian­zas con otras per­so­nas de otros par­ti­dos?

Es que si el par­ti­do no ha­ce alian­zas, pier­de. Me sue­nan mu­chos nom­bres. Sí qui­sie­ra ver una con­sul­ta por fue­ra del par­ti­do en mar­zo, en la que par­ti­ci­pen mu­chas per­so­nas y que nos pon­ga­mos de acuer­do en un so­lo pro­gra­ma.

Us­ted ha­bla de crear un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co y apo­ya la des­cen­tra­li­za­ción, ¿qué quie­re ha­cer?

Pri­me­ro, re­co­no­cer las for­ta­le­zas de las re­gio­nes. Quie­ro que el país y el po­der no se si­gan con­cen­tran­do en tres uni­ver­si­da­des ca­ras pri­va­das de Bo­go­tá. Quie­ro que las re­gio­nes de­fi­nan qué ha­cen con sus re­ga­lías y no ten­gan que ve­nir aquí a que un se­ño­ri­to con la pla­ta de las re­gio­nes quie­ra ha­cer cam­pa­ña pa­ra sí mis­mo.

¿Por qué si­gue pa­san­do?

El pro­ble­ma es la éli­te de to­da Colombia que se jun­ta en la ciu­dad y cree que, por de­re­cho di­vino, han ve­ni­do a go­ber­nar­nos y nos han go­ber­na­do muy mal.

El pro­ble­ma es que hay un mon­tón de yup­pies que no tie­nen nin­gu­na prác­ti­ca, que nun­ca han te­ni­do un pro­ble­ma y que son los que re­suel­ven los pro­ble­mas del país, por eso es que los re­suel­ven mal.

El asun­to es que es­te es un país te­rri­ble­men­te ex­clu­yen­te, en lo eco­nó­mi­co el mo­de­lo con­cen­tra la ri­que­za en unas po­cas fa­mi­lias y el po­der po­lí­ti­co es peor. Des­de la Co­lo­nia es­tán los mis­mos 10 ape­lli­dos y hay unos del­fi­nes que creen que por­que su abue­lo, su pa­pá o su tío fue pre­si­den­te, ya tie­nen de­re­cho a ser­lo, y son tan arro­gan­tes que nos quie­ren con­ven­cer a cos­co­rro­nes.

¿Có­mo crear ese mo­de­lo eco­nó­mi­co nue­vo?

Que la ri­que­za no se ge­ne­re es­pe­cu­lan­do, que la ri­que­za no se ge­ne­re te­nien­do bue­nas re­la­cio­nes con quien go­bier­na, por­que eso es co­rrup­ción. Que la ri­que­za se ge­ne­re tra­ba­jan­do. Le apues­to a la crea­ción de em­pleo.

¿Qué pien­sa de la ma­ne­ra en la que se es­tá lle­van­do el de­ba­te po­lí­ti­co?

No quie­ro que se si­ga dan­do ese de­ba­te de la des­ca­li­fi­ca­ción y el in­sul­to, por­que tam­bién ten­go que de­cir, des­de es­ta ori­lla, que en la de­re­cha tam­bién hay bue­nas ideas. Ten­go que de­cir­les que ha­ga­mos pac­tos pa­ra cons­truir la paz, pa­ra la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia… ¡Se pue­den ha­cer acuer­dos con los con­tra­rios! Por ello es que di­go que pue­do ser el can­di­da­to de los con­sen­sos, el que tien­de puen­tes.

¿Cree que se vie­ne una cam­pa­ña su­cia con­tra us­ted?

Ah no, eso es evidente. Es que la po­lí­ti­ca en es­te país no se ha­ce con la ca­be­za, sino con el hí­ga­do. Tal vez el di­ri­gen­te po­lí­ti­co más in­ves­ti­ga­do en Colombia soy yo. Tu­ve que so­por­tar cin­co pro­ce­sos en la Cor­te. Fuer­zas muy po­de­ro­sas qui­sie­ron sa­car­me de la vi­da po­lí­ti­ca. Me hi­cie­ron un aten­ta­do, me me­tie­ron a la cár­cel y lue­go tu­vie­ron que de­cla­rar­me inocen­te. Y to­do es por­que me me­to en te­mas po­lé­mi­cos e in­tere­ses aje­nos.

|JUAN PINO - PU­BLI­ME­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.