Lo que di­cen las au­to­ri­da­des

Publimetro Medellin - - Medellín -

po­si­ti­vos lue­go de una in­ter­ven­ción es­té­ti­ca de­no­mi­na­da la­ser­li­pó­li­sis.

Se­gún la So­cie­dad Co­lom­bia­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca Es­té­ti­ca y Re­cons­truc­ti­va, la la­ser­li­pó­li­sis es un pro­ce­di­mien­to que fun­cio­na para “re­du­cir vo­lu­men de áreas de gra­sa lo­ca­li­za­da ca­si siem­pre acom­pa­ña­da de as­pi­ra­ción me­cá­ni­ca. Es de gran uti­li­dad para re­du­cir el do­lor, las irre­gu­la­ri­da­des y la in­fla­ma­ción po­so­pe­ra­to­ria; es­to se tra­du­ce en una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da. La piel re­sul­ta me­nos flá­ci­da lue­go de ha­cer una li­poes­cul­tu­ra lá­ser. Los cos­tos de es­te pro­ce­di­mien­to son ma­yo­res ya que re­quie­re un ma­yor tiem­po ope­ra­to­rio y el uso de un equi­po adi­cio­nal”.

“Cuan­do vi que mu­chas de las tra­ba­ja­do­ras de la mis­ma clí­ni­ca se ha­bían he­cho el mis­mo pro­ce­di­mien­to, pre­gun­té por el mé­di­co y me di­je­ron que trabajaba ahí mis­mo y que era el doc­tor Andrés Ga­vi­ria Vargas”, co­men­tó Mary­luz.

In­me­dia­ta­men­te lo con­tac­tó y pro­gra­mó una pri­me­ra ci­ta, en la que es­ta­ble­cie­ron el cos­to y la fe­cha. El acuer­do que­dó en que la in­ter­ven­ción ten­dría un cos­to de $3.050.000 por el ab­do­men, los bra­zos y la es­pal­da, y que se­ría el jueves 10 de agos­to de 2017.

“Ese día lle­gué a la ca­sa cam­pes­tre en Los La­gos de Rio­ne­gro, don­de él mon­tó una IPS y un spa que se lla­ma San­lop, re­co­no­ci­do por ser una pe­lu­que­ría muy ele­gan­te. Me di­je­ron que me in­gre­sa­ban a una ha­bi­ta­ción en don­de me iban a pre­pa­rar y que lue­go me pa­sa­rían al qui­ró­fano”, agre­gó.

De ese mo­men­to re­cuer­da que fue una pe­sa­di­lla, “cuan­do en­tré a la ha­bi­ta­ción vi que te­nía los pi­sos de ma­de­ra, que te­nía dos ca­ne­cas de ba­su­ra con las mí­ni­mas con­di­cio­nes de asep­sia, le pre­gun­té y me di­jo: ‘no te preo­cu­pes que es­to es so­lo para pre­pa­rar­te’”.

Mary­luz cuen­ta que la cam­bia­ron, la vis­tie­ron con las pren­das qui­rúr­gi­cas y lle­gó Juan Da­vid Álvarez, quien fue el en­car­ga­do de la ca­na­li­za­ción y de apli­car­le un se­dan­te. “Ahí mis­mo Andrés Ga­vi­ria Vargas hi­zo el pa­pel de anes­te­sió­lo­go y me apli­có lí­qui­dos por to­do el ab­do­men y has­ta me lo in­fló de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te. Sen­tía ma­reos, es­cu­cha­ba to­do lo que de­cían, pe­ro los me­di­ca­men­tos no me per­mi­tían ni ha­blar. De un mo­men­to a otro em­pe­za­ron chu­zos y chu­zos, ha­bía par­tes en las que me do­lía y llo­ra­ba, pe­ro no era ca­paz ni de gri­tar. Eso pa­re­cía una car­ni­ce­ría”, re­ve­ló.

Des­pués de eso, Mary­luz di­ce que per­dió el co­no­ci­mien­to y que le da­ban me­di­ca­men­tos para ayu­dar­la a vol­ver en sí. “Un pro­ce­di­mien­to que se­gún él era de una ho­ra se con­vir­tió en un mar­ti­rio de cin­co”.

“Es­tu­ve muy mal, tan­to así que la pe­lu­que­ra del spa lle­gó con un se­ca­dor para ca­len­tar­me los pies. Fue una ex­pe­rien­cia muy in­có­mo­da, to­do pa­só en la mis­ma ha­bi­ta­ción de pi­sos de ma­de­ra. Cuan­do to­do ter­mi­nó, me man­dó para la ca­sa y me di­jo que si me sen­tía muy mal que fue­ra a Ur­gen­cias en la Clí­ni­ca So­mer que allá lo co­no­cían”, in­di­có.

Lue­go de tres días, las com­pli­ca­cio­nes más fuer­tes apa­re­cie­ron; ya no era so­lo el do­lor del pro­ce­di­mien­to, se tra­ta­ba de la di­fi­cul­tad que te­nía para res­pi­rar. Los pul­mo­nes de Mary­luz se vie­ron afec­ta­dos. El pul­món iz­quier­do es­ta­ba a pun­to de co­lap­sar y nin­gún cen­tro asis­ten­cial la que­ría aten­der por­que era el re­sul­ta­do de un pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co.

“En ese mo­men­to, bus­qué la ayu­da del doc­tor Ber­nar­do Alejandro Gue­rra y cuan­do le di­je que me es­ta­ba mu­rien­do, me ayu­dó. Fue por él que en la Clí­ni­ca So­mer fi­nal­men­te me aten­die­ron y me hi­cie­ron to­dos los exá­me­nes que ne­ce­si­ta­ba”. Mary­luz acu­sa al El Se­cre­ta­rio de Sa­lud de An­tio­quia, Carlos Mario Mon­to­ya, di­jo que el cen­tro de aten­ción fue ce­rra­do y que el mé­di­co es­tá en un de­bi­do pro­ce­so.

“El con­sul­to­rio y/o sa­la de pro­ce­di­mien­tos (del doc­tor Andrés Ga­vi­ria) no cum­plía con la norma, por eso fue ce­rra­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta cuan­do se reali­zó la pri­me­ra vi­si­ta de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de An­tio­quia, la cual se reali­zó una vez se co­no­ció la de­nun­cia”, in­di­có Mon­to­ya.

“Es­tu­ve muy mal, tan­to así que la pe­lu­que­ra del ‘spa’ lle­gó con un se­ca­dor para ca­len­tar­me los pies” Mary­luz Me­sa Aran­go, pa­cien­te

“Di­ce que me pre­sen­to co­mo ci­ru­jano plás­ti­co y eso es men­ti­ra” Andrés Ga­vi­ria Vargas, mé­di­co ge­ne­ral

Mu­chas mu­je­res desean se­guir es­te­reo­ti­pos de be­lle­za y para lo­grar­lo po­nen en ries­go su in­te­gri­dad fí­si­ca. |FOTOLIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.