¿Por qué no lle­ga la paz a Cho­có y N. de San­tan­der? El ca­so del EPL

Ame­na­zas, des­pla­za­mien­tos y en­fren­ta­mien­tos son el pan de ca­da día en es­tas dos re­gio­nes del país, a don­de el pos­con­flic­to aún no ha lle­ga­do

Publimetro Medellin - - Nuestro Aniversario - ES­PE­RAN­ZA ARIAS es­pe­ran­za.arias@publimetro.co

11

Fa­mi­lias fue­ron re­cien­te­men­te des­pla­za­das de Ha­ca­rí, Nor­te de San­tan­der, por en­fren­ta­mien­tos 1991

Fue el año en el que el Epl se des­mo­vi­li­zó. Des­de en­ton­ces, un gru­po di­si­den­te con­ti­nuó en el Ca­ta­tum­bo

En Cho­có y Nor­te de San­tan­der la paz es una fan­ta­sía. Pe­se a la des­mo­vi­li­za­ción de las Farc, es­tos dos de­par­ta­men­tos aún son gol­pea­dos por la vio­len­cia.

En esas am­plias re­gio­nes –mon­ta­ño­sas, sel­vá­ti­cas y de ex­ten­sos ríos– el Es­ta­do no ha ejer­ci­do con­trol. Quie­nes sí han do­mi­na­do el te­rri­to­rio son las Farc, el Eln, las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia (Agc), tam­bién lla­ma­das Clan del Gol­fo, y el Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción (Epl), tam­bién co­no­ci­do co­mo ‘Los Pe­lu­sos’.

Pe­ro, con la sa­li­da de las Farc, los de­más se han apo­de­ra­do de las ru­tas del nar­co­trá­fi­co y es­to ha ge­ne­ra­do en­fren­ta­mien­tos en­tre ellos mis­mos.

El pro­ble­ma es que, de­bi­do a la cons­tan­te con­fron­ta­ción, las po­bla­cio­nes con­ti­núan sien­do víctimas del con­flic­to.

Es­te fe­nó­meno se ha pre­sen­ta­do por dé­ca­das. Sin em­bar­go, ‘Los Pe­lu­sos’ em­pie­zan a di­bu­jar un nue­vo pa­no­ra­ma no muy alen­ta­dor.

El año pa­sa­do, el Go­bierno de­ci­dió lla­mar­los de esa ma­ne­ra para de­no­mi­nar­los co­mo gru­po cri­mi­nal y apar­tar­los del ideal in­sur­gen­te del Epl. Des­de ha­ce dé­ca­das han he­cho pre­sen­cia en Nor­te de San­tan­der, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el Ca­ta­tum­bo, pe­ro aho­ra em­pe­za­ron a apa­re­cer en Cho­có. ¿Por qué?, es la pre­gun­ta que mu­chos no quie­ren res­pon­der.

En las úl­ti­mas se­ma­nas se pre­sen­ta­ron com­ba­tes en­tre miem­bros de la Fuer­za Pú­bli­ca, el Eln y ‘Los Pe­lu­sos’ en al­gu­nos mu­ni­ci­pios de Nor­te de San­tan­der, co­mo en el ca­so de Ha­ca­rí, don­de hay una aler­ta la­ten­te por el des­pla­za­mien­to de ha­bi­tan­tes de va­rias ve­re­das de­bi­do a que han que­da­do en me­dio del fue­go cru­za­do.

Se tra­ta de los cam­pe­si­nos que ha­bi­tan La La­gu­na, El Bri­llan­te y Bue­na­suer­te.

“Los he­chos más re­cien­tes que co­no­ci­mos fue­ron a raíz de un ope­ra­ti­vo mi­li­tar que ter­mi­nó en un en­fren­ta­mien­to en­tre el Ejér­ci­to y el Eln en es­tas tres ve­re­das del mu­ni­ci­pio de Ha­ca­rí. Es­to ha ge­ne­ra­do una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria con la po­bla­ción ci­vil y has­ta el mo­men­to te­ne­mos un re­gis­tro de 11 fa­mi­lias des­pla­za­das. La per­so­ne­ría re­gis­tró ese des­pla­za­mien­to”, ma­ni­fes­tó a PUBLIMETRO Dió­ge­nes Quin­te­ro, per­so­ne­ro del mu­ni­ci­pio de Ha­ca­rí.

Ex­pli­có que lo par­ti­cu­lar es que, en ese mis­mo sec­tor, en esas mis­mas ve­re­das, ha­ce dos me­ses se re­gis­tró un des­pla­za­mien­to ma­si­vo de 63 fa­mi­lias, en ese mo­men­to, por en­fren­ta­mien­tos en­tre la Fuer­za Pú­bli­ca y el Eln, así co­mo en­tre el Ejér­ci­to y el Epl. “A los cam­pe­si­nos de ese sec­tor, en me­nos de dos me­ses, les ha to­ca­do vi­vir esas si­tua­cio­nes que ge­ne­ran una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria”, di­jo. Lue­go, agre­gó que los en­fren­ta­mien­tos se die­ron a me­dia­dos de ju­lio y se ex­ten­die­ron por más de 15 días.

Pe­se a es­to, las di­ná­mi­cas del Epl y la po­bla­ción en Nor­te de San­tan­der son di­fe­ren­tes ya que, se­gún Quin­te­ro, en la región el Epl es vis­to co­mo una gue­rri­lla más y no co­mo un gru­po cri­mi­nal. De ahí que al nom­brar­los usen la si­gla del Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción y no el nom­bre de ‘Los Pe­lu­sos’.

“Así lo re­co­no­ce la co­mu­ni­dad”, se­ña­ló el per­so­ne­ro. “Ade­más, el Epl tie­ne con­trol te­rri­to­rial, tie­ne una lí­nea de man­do que se conoce y tie­ne ba­se so­cial”. En cuan­to al nú­me­ro de mi­li­tan­tes en Nor­te de San­tan­der, ase­gu­ró que la in­te­li­gen­cia mi­li­tar ha­bla de una ci­fra, pe­ro en el de­par­ta­men­to sa­ben que son más. “El Epl se ha ex­pan­di­do. Por ejem­plo, an­tes de la ne­go­cia­ción con las Farc, no­so­tros sa­bía­mos que ha­cían pre­sen­cia en cua­tro mu­ni­ci­pios del Ca­ta­tum­bo, aho­ra es­tán en los 11 mu­ni­ci­pios que con­for­man es­ta región y es­tán lle­gan­do al sur del Ce­sar y al Ura­bá an­tio­que­ño”, in­di­có.

Es­to tam­bién ha em­pe­za­do a ocu­rrir en las po­bla­cio­nes ale­da­ñas a los ríos Sa­la­quí, Ca­ca­ri­ca y Truan­dó, en Cho­có, don­de los in­dí­ge­nas y ‘afros’ han em­pe­za­do a sen­tir el con­fi­na­mien­to de­bi­do a las ad­ver­ten­cias de ‘Los Pe­lu­sos’. Por es­tas mis­mas ame­na­zas y de­bi­do a que no se pue­de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad en la zo­na, PUBLIMETRO co­no­ció que mu­chas ONG que tra­ba­jan en el Ura­bá cho­coano y an­tio­que­ño han te­ni­do que res­trin­gir tem­po­ral­men­te sus ac­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias.

A pe­sar de es­to, el de­fen­sor del Pue­blo en el Cho­có, Luis Mu­ri­llo, ase­gu­ró a PUBLIMETRO que en su de­par­ta­men­to aún no hay in­for­ma­ción con­fir­ma­da so­bre la pre­sen­cia de ‘Los Pe­lu­sos’, ya que en la región úni­ca­men­te de­lin­quen las Agc y el Eln.

Di­cha in­for­ma­ción con­tra­di­ce la en­tre­ga­da a es­te dia­rio por al­gu­nos miem­bros de la co­mu­ni­dad, quie­nes pi­die­ron man­te­ner su iden­ti­dad ocul­ta, de­bi­do al ries­go que co­rren des­pués de que, en las úl­ti­mas se­ma­nas, se su­pie­ra so­bre la pre­sen­cia del Epl.

Uno de los lí­de­res de la Aso­cia­ción de Con­se­jos Co­mu­ni­ta­rios del Ba­jo Atra­to (As­co­ba) en Rio­su­cio, Cho­có, ma­ni­fes­tó que la se­gu­ri­dad es crí­ti­ca y que ha em­peo­ra­do des­de que las Farc sa­lió. De he­cho, un pan­fle­to “fir­ma­do por los ac­to­res ar­ma­dos ame­na­za a los lí­de­res sociales de la región”, y por eso pi­de que no se re­ve­le su nom­bre.

Lo que aho­ra de­be­ría preo­cu­par a las au­to­ri­da­des es la mo­vi­li­za­ción de ‘Los Pe­lu­sos’ ha­cia otras zo­nas del país y las ra­zo­nes por la que es­ta­rían ha­cién­do­lo. En el ca­so de Cho­có, tal vez el mo­ti­vo es­té en las Agc.

Al pa­re­cer, lo que es­ta­ría bus­can­do es­te re­duc­to del Epl, gue­rri­lla que se des­mo­vi­li­zó en 1991 du­ran­te el Go­bierno de Cé­sar Ga­vi­ria, es unir­se a las Agc, o el Clan del Gol­fo, que es co­man­da­do por alias Oto­niel, quien en la dé­ca­da de los ochen­ta in­gre­só a las fi­las del Epl con so­lo 16 años.

‘Oto­niel’, quien tras la des­mo­vi­li­za­ción del Epl pa­só a las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia (Auc), em­pe­zó un re­co­rri­do en di­fe­ren­tes blo­ques has­ta lle­gar a ser el lí­der de las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia, que en di­fe­ren­tes mo­men­tos re­ci­bie­ron los nom­bres de ‘Los Ura­be­ños’, ‘Clan Úsu­ga’ y, aho­ra, el Clan del Gol­fo.

Las au­to­ri­da­des, que le si­guen la pis­ta des­de ha­ce años y han es­ta­do muy cer­ca de en­con­trar­lo en va­rias opor­tu­ni­da­des, ase­gu­ran que ‘Oto­niel’ vi­ve en el Ura­bá, en­tre An­tio­quia y Cho­có, a don­de aho­ra ha­brían en­tra­do ‘Los Pe­lu­sos’.

Es por es­to que, así co­mo el lí­der de As­co­ba pi­de al Es­ta­do que to­me el con­trol del Cho­có y no per­mi­ta la in­cur­sión de más gru­pos ar­ma­dos, el per­so­ne­ro de Ha­ca­rí desea que el Go­bierno ha­ga ca­so a la so­li­ci­tud que des­de que ini­ció la ne­go­cia­ción con las Farc hi­cie­ron los per­so­ne­ros y al­cal­des de Nor­te de San­tan­der, para que re­co­noz­can po­lí­ti­ca­men­te al Epl y, de es­ta ma­ne­ra, pue­da abrir­se la puer­ta a un pro­ce­so de paz.

La in­se­gu­ri­dad en es­tos dos de­par­ta­men­tos es ma­yor des­de la fir­ma de la paz, di­cen sus po­bla­do­res. |EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.