De la Sie­rra Ne­va­da a la uni­ver­si­dad

Tres in­dí­ge­nas arahua­cos re­ci­bie­ron sus di­plo­mas en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, Psi­co­lo­gía y Li­cen­cia­tu­ra en Cien­cias Sociales

Publimetro Medellin - - Nuestro Aniversario - LINA ROBLES lina.robles@publimetro.co

En las es­tri­ba­cio­nes de la Sie­rra Ne­va­da de Santa Mar­ta es­tá ubi­ca­da, en­tre nu­bes de rocío, la ve­re­da Be­ta­nia, un asen­ta­mien­to in­dí­ge­na re­co­no­ci­do por sus mon­tícu­los fu­ne­ra­rios y por ser con­si­de­ra­do te­rri­to­rio sa­gra­do de las tri­bus de los her­ma­nos ma­yo­res.

Allí vi­ve el in­dí­ge­na arahua­co Je­sús Álvarez Contreras, quien tie­ne que ba­jar ca­da fin se­ma­na sor­tean­do va­rios pi­sos tér­mi­cos en­tre ca­fe­ta­les, que­bra­das, helechos y plan­tas de ca­cao para lle­gar a Fun­da­ción, Mag­da­le­na, don­de ob­tu­vo su tí­tu­lo co­mo li­cen­cia­do en Cien­cias Sociales. “Es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa ver que va­lió la pe­na nues­tro es­fuer­zo. Me acuer­do cuan­do te­nía­mos que re­co­rrer en mo­to tres ho­ras para ve­nir des­de la ve­re­da don­de vi­vi­mos, allá en la Sie­rra, has­ta Fun­da­ción, don­de es­tá el pun­to de ser­vi­cio para ac­ce­der a los compu­tado­res y re­ci­bir tu­to­ría”, di­jo Contreras a PUBLIMETRO.

El pro­fe­sio­nal en Cien­cias Sociales ase­gu­ró que para re­ci­bir su edu­ca­ción com­ple­ta, a él y a sus tres com­pa­ñe­ros de tra­ve­sía –quie­nes se gra­dua­ron el 23 de sep­tiem­bre de otras ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les– in­clu­so les to­ca­ba ba­jar a pie de­bi­do a que no con­ta­ban con me­dios para mo­vi­li­zar­se y re­ci­bir sus cla­ses. “Re­cuer­do que a ve­ces no te­nía­mos para el trans­por­te, o cuan­do llo­vía mucho, el ca­mino se ha­cía im­po­si­ble, nos to­ca­ba a pie, pe­ro va­lió la pe­na”.

El sábado pa­sa­do, en la se­de del co­le­gio ofi­cial Francisco de Pau­la San­tan­der de Fun­da­ción, fue la gra­dua­ción de los pri­me­ros pro­fe­sio­na­les del pro­gra­ma ‘Edu­ca­ción Vir­tual para Mi­no­rías’. El ac­to con­tó con la pre­sen­cia de la vi­ce­mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Natalia Ruiz; el pre­si­den­te del Ice­tex, Andrés Eduar­do Vás­quez; y el rec­tor del Po­li­téc­ni­co Gran­co­lom­biano, Fer­nan­do Dá­vi­la.

“La ex­pe­rien­cia ha si­do ma­ra­vi­llo­sa con es­ta co­mu­ni­dad in­dí­ge­na, que es muy abier­ta a pen­sar y a con­vi­vir. Siem­pre nos han re­ci­bi­do con mucho amor, po­seen un gran es­pí­ri­tu trans­for­ma­dor que siem­pre los im­pul­sa a es­tar en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za”, co­men­tó la vi­ce­mi­nis­tra Ruiz.

Para un miem­bro de la co­mu­ni­dad arahua­ca, an­tes de la lle­ga­da de es­ta mo­da­li­dad vir­tual, era muy di­fí­cil ac­ce­der a al­gún ti­po de edu­ca­ción. Mu­chos jóvenes de­bían de­jar su ho­gar y via­jar a Santa Mar­ta, Va­lle­du­par o Ba­rran­qui­lla con la fi­na­li­dad de gra­duar­se y ob­te­ner tí­tu­los en edu­ca­ción su­pe­rior. “Al ir­se de su co­mu­ni­dad, uno pierde su arrai­go y su per­te­nen­cia, y lue­go, cuan­do re­gre­sa de la ciu­dad, no quie­re vol­ver apor­tar­le a su gen­te”, ad­vir­tió Contreras re­fi­rién­do­se a la preo­cu­pa­ción que ge­ne­ra el des­pren­di­mien­to de sus ho­ga­res.

Para ob­te­ner sus tí­tu­los pro­fe­sio­na­les, los es­tu­dian­tes de­bían asis­tir a cla­ses los fi­nes de se­ma­na o en­tre se­ma­na, co­nec­tar­se en compu­tado­res y ac­ce­der a unas pla­ta­for­mas vir­tua­les en las que les dic­ta­ban los dis­tin­tos mó­du­los.

De es­ta for­ma, el pro­fe­sor in­ter­ac­túa de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da con los es­tu­dian­tes para orien­tar los pro­ce­sos de apren­di­za­je y re­sol­ver, en cual­quier mo­men­to y de for­ma más rá­pi­da, las in­quie­tu­des de los apren­di­ces.

Sa­lien­do del cas­ca­rón

A Gra­ci­liano Ro­drí­guez Torres, in­dí­ge­na lí­der de la co­mu­ni­dad arahua­ca, so­lo le fal­ta un año para gra­duar­se co­mo psi­có­lo­go, una ca­rre­ra que eli­gió para co­no­cer lo que él lla­ma “mun­do oc­ci­den­tal” y ayu­dar a los su­yos. Gra­ci­liano tie­ne 26 años.

“Des­de pri­ma­ria qui­se ha­cer al­go más allá que cul­ti­var ca­cao. Estudiar era mi sue­ño para tener una vi­da dis­tin­ta, y al mis­mo tiem­po po­ner en prác­ti­ca lo que po­dría apren­der con lo que me en­se­ña­ban en la Sie­rra. En­con­tra­mos fa­ci­li­dad para estudiar, so­lo te­ne­mos que sa­lir de nues­tro res­guar­do Kan­ka­wa­ru­wa para es­tar más cer­ca de Fun­da­ción, don­de re­ci­bi­mos ayu­da de la uni­ver­si­dad, por­que de lo con­tra­rio ten­dría­mos que ca­mi­nar has­ta un día para lle­gar”, de­ta­lló el lí­der in­dí­ge­na.

Ruiz ase­gu­ró que des­de el mi­nis­te­rio ha­cen es­fuer­zos para res­pal­dar es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, las cua­les ayu­dan a acor­tar la bre­cha en ma­te­ria de ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior para las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes y en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad. “Es­ta in­vi­ta­ción re­quie­re de un gran com­pro­mi­so de nues­tra par­te. Lo que ellos nos han pe­di­do es que a tra­vés de es­te pro­gra­ma y jun­to al Ice­tex más jóvenes pue­dan edu­car­se de ma­ne­ra vir­tual”, in­di­có.

Asi­mis­mo, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ma­ni­fes­tó que el pre­cio para es­te ti­po de edu­ca­ción vir­tual es muy có­mo­do y ase­qui­ble. “Al gra­duar­se, el pro­fe­sio­nal, de­pen­dien­do de su suel­do, pue­de pa­gar su edu­ca­ción por me­dio de cuo­tas muy có­mo­das”, ex­pli­có la vi­ce­mi­nis­tra.

El rec­tor del Po­li­téc­ni­co Gran­co­lom­biano, du­ran­te la vi­si­ta a la Sie­rra, se com­pro­me­tió a en­tre­gar tres be­cas para los me­jo­res ba­chi­lle­res de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na al fi­nal de es­te año, de los cua­les 11 as­pi­ran a in­gre­sar a la uni­ver­si­dad. Ade­más, se­lló el com­pro­mi­so de ges­tio­nar, con el Mi­nis­te­rio de las TIC, un pun­to de co­nec­ti­vi­dad más cer­cano a ellos con cin­co compu­tado­res para que otros miem­bros de es­tas co­mu­ni­da­des pue­dan gra­duar­se.

Ac­tual­men­te, los jóvenes in­dí­ge­nas que es­tu­dian ba­chi­lle­ra­to o pri­ma­ria sue­ñan en gran­de; la ma­yo­ría desea que au­men­te la ofer­ta para estudiar de for­ma vir­tual y así ac­ce­der a ca­rre­ras co­mo In­ge­nie­ría In­dus­trial y Ci­vil, Ar­qui­tec­tu­ra y Odon­to­lo­gía. In­clu­so hay al­gu­nos que as­pi­ran a estudiar con la idea de apren­der a di­se­ñar soft­wa­re para compu­tado­res. “En mi co­mu­ni­dad hay mu­chas ga­nas y ham­bre de co­no­ci­mien­to para apli­car­los y trans­mi­tir­los a nues­tra gen­te”, re­sal­tó Torres.

La edu­ca­ción vir­tual per­mi­ti­rá que otras mi­no­rías co­mo la afro­des­cen­dien­te, los des­pla­za­dos, las víctimas y los ex­com­ba­tien­tes pue­dan a ac­ce­der a edu­ca­ción de ca­li­dad en lu­ga­res de di­fí­cil ac­ce­so en el país.

11

In­dí­ge­nas arahua­cos quie­ren in­gre­sar a la edu­ca­ción vir­tual es­te año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.